Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La austeridad provoca anemia

Rubalcaba alerta contra los recortes por el peligro de que siga aumentando el desempleo

Rubalcaba saluda a una simpatizante ayer en Puerto del Rosario. EFE

El candidato Rubalcaba sobrevoló ayer las islas Canarias para dejar un mensaje de alarma: la excesiva austeridad puede causar tragedias mayores, como un desbordante e insoportable paro en toda España. “Las dietas de adelgazamiento pueden llevar a la anemia. Cuando sea presidente propondré a la Unión Europea conminar austeridad con políticas de reactivación y empleo”, aseguró.

En un viaje meteórico, el líder socialista comenzó la jornada visitando la isla de El Hierro, donde comprometió su apoyo para paliar los efectos de la crisis derivada de la erupción volcánica. Unas 500 personas abarrotaron la Sala de Cámara de la isla donde habló Rubalcaba y había además más de 300 simpatizantes siguiendo el acto a través de pantallas en el exterior de la sala.

El mitin

  • Lugar: Auditorio Adán Martín (Santa Cruz de Tenerife).
  • Aforo: 480 personas.
  • Asistentes: Cerca de 800, había sillas supletorias y unas 300 personas fuera.
  • La frase: “Pablo Iglesias no entendería nada, pero sí los valores del programa”.

Rubalcaba, interrumpido por dos grupos de militantes prosaharauis que fueron desalojados de la sala, habló de desempleo en un día negro para el Gobierno, que tuvo que digerir la peor cifra de paro de la historia de España con casi cinco millones de desempleados. “Es muy grave y no podemos permitirnos no hacer nada. Tenemos que hacer algunas cosas, si gobernamos utilizaremos el dinero público para la creación de empleo y estimular a las empresas para crear empleo con y desde el dinero público”, señaló para defender a continuación un impuesto para las grandes fortunas. “Les pediremos que paguen el impuesto y así echar una mano a los empresarios para que puedan contratar”. Rubalcaba desechó el copago sanitario y la privatización de los servicios públicos y criticó el “egoísmo social” del PP y “su intención de volver a 1996”. “Lo único que nos ha traído ha sido una burbuja inmobiliaria y mucha corrupción política”, remachó.

El candidato atacó el programa popular. “Rajoy no dice pero Esperanza Aguirre hace; él calla y Cospedal otorga. Están construyendo una teoría inaceptable que es que para salir de la crisis económica hay que recortar la sociedad de bienestar”. Respecto a los cinco millones de parados, lanzó un mensaje claro: “No voy a prometer nada que no pueda cumplir. El 21 de noviembre no conseguiremos que se creen millones de empleos, quien diga eso miente, va a costar tiempo. Pero mientras no tengan empleo, nosotros les protegeremos, en la educación, en la sanidad, y cuando se jubilen tendrán una buena pensión pública, eso sí se lo vamos a garantizar”.