Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba abre otra línea de campaña por los recortes del PP

Los ajustes de las comunidades gobernadas por el PP ayudan al PSOE a contraponer modelos

Rubalcaba, durante una visita que realizó ayer al laboratorio de MineríaMetalúrgica del Campus de Mieres de la Universidad de Oviedo.
Rubalcaba, durante una visita que realizó ayer al laboratorio de Minería/Metalúrgica del Campus de Mieres de la Universidad de Oviedo. EFE

Ya está decidido. El PSOE tiene que agradecer al PP que haya comenzado a aplicar medidas de ajuste en algunas de sus autonomías porque su candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, puede utilizar esas realidades para contraponer modelos. Así lo han reconocido en el comité electoral del PSOE después de admitir que no lo tenían previsto. “Hemos podido abrir otra línea de ataque con la que no contábamos”, señalan en el equipo de Rubalcaba.

Lo cierto es que en la campaña del candidato socialista figuraba como una de las líneas maestras la denuncia de un supuesto “programa oculto” de Mariano Rajoy. “Creemos que lo hay pero los presidentes autonómicos del PP van de avanzadilla”, señalan estos interlocutores.

No se trata de un cambio en la campaña del candidato, sino de “reforzar una línea de campaña que no se sabía el recorrido que podía tener; y se ve que lo tiene y mucho”, añaden. Esta es la razón por la que Rubalcaba, ayer en Asturias, entró a saco en la contraposición de dos modelos de gobierno, de dos formas de afrontar la crisis.

“Cada día peor”

“En un restaurante, el votante tendría dos menús: uno con educación y sanidad a la andaluza, a la vasca y a la asturiana, de momento; otra a la valenciana, a la madrileña, o a la murciana”, señaló Rubalcaba. De momento, en Andalucía y en el País Vasco, gobernadas por los socialistas, y en el Principado, donde ahora gobierna el Foro Asturiano, no se han producido esos recortes.

Es más, el presidente andaluz, José Antonio Griñán, ha optado por acudir a la deuda para no tener que hacer recortes en las prestaciones sociales. “Los recortes en sanidad y educación no garantizan salir de la crisis”, defendió Rubalcaba en la localidad de Mieres. “Aunque Rajoy se esfuerza por no decir nada, los suyos no paran de hablar y de hacer; cada vez que hablan anuncian algo peor”, insistió Rubalcaba, un día después de que charlara distendidamente con Rajoy en la Fiesta Nacional.

Pero no puede ocultar el candidato que necesita obtener ingresos para mantener la educación y la sanidad. En su modelo entra la presión fiscal: de momento, con el impuesto sobre el patrimonio, con una vigencia de dos años, para luego elaborar un impuesto a grandes fortunas.