Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El PP ante el poder

Rajoy elude concretar su reforma laboral hasta reunirse con los sindicatos

Tajani avala las propuestas del líder del PP para atajar el déficit e impulsar a las pymes

Ampliar foto
Mariano Rajoy y Antonio Tajani, durante su reunión en la sede del PP.

El próximo presidente de España, Mariano Rajoy, ha recibido en la sede del PP de la calle de Génova al vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Industria, Antonio Tajani. Se trata del primer encuentro que mantiene con un alto cargo de la Unión Europea desde que ganó las elecciones generales.

En la rueda de prensa posterior al encuentro, en la que no ha comparecido el líder popular, el dirigente europeo ha avalado hoy la apuesta de Rajoy por un nuevo modelo laboral, por implantar una serie de reformas para atajar el déficit y por potenciar la internacionalización de las pymes españolas

Tajani ha indicado que el presidente electo le ha reconocido que una de sus prioridades es apoyar a las pymes y emprender una nueva reforma laboral. Preguntado sobre el contenido de esa reforma, el comisario ha señalado que Rajoy no le ha presentado ninguna propuesta concreta, porque todavía está trabajando en cómo llevarla a cabo. El líder del PP le ha comentado que tratará con empresarios y sindicatos para abordarla. Una reunión que está previsto que se realice mañana.

El encuentro con los agentes sociales se desarrollará por separado

El encuentro con los agentes sociales se desarrollará por separado. Está previsto que sobre las once de la mañana llegue a la sede de Génova el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo. A la una de la tarde Rajoy se entrevistará con el presidente de la CEOE, Juan Rosell donde podrá explicarle qué tipo reforma laboral pretende abordar, algo que Rosell le ha demandado esta mañana en una entrevista a Onda Cero. El último en reunirse con el líder popular será Cándido Méndez, el secretario general de UGT.

El objetivo que persigue Rajoy con estos encuentros es lograr un consenso entre los agentes sociales para poder poner en marcha "en un plazo de urgencia" la reforma laboral, según explicó ayer la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal. Si el acuerdo no es posible, la dirigente popular ya advirtió de que el "Gobierno gobernará".

El comisario europeo ha destacado la importancia de acometer reformas y ha insistido en la necesidad de que España y otros países europeos como Italia, comiencen a adoptar nuevas medidas.

Durante la entrevista también se ha hablado del futuro económico de la zona euro, acosada por los mercados y en donde aflora el debate sobre el papel del Banco Central Europeo (BCE). Tajani y Rajoy comparten que este organismo ha de desempeñar un papel más relevante en el diseño de esa gobernanza económica.

Tajani y Rajoy comparten que este organismo ha de desempeñar un papel más relevante en el diseño de esa gobernanza económica

El dirigente europeo ha dejado clara su posición personal al respecto: aunque el BCE ha trabajado "bien" en favor de la estabilidad y de la inflación, ha de reconvertirse en una suerte de Reserva Federal según el modelo estadounidense. Precisamente Rajoy ha reclamado al BCE que compre deuda. El dirigente del PP le transmitió ese deseo la semana pasada a la canciller de Alemania, Angela Merkel.

La número dos de los populares explicó que el próximo presidente del Gobierno trasladó a la dirigente alemana  la necesidad de que el BCE ayudase a aquellos países que como España están dispuestos a cumplir con los compromisos de Europa. “Rajoy ha dejado claro que no es deseable una Europa de dos velocidades. Pero si esta situación se produjera haremos todos lo que se tenga que hacer para que España este en la primera velocidad”, indicó Cospedal.

La reforma "empeora" la calidad y la temporalidad del trabajo

Para la Union General de Trabajadores (UGT) las reformas laborales no solo no crean empleo, sino que "empeora" la calidad del mismo y provoca una mayor temporalidad.

La contratación indefinida total ha disminuido un 4,5% respecto a 2010, reduciéndose el número de asalariados indefinidos hasta los 11,2 millones. Por su parte, el número de asalariados temporales aumenta durante el segundo y tercer trimestre de 2011, respecto al mismo periodo del año anterior, situándose en un total de 3,95 millones y con una tasa de temporalidad del 26%.

A través de este informe, UGT quiere demostrar que, como resultado de la reforma laboral impuesta por el Gobierno, durante 2010 y 2011, se produce una preocupante pérdida de empleo, tanto temporal como indefinido, comportamiento que puede acentuarse en el futuro. Por ello, el sindicato vuelve a destacar, una vez más, el fracaso de conseguir los objetivos de estabilidad en el empleo y la disminución de la elevada tasa de temporalidad que se planteaban inicialmente con la aprobación de esta reforma.

El sindicato considera "extremadamente grave" que se pretenda crear empleo a base de reformas laborales, que se están mostrando totalmente ineficaces, y reclama una política económica encaminada al estímulo de la actividad productiva y a la recuperación de la economía, lo que conllevará la recuperación del empleo.

Más información