Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El duque captó el contrato del millón al prometer a Matas una etapa del Tour

Urdangarin presumió ante el presidente del PP de su amistad con Leblanc

Ampliar foto
Urdangarin, con Jean-Marie Leblanc (en primer término) y Jaume Matas en el Foro del Deporte, en 2005.

La capacidad de persuasión para los negocios del duque de Palma llegó hasta el extremo de ofrecer su “amistad personal” con personalidades internacionales tan relevantes como Jean-Marie Leblanc, director histórico del Tour de Francia, para conseguir que una etapa de la mítica carrera pasase de alguna manera por Baleares. La oferta se la hizo en 2003 el duque al entonces presidente de Baleares, Jaume Matas, en la cita que concertaron en su despacho oficial de la Comunidad Autónoma para venderle las bondades de un convenio de colaboración entre el Instituto Nóos que él presidía y este Gobierno regional, entonces del Partido Popular. El convenio se firmó a los pocos días por valor de 1.100.000 euros. Leblanc acudió a la cita organizada por el foro Nóos, pero no pudo llevar la carrera francesa hasta Mallorca.

Matas, dos de sus consejeros y otros cargos de esa comunidad detallaron éste y otros aspectos de ese proyecto en sus declaraciones ante el juez y la fiscalía el 24 de marzo de 2010.

La reunión en el despacho oficial de Matas la concertó su entonces poderoso hombre del deporte en las islas, José Luis Ballester, conocido como Pepote Ballester, con cargo de director general y con gran relación con la familia real. Urdangarin acudió solo. Con Ballester y Matas estuvieron sus dos consejeros de Turismo, Joan Falquer, y de Presidencia y Deportes, María Rosa Puig.

Ballester y los consejeros argumentaron a favor de suscribir un convenio de colaboración, sin concurso público, con el Instituto Nóos para fomentar la colaboración del turismo y el deporte de élite en las islas. Matas y su Gobierno estaban entonces en plena discusión de la decisión estratégica de patrocinar al equipo ciclista de José Miguel Echávarri, Banesto. Fue un caramelo a la puerta de un colegio. El duque lo vendió muy bien durante la charla. Llegó a decir que era “amigo personal” del director del Tour, Jean-Marie Leblanc, al que catalogó como “el Bernie Ecclestone del ciclismo”, en alusión al polémico y poderoso director de la Fórmula 1, según las explicaciones de los presentes en la reunión. En aquella época se había hablado de la posibilidad de que una etapa del Tour de Francia pudiese llegar incluso a Barcelona. El Gobierno de Baleares llegó a soñar con la posibilidad de que esa etapa “diese el salto” a las islas. El duque avaló y se comprometió con esa idea, según han corroborado en sus declaraciones los cargos del Gobierno balear.

El convenio entre Nóos y el Gobierno de Matas se firmó, por valor de 1.100.000 euros. Leblanc llegó a viajar incluso a Mallorca en 2005 y recibió un premio del Forum Illes Balears montado por Nóos en presencia de Iñaki Urdangarin. Y durante esa velada reconoció que dos años antes, durante la entrega en Oviedo de los premios Príncipe de Asturias de 2003, el duque y el director general de deportes de Baleares, Pepote Ballester, le propusieron Mallorca como sede y que él respondió que era un proyecto “muy difícil de llevar a cabo” por problemas geográficos, como publicaba hace unos días El Periódico de Catalunya.

Leblanc ha asegurado hoy que había visto al duque de Palma "tres o cuatro veces" pero que este nunca contactó con él para que Baleares acogiera una etapa de la ronda gala. "Si el presidente de la comunidad quería acoger al Tour no tenía más que decírmelo, no hacía falta ningún intermediario", ha dicho el expresidente de la ronda gala en unas declaraciones recogidas por la agencia Efe.

En aquella reunión en su propio despacho, Matas, tras escuchar los compromisos del duque, tomó la decisión política de realizar la colaboración con el Instituto Nóos. Tras esa reunión, las siguientes las concertaron y cerraron los responsables administrativos de la Fundación Illesport e Ibatur (promoción del turismo), que fueron los que ultimaron los expedientes que usan este tipo de organismos autónomos, según han declarado todos ellos en el sumario ante el juez y la fiscalía que lleva el caso. La cantidad se fijó conforme al presupuesto presentado por la dirección del Instituto Nóos. El primer convenio se firmó en marzo de 2005 y el segundo en septiembre de 2006.

Más información