Monago insta al Gobierno a recuperar el impuesto de patrimonio

Sólo 8.896 extremeños abonaron la tasa en 2007, su último año de vigencia

El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, entrega la Medalla de Extremadura al industrial portugués Manuel Rui Nabeiro
El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, entrega la Medalla de Extremadura al industrial portugués Manuel Rui NabeiroJero Morales (EFE)

El presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, reclamó ayer al Gobierno que retome el impuesto de patrimonio, uno de los 12 mandamientos que los tres diputados de IU impusieron para permitir con su abstención la investidura del primer jefe del Ejecutivo regional del PP en 29 años. Extremadura se encuentra a la cola en el pago de la tasa, que abonaron en 2007 (último año de su aplicación), 8.896 ciudadanos, el 0,8 de la población, según la Agencia Tributaria.

“Las grandes fortunas deben arrimar el hombro en materia tributaria y dar un paso al frente", dijo Monago en el discurso institucional del Día de Extremadura. Reconoció que instará a la Asamblea autonómica que reclame al Ejecutivo el impuesto, pero obvió que el Gobierno baraja retomarlo antes de disolver las cámaras para las elecciones generales. Valentín García, portavoz regional del PSOE, recordó a EL PAÍS que la idea ya la propuso su partido y acusó a Monago de proyectar una imagen de consenso y moderación. 

Monago, pese al criterio del PP, que se opone a la medida, realizó una encendida defensa del impuesto. "Lo defiendo como político y como persona, antes de que algunos lo llevaran en su programa electoral, y siempre desde la racionalidad", indicó, para después defender el carácter nacional de la medida. "Debe ser un impuesto nacional para que los que más tienen contribuyan con los que tienen menos y no para que las comunidades que tienen más, lo recauden, olvidándose de los que tienen menos", dijo. El tono superó el de Alfredo Pérez Rubalcaba para apoyar su impuesto para ricos, con el que pretende ingresar 1.400 millones.

Un día después de anunciar que el próximo presupuesto sufriría un recorte de hasta el 20%, (1.038 millones), reiteró que mantendría a salvo de la tijera la sanidad y la educación y defendió la “modulación” de los impuestos, que no concretó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Joaquín Gil

Periodista de la sección de Investigación. Licenciado en Periodismo por el CEU y máster de EL PAÍS por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene dos décadas de experiencia en prensa, radio y televisión. Escribe desde 2011 en EL PAÍS, donde pasó por la sección de España y ha participado en investigaciones internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS