Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Referéndum por una hache

El PP de Menorca defiende su promesa de modificar el nombre de Maó en Mahó y Mahón

Ampliar foto
Paseo marítimo del puerto de Mahón.

“En el escudo oficial es Mahó y Mahón una marca reconocida universalmente. Es un patrimonio histórico que no queremos perder”. José Simón Gornés, consejero del Gobierno de Baleares y concejal del Ayuntamiento de la capital de Menorca (Mahón y Maó), en español y catalán, razona la apuesta del PP por la vigencia histórica de la denominación Mahó, que los filólogos rechazan. "Ha habido malentendidos", indica Gornés, que rebate el movimiento crítico en la Red con documentos medievales.

El PP insiste en que batallará por cambiar el nombre oficial de la ciudad de Maó por Mahó. Quiere que la ciudadanía local se pronuncie en referéndum sobre la inclusión de una letra (que no se pronuncia en catalán ni castellano), para modificar el topónimo einjertar la hache que no es académica. El debate y la controversia sigue en dos vías paralelas, sin posibilidad de entente.

Pese a las protestas masivas en la Red, donde la crítica a la letra hache en el topónimo de la capital de Menorca que fue líder en Twitter y generó otros movimientos masivos de traducción absurdas de nombres pueblos, en tiempos electorales la alcaldesa de Maó, Águeda Reynés, lanza un guiño a la derecha más dura que lleva años con la hache a cuestas. Sectores nacionalistas y gente de izquierdas tilda la maniobra deconcesión a los reaccionarios anticatalanistas que nunca usan el catalán.

El consejero José Simón Gornés, que es historiador (arqueólogo), reivindica la “cooficialidad del Mahón con el nombre catalán”, pero con la revisión ortográfica para que “la ciudadanía escoja entre las dos formas catalanas: Maó y Mahó, éste topónimo tradicional e histórico”. Líderes del PP que salieron a la calle años atrás para defender esta cuestión nominalista, insisten en mantener viva la polémica sobre su identidad, con intención política y cultural.

El Partido Popular, de estreno en democracia en el Gobierno de Mahón/Maó y con mayoría absoluta en Baleares, argumenta su opción, su derecho, en base a un viejo compromiso electoral, a rescatar una cuestión polémica, por una hache, una letra en el nombre de una ciudad.

La izquierda y los nacionalistas de Menorca acordaron en 2005 que el nombre oficial de la ciudad de Mahón sería Maó, la grafía en catalán en base al dictamen de los lingüistas de la Universidad de las islas Baleares (UIB) y de acuerdo con la ley de Normalización Lingüística que establece que “los topónimos de las Islas Baleares tienen como única forma oficial la catalana".

El consejero Gornés asegura la legitimidad de su propuesta: “La hache de Mahó está en El llibre Vermell, primer documento de la conquista cristiana del siglo XIII, de privilegios y franquezas de los Reyes de Aragón y Castilla y permanece hasta principios del siglo XVIII. Se escribe Mahó... hay formas como Maó, Maón…en mapas y documentos”.