Anticorrupción pide 256.000 euros de fianza para una intrusa de los ERE

La suegra de uno de los principales imputados percibió fondos ilegales de dos pólizas

El exfutbolista José Antonio Gómez, conocido como Pizo Gómez, sale de los juzgados sevillanos.
El exfutbolista José Antonio Gómez, conocido como Pizo Gómez, sale de los juzgados sevillanos.Juan Ferreras (EFE)

La Fiscalía Anticorrupción y los abogados de los sindicatos y de la Junta han pedido a la juez que investiga los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) fraudulentos, Mercedes Alaya, que imponga una fianza de 256.000 euros para Victorina M.P., suegra del ex director general de Trabajo Javier Guerrero, quien acuñó la expresión “fondo de reptiles” para referirse al dinero destinado para empresas en crisis, partida a la que la Junta destinó 647 millones.

Victorina fue una intrusa, ya que fue incluida en el ERE del grupo SOS Cuétara, pese a que nunca trabajó en dicha firma. La Consejería de Empleo aportó a esta empresa 3,4 millones para una regulación de empleo de 32 empleados en dos centros de trabajo. Según la investigación, la suegra de Guerrero habría recibido 155.900 euros del ERE de SOS y otros 74.176 euros de una póliza individual.

Otros intrusos de los ERE son la esposa del intermediario Juan Lanzas, jubilada en la empresa malagueña Hitemasa, y los dos concuñados, residentes en Camas (Sevilla), del exdelegado en Sevilla de la Consejería de Empleo Antonio Rivas, también imputado.

Durante la jornada de hoy,  la juez ha citado para declarar al exfutbolista del Atlethic de Bilbao José Antonio Gómez, Pizo, imputado por haber percibido, supuestamente de forma fraudulenta, 460.742 euros. Su letrado, José María Calero, ha explicado que la juez le ha preguntado al exfutbolista por sus cuentas corrientes, que suman un total de 17, y que el abogado le ha recomendado por gestos que no declarara, actitud que le ha reprochado Alaya. El incidente va a ser planteado al Colegio de Abogados.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS