Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad cierra 262 camas de la red hospitalaria pública valenciana

Sanidad congela los hospitales en proyecto y aplaza apertura del centro de Llíria

El Consell recortará el gasto en 2,6 millones de euros al mes

Sala de observación del hospital Clínico de Valencia, el único afectado por esta medida en la provincia de Valencia.
Sala de observación del hospital Clínico de Valencia, el único afectado por esta medida en la provincia de Valencia.

Sanidad anunció ayer la primera gran medida de recorte de gastos del departamento. La consejería que dirige Luis Rosado ha cerrado “de forma coyuntural” 262 camas hospitalarias —el equivalente a un hospital mediano, como los centros de La Plana, Xàtiva o La Vila Joiosa— una medida que forma parte del Plan de Optimización de Camas Hospitalarias anunciado ayer, que Sanidad enmarca en la situación de crisis económica y que tiene por objeto “mejorar la eficiencia” del sistema y “optimizar los recursos”.

El encargado de anunciar esta iniciativa no fue el consejero Luis Rosado —por motivos de agenda, explicaron desde su departamento— sino Manuela García, la secretaria autonómica de Sanidad. La exdirectora del hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva y actual número dos del departamento explicó que tras el habitual cierre de pabellones en verano y ante las buenas temperaturas que se están registrando a principios del otoño, la consejería considera que la actual presión asistencial no requiere activar toda la capacidad los centros. “Ningún hospital supera el 80% de ocupación y alguno ronda el 60%”, señaló ayer García tras insistir en que se trata de una medida coyuntural y flexible, que se revisa en función de la demanda. De hecho, la cifra de 262 corresponde al día de ayer y no tiene por qué ser la misma de hoy, explicó.

Dado que el coste de cada cama de hospitalización no quirúrgica es de 300 euros por día, el cierre en las condiciones actuales (262 camas) permite ahorrar 84.460 en 24 horas, lo que supondría cerca de 2,6 millones de euros al mes. La medida obliga a concentrar pacientes y desocupar personal, pero no implicará despidos, según García. Los profesionales afectados, comentó, están siendo reubicados en áreas donde la presión asistencial es mayor.

Plan de Optimización de Camas

MANUELA GARCÍA / MÒNICA TORRES

Motivos. “Es una obligación ética de los gestores sanitarios rediseñar la gestión mediante estrategias y acciones que deben orientarse a garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario garantizando una prestación sanitaria eficaz, segura y de máxima calidad”.

Cierre de camas. En total, a día de ayer eran 262 las camas cerradas como consecuencia del plan de Sanidad.

Castellón. Los centros afectados son 30 camas del hospital de La Plana y 20 del General de Castellón.

Alicante. Las 159 camas cerradas en la provincia se reparten entre las 51 del hospital General, las 35 de Elda, las 26 del General de Elche, las 16 del hospital de Orihuela, 16 de La Vila Joiosa y 15 del hospital de Sant Joan.

Valencia. 50, todas ellas en el Clínico.

A la cola en camas. La Comunidad Valenciana es la segunda autonomía con menos camas por 1.000 habitantes de toda España (2,44). En cabeza está Cataluña (4,19) y Asturias (3,96).

Manuela García no solo habló ayer del cierre de camas hospitalarias, sino del incierto futuro de los hospitales prometidos o incluso de los construidos. En el primer grupo entrarían los centros de Torrent, La Vall d’Uixò u Ontinyent. Después de haberlos anunciado en la pasada campaña electoral, la apertura de todos estos centros no le parece ahora a Sanidad “prioritaria”. Respecto a otros ya construidos y aún no puestos en marcha, como es el caso del centro de Llíria, se abrirá “cuando la situación económica lo permita”, indicó García.

Cierres por provincias

Por provincias, se han cerrado 50 camas de hospitales de Castellón (el 4% del total), 53 de Valencia (1%) y 160 de Alicante (4,3%). En esta última provincia se da la paradoja de que es donde se han abierto más centros hospitalarios en los últimos años —todos de gestión privada: Torrevieja, Dénia y Elche— y donde se están cerrando más camas. La medida apenas está repercutiendo en los centros nuevos, ya que las salas vacías se están concentrando en los hospitales públicos (General, Elda) que ven cómo ha descendido su actividad a costa de los centros privados. La número dos de la Consejería de Sanidad negó ayer que esta situación obedezca a una mala planificación, ya que en Alicante “faltaban camas”.

