El PP abre una polémica por renombrar Palma

Nueva oleada en la red tras la campaña #ÉsMaó contra el posible cambio de Mahón

Viata de la catedral de Palma de Mallorca.
Viata de la catedral de Palma de Mallorca. TOLO RAMÓN

El PP, con mayoría absoluta en el Ayuntamiento de la capital de Baleares, ha decidido enmendar lo que decidieron la izquierda y los nacionalistas en la pasada legislatura: Palma de Mallorca será de nuevo el nombre oficial de la ciudad que la anterior mayoría PSOE-PSM-UM dejó en Palma, aduciendo razones culturales y de concepción política.

Contra la denominación de Palma de Mallorca se movilizó un sector, especialmente de nacionalistas y afines, que consideran que es un nombre foráneo e impuesto por el Estado centralista a principios del XIX, mientras que se asume como natural y con aval histórico Palma, la denominación romana. Los ciudadanos de Mallorca se refieren a la ciudad de esta manera o, en su caso, Ciutat.

Tras la campaña desatada semanas atrás en la red por el #ÉsMaó cuando el PP, que también es hegemónico en el Ayuntamiento de Mahón/Maó, anunció un referéndum para promover la oficialización de Mahó, con una hache, junto a Mahón en castellano, las redes sociales en las últimas horas canalizan una movilización parecida a favor de #ÉsPalma y contraria a Palma de Mallorca. En Twitter vencía la oposición al PP, al nuevo cambio.

El Ayuntamiento del PP defiende el retorno a Palma de Mallorca –por otra parte dominante en la red, en los atlas, en los códigos de las compañías aéreas- por "recomendaciones de los técnicos" y por "tradición", además de por cuestiones de identificación nacional e internacional para la promoción turística. El portavoz del PP en la capital, Julio Martínez, reseñó que se "recupera" el nombre de Palma de Mallorca para la ciudad porque la oficialización anterior, la poda del "de Mallorca" para dejar solo el topónimo "Palma", se produjo de forma "irregular". Era un tema hasta ahora nada polémico. El PP señala que el Parlamento balear aprobó el cambio a Palma sin un trámite de audiencia previo con el Ayuntamiento de Palma de Mallorca. "El gobierno de Aina Calvo (alcaldesa con el PSOE) debería haber llevado esto al Tribunal Constitucional", añadió Martínez.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS