Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los colegios de Jerez se quedan sin limpieza por el impago municipal

El Ayuntamiento debe mil millones de euros

El Consistorio alega que, "por ley" debe pagar antes a sus empleados que a la concesionaria

Un grupo de trabajadores de Limasa protestan por el impago de sus salarios.

La asfixia financiera del Ayuntamiento de Jerez, que arrastra una deuda de casi 1.000 millones de euros, tiene una nueva víctima: los colegios públicos de la ciudad. Desde el miércoles por la tarde no se limpia en los 47 centros educativos en los que estudian 14.910 alumnos, 5.052 de ellos de Infantil. Los trabajadores de la concesionaria municipal Limasa han decidido interrumpir las tareas de limpieza hasta cobrar los salarios. Los 208 empleados (202 mujeres y seis hombres) no han percibido la nómina de septiembre y la empresa ya anuncia que tampoco abonará octubre. El motivo no es otro que el impago del servicio por parte del Consistorio de la localidad.

La plantilla exige cobrar y, tras más de un año de permanente inestabilidad, han recrudecido las protestas. Los operarios pasan el día y la noche encerrados en las oficinas de la empresa adjudicataria. Los que no caben en las pequeñas instalaciones de la empresa, duermen al raso. Con las luces del día, despliegan las pancartas en una céntrica plaza de Jerez y se hacen notar en busca de una solución.

En la mañana de ayer cortaron el tráfico durante 30 minutos en la calle Sevilla, arteria de Jerez. “¡Esto no es , acaba de empezar. Si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra!”, coreaban mientras colapsaban todos los carriles de circulación. Tienen claro que no hay marcha atrás. Solo reanudarán el servicio de limpieza si el Ayuntamiento y la concesionaria pagan los salarios. La plantilla de Limasa es un colectivo muy vulnerable. Las empleadas cobran un máximo de 800 euros mensuales.

Las situaciones personales son dramáticas. Ana Jaén cobra 775 euros, su marido está en paro desde hace tres años, y tiene tres hijos y un nieto a su cargo. No paga la luz ni la hipoteca desde hace dos meses. “Esta es la única salida que nos dejan. Ellos tienen para comer, pero yo no. Mi niña va al instituto con fotocopias porque no he podido comprarle los libros”, relata la afectada desde la última fila de la concentración.

El conflicto no tiene visos de solución inmediata. Desde el Ayuntamiento de Jerez, presidido por María José García Pelayo (PP), recuerdan que el Consistorio aún debe completar la nómina de septiembre de sus 2.500 trabajadores. Y fuentes próximas a la alcaldía subrayan que, “por ley”, la Administración local debe pagar “antes a sus trabajadores que a las concesionarias municipales”. El área económica del gobierno local trata en estos días de cerrar una operación para transferir los salarios del Consistorio de septiembre y este mes, con lo que a la adjudicataria Limasa solo le queda esperar. La concesionaria, por su parte, repite una y otra vez que sin el dinero del servicio no puede afrontar el pago de salarios de sus operarios.

Mientras, desde la Consejería de Educación se mostraron ayer “muy preocupados”. La delegada provincial, Blanca Alcántara, recordó que los Ayuntamientos tienen la obligación legal de garantizar el mantenimiento de los colegios públicos de Infantil y Primaria. Dicho esto, alertó de que la falta de limpieza “se puede convertir en un problema de higiene pública” que puede obligar a cortar las clases en “unos días”. “Si no llegan a un acuerdo, el Ayuntamiento tendrá que habilitar una alternativa”, señaló Alcántara.

En varias aulas los profesores optaron ayer por coger la escoba y vaciar las papeleras para adecentar los espacios más transitados por los niños. Con el agua de la lluvia, parte de las instalaciones ya son un barrizal.