Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña celebra su Diada marcada por el conflicto de la lengua

Badalona suspende los actos institucionales tras realizar polémicos cambios en el programa

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta, Joana Ortega. Ampliar foto
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y la vicepresidenta, Joana Ortega. EFE

Cataluña celebra hoy su Diada nacional con claro acento reivindicativo y marcada por la interlocutoria del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que insta a la Generalitat a implantar el castellano como lengua vehicular en la enseñaza catalana en el plazo de dos meses. Políticos, entidades sociales y culturales y sindicatos han centrado sus críticas en el PP por alentar lo que consideran un “ataque a Cataluña”.

La Diada se ha iniciado con la tradicional ofrenda floral en el momento de Rafael Casanova, el conseller en capde Barcelona que ha simbolizado la defensa de la ciudad en 1714 frente a los ejércitos de Felipe V. El Gobierno catalán y el Parlament han sido los primeros en depositar sendos ramos de flores, un gesto que posteriormente han repetido entidades culturales (Òmnium Cultural y diferentes colles de castelleres), deportivas (Barça y Espanyol), así como sindicatos y partidos políticos excepto el PP. El acto se ha desarrollado sin incidentes ni los abucheos habituales de otros años, gracias al perímetro de seguridad desplegado alrededor del monumento.

Albiol retiró la palabra "nacional" del cartel de la Diada y se negó a que la bandera española se descolgase del balcón del consistorio

La protagonista de la Diada de este año es, sin duda, la polémica sobre la lengua, reavivada por la interlocutoria del TSJC. Los partidos han focalizado sus críticas en el PP, por haber apoyado el “ataque” y “agresión” que supone la decisión judicial para el modelo de inmersión lingüística. Los partidos de izquierda, Iniciativa y Esquerra, son los que se han expresado con más contundencia a este respecto.

El presidente de Esquerra, Joan Puigcercós, ha asegurado que la actitud de los populares supone un “menosprecio, aunque tampoco es una novedad viniendo del PP”. Puigcercós también ha criticado a CiU por su política de pactos con el partido de Alicia Sánchez Camacho. “Lo que la Generalitat no puede hacer es decir por el día que el PP rompe la convivencia y pactar con ellos por la noche”, ha asegurado. El líder republicano se ha vuelto a ofrecer a CiU para establecer acuerdos puntuales, como socio alternativo al PP.

El secretario general de Iniciativa, Joan Herrera, ha calificado de "atípica" la Diada de este año y ha apuntado que "es difícil que haya cohesión nacional si no hay cohesión social". El líder ecosocialista también ha reprochado al presidente catalán Artur Mas que pida comprensión cuando su recortes afectan a los sectores como la sanidad y la educación.

El presidente del PSC, Isidre Molas, ha preferido rehuir polémicas y ha recordado que la Diada es un día para aparcar las diferencias y resaltar "aquello que nos une" y de "reafirmar el carácter nacional de Cataluña". En este tono más conciliador también se ha manifestado la presidenta del Parlament de Cataluña Núria de Gispert, que ha hecho un llamamiento a la unidad, pero también a que la jornada tenga un claro acento reivindicativo ante una "reforma de la Constitución express" y frente a la polémica por la inmersión lingüística.

Oriol Pujol, que ha encabezado la delegación de Convergència Democràtica (CDC), ha avisado por su lado que su partido "no dará ni un paso atrás" en materia de inmersión

Lingüística. "Ni tres casos concretos –en referencia a las familias denunciantes en el asunto de la enseñanza-, ni un ejército de Garcías Albiol nos harán dar un paso atrás en materia de inmersión lingüística ni en nuestras aspiraciones de mayor autogobierno”, ha zanjado.

El PP anula la Diada en Badalona

El alcalde de Badalona, Xavier Garcia Albiol (PP), ha recibido esta mañana un ruidoso abucheo durante la ofrenda floral organizada por el Ayuntamiento con motivo de la Diada del 11 de septiembre. Garcia Albiol había decidido suspender los actos institucionales que había previsto el Consistorio para la jornada después de conocer el martes el plantón de la oposición, que se negó a acompañar al líder popular en la celebración debido a los cambios que había introducido en la jornada festiva. Aun así, el alcalde realizó la tradicional ofrenda floral en nombre de su partido, como hacen otras entidades, y acompañado por los regidores populares. Un momento en el que la mayoría de asistentes que había en la plaza de la Plana han aprovechado para silbarle e increparle. Unas 400 personas le dedicaron gritos de “fuera, fuera”, “facha”, “botifler”, “independencia” y “som una nació” desde que realizó la ofrenda hasta que abandonó el lugar en su coche oficial.

Garcia Albiol señaló ante los medios, entre el griterío y los insultos que le dedicaban algunos asistentes al acto, que la oposición había intentado hacerle “chantaje” con el asunto de la bandera y que ello había motivado su decisión de no participar en la Diada como alcalde de la ciudad. El líder del PP aseguró además que el año que viene mantendrá su postura sobre la senyera. El enfrentamiento se originó hace unos días, cuando se supo que Garcia Albiol había retirado el término nacional del cartel de la Diada y que no arriaría del consistorio las banderas que acompañan a la bandera catalana para dejar esta como único emblema de la jornada, un gesto que no se ajusta a la ley pero que se aprobó en el pleno municipal en 2002 y que realizan también otros municipios catalanes el 11 de septiembre. PSC, CiU e ICV-EUiA, partidos en la oposición que suman 16 de los 25 regidores que tiene la ciudad, acordaron realizar la ofrenda floral de manera conjunta el pasado viernes, después de saber que el Ayuntamiento como tal no estaría representado en el acto. Sus representantes lamentaron la actuación de Albiol, que calificaron de “partidista” e impropia de un cargo público como el de alcalde.

Blindaje contra abucheos

Este año se ha vuelto a instalar un perímetro de seguridad de unos 200 metros alrededor del monumento a Rafael Casanova, cosa que ha evitado que los políticos recibieran los pitidos y abucheos de años anteriores. Pero el presidente de la Generalitat, Artur Mas, no se ha librado de ser increpado en su posterior visita a la tumba de Casanova en Sant Boi de Llobregat. Un centenar de personas han mostrado, ante la comitiva política, pancartas en contra de los recortes en sanidad o educación y han lanzado consignas como "hoy los verdugos llevan flores" o "Artur Mas, ¿a qué mutua vas?

El monumento a Casanova ha vuelto a lucir este año la estelada (la bandera independentista catalana), hecho que ha despertado las críticas del concejal del PP en Barcelona, Alberto Fernández Díaz, uno de los pocos representantes populares que ha asistido a la ofrenda, ya que el partido que lidera Alicia Sánchez Camacho ha vuelto a declinar asistir al acto.

El acto central de la Diada ha tenido lugar en Parc de la Ciutadella, que este año coincide con la celebración de diferentes efemérides, como los 150 años del nacimiento de Santiago Rusiñol, el centenario de la muerte de Joan Maragall, los 50 años de la muerte de Josep Maria de Segarra o los 25 del deceso de Joan Oliver (Pere Quart).