Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu impide una declaración institucional contra ETA

La coalición se negó a sumarse a la iniciativa del PNV en las Juntas vizcaínas

El diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano (en el centro)

Ana Madariaga, presidenta de las Juntas Generales, leyó al final del pleno de ayer una declaración de la presidencia en la que se celebraba “la oportunidad de paz y libertad” que se abre en Euskadi tras el anuncio por parte de ETA el pasado 20 de octubre del cese definitivo de su actividad armada. El objetivo inicial era la elaboración de una declaración institucional, pero ello no fue posible por el rechazo de Bildu a sumarse a la iniciativa del PNV.

Al igual que en el discurso leído por el diputado general, José Luis Bilbao, en el acto de retirada de la pancarta Pakea berhar dugu (“Necesitamos la paz”) de la balconada de la Diputación, donde había permanecido 14 años —un simbólico acto en el que tampoco participó Bildu—, las víctimas de la banda terrorista fueron también homenajeadas en la declaración de la presidencia de de las Juntas vizcaínas.

“Nuestro primer recuerdo, en este momento de esperanza, va dirigido a las víctimas que se han quedado en el camino. A quienes han pagado con su vida el precio de la libertad y la democracia. A quienes directamente han sufrido la intolerancia, la coacción, el chantaje y la vulneración de sus derechos básicos”, rezaba el comunicado.

El recuerdo a los que han sufrido la barbarie de ETA no se detuvo ahí. El texto continuaba: “Nuestra historia reciente está escrita con sangre inocente derramada ignominiosamente en nombre del pueblo. Y ese mismo pueblo, herido en su dignidad por la sinrazón de quienes utilizaron la fuerza destructiva para imponer sus ideas, manifiesta su dolor y solidaridad para quienes han sido víctimas de esta barbarie. Solidaridad y memoria para con los muertos y heridos, familiares, amigos, compañeros... Y también para el conjunto de la sociedad vasca, cuya libertad y convivencia ha sido injustamente violentada durante decenios”.

La parte final de la declaración reclamaba “prudencia y unidad” para que se den los “pasos necesarios” que permitan lograr una paz duradera en Euskadi. “Paz y libertad ahora y siempre”, concluía.