Existe otra contradicción en la medida anunciada ayer. Esta iniciativa tiene lugar en la autonomía que se encuentra a la cola de todo el Estado en número de camas por habitante. El último informe de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública muestra que solo Andalucía (con 2,41 camas por 1.000 habitantes) está por debajo de la Comunidad Valenciana (2,44). En el otro extremo, Navarra tiene 3,86 y Cataluña cuenta con 4,19.

Para la secretaria autonómica, sin embargo, el número de camas ha dejado de ser un indicador de calidad. “Lo importante no es cuántas camas tenemos, sino si se hace un uso eficiente de las mismas”, señaló. Por eso, frente al número de camas, García destacó que el auténtico indicador de calidad es del de “número de estancias evitadas”.

¿Por qué no se ha tomado esta medida antes? La responsable de la Consejería de Sanidad explicó que el plan que presentó ayer —que responde a la “contención de gastos innecesarios o evitables” y a la eliminación de “bolsas de ineficiencia”— es una respuesta a la crisis y forma parte de las medidas destinadas al mantenimiento del sistema. Y que hasta ahora no se daban las circunstancias favorables para abordar este programa por distintos motivos.

Por una parte, porque no había un número de camas suficiente. Por otra, la poca presión asistencial, por las buenas temperaturas de este otoño que mantienen bajo mínimos los casos de gripe y las complicaciones de pacientes crónicos, lo permiten. Pero, sobre todo, García destacó que las políticas alternativas a la hospitalización tradicional y la estancia media cada vez más reducida de los enfermos hacen que la sanidad valenciana necesite cada vez menos de las camas hospitalarias.

Estancia más baja de España

La estancia media en los hospitales valencianos es de 6,19 días, la segunda más baja de toda España por detrás del País Vasco (una de las principales referencias en indicadores sanitarios) que tiene una tasa de 6,11. La de Galicia es de 9,34 días. La secretaria autonómica de Sanidad también presumió de haber potenciado las intervenciones de cirugía mayor ambulatoria (aquellas que no necesitan intervención) y de la elevada presencia de la hospitalización domiciliaria (la Comunidad Valenciana concentró en 2009 el 44% de toda la actividad en España).

Junto a estas medidas, la secretaria autonómica de Sanidad anunció la posibilidad de poner fin al Plan de Choque, vigente desde 1995, —también como medida coyuntural— que se diseñó para combatir la lista de espera mediante el envío de pacientes a clínicas privadas.

La consejería está estudiando el coste económico que le supondría asumir estas intervenciones por las tardes bajo el modelo actual de autoconcierto —muy reducido y casi limitado a la cirugía ambulatoria— que asumen los médicos de la red pública. García indicó que si los números son favorables a la consejería, se potenciarán las operaciones en los hospitales.

“Irresponsabilidad” y “cese fulminante”

J. P.

Los partidos de la oposición y los sindicatos salieron ayer en tromba para criticar el anuncio de cierre de camas de Sanidad.

El portavoz de Sanidad del Grupo Socialista en las Cortes Valencianas, Ignacio Subías, exigió al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, una “rectificación inmediata” o el “cese fulminante” del consejero de Sanidad, Luis Rosado. Adoptar las medidas anunciadas es “una auténtica irresponsabilidad” porque supone “recortar los derechos sanitarios de los ciudadanos de esta comunidad”.

Por parte de Compromís, la portavoz adjunta, Mònica Oltra, señaló que el ahorro “tiene que venir por otras partidas de gastos innecesarios que se han llevado a cabo durante los últimos años desde el Gobierno del Partido Popular, y no precisamente en camas hospitalarias, en lo que tenemos déficit”.

Oltra recordó que la Comunidad Valenciana está por debajo de la media en camas por habitante, por lo que anunciar su reducción “evidencia el fracaso de la política del PP”.

Los sindicatos CC OO y UGT también censuraron el Plan de Optimización de Camas de Sanidad. El responsable de salud del UGT, Miguel Usó, aseguró que le parece “una barbaridad” que la consejería no haya consultado esta iniciativa con los representantes de los trabajadores “por lo que va a significar en las condiciones de empleo”. Arturo León, de CC OO considera que es “irresponsable” hablar de la ampliación de algunos centros hospitalarios “y luego hablar de cierre de camas”. Esta reducción “significa que se han malgastado los recursos públicos y se ha gestionado horriblemente mal”.

Mientras, el responsable del sindicato de médicos CESM, Andrés Cánovas, explicó que es una buena medida para “optimizar recursos”.

Más información