Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal presenta su duro recorte como "un ejemplo para España"

La presidenta regional asegura que su plan de austeridad será “un ejemplo para España”

La número dos del PP promete no subir impuestos

El presupuesto pasaría de los 8.616 millones fijados para 2011 a unos 6.800 millones de euros

La presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, María Dolores De Cospedal, ha anunciado un recorte de cerca del 20% de los Presupuestos Generales de la región para 2012. Cospedal ha prometido que no subirá los impuestos, por lo que el coste será "cero" para los ciudadanos. El plan que ha presentado la presidenta regional y que ya adelantó Leandro Esteban, el portavoz y consejero, es "equilibrado, justo y equitativo", según ha asegurado la presidenta regional. La mayor partida de recortes, de 400 millones, se ejecutará en las infraestructuras e instalaciones sanitarias, aunque no se detalla cómo.

Cospedal ha presentado esta mañana su Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos de la comunidad, lo que supone una reducción del presupuesto. El Ejecutivo manchego pretende ahorrar 1.815 milllones de euros entre 2011 y 2012. El plan es drástico y Cospedal ha indicado que se ha visto obligada a redactarlo debido a la herencia dejada por el PSOE. “Vamos a ser criticados por los que nos han obligado a realizar este plan al dejarnos en una situación ruinosa, aunque creo que deben de estar de acuerdo con nosotros en los planteamientos generales”, ha asegurado. Además, ha recordado que habían sido los socialistas los que habían impuesto un límite máximo de déficit del 1,3% a finales de año, por lo que pretende ser “un ejemplo para España” y lograr el objetivo.

La presidenta de Castilla-La Mancha también se ha referido al contacto que había mantenido con el Ministerio de Economía para la realización del plan. “Nosotros lo habíamos anunciado, aunque no lo habíamos concretado hasta hoy, se ha hecho discretamente en reuniones con la consejería de Hacienda”, ha señalado. Con el plan, cuya finalidad es “crear empleo”, pretende que los proveedores de la Junta, tanto autónomos como pequeños y medianos empresarios, puedan cobrar “los más de 2.600 millones en facturas pendientes” mediante un calendario de pagos que piensa elaborar este trimestre.

Cospedal pretende que los ingresos se incrementen en 97,5 millones de euros mediante la mejora de la gestión de fondos comunitarios, la venta de edificios públicos, las operaciones de arrendamiento con posibilidad de recompra, la venta de la participación en empresas privadas como Gas Natural y Telecom, la venta de vehículos y la disminución a escala autonómica del IRPF.

El plan de reducción de gastos se divide en diversos capítulos. El primero de ellos (con el que pretende ahorrar 391 millones de euros) se refiere al personal de la Administración. Tras anunciar que eliminará la figura del Defensor del Pueblo y los delegados de las consejerías en las cinco provincias así como otros altos cargos, también se eliminará la oficina de Castilla-La Mancha en Bruselas, recortará los conductores de vehículos oficiales, los puestos de secretarios, los asesores en la Consejería de Educación, pasando estos a ser docentes, y los puestos directivos del servicio público sanitario.

Se congelará la contratación temporal de oferta pública en 2012 y no se contratarán interinos salvo que sea con fondos finalistas. Los sindicatos también se verán afectados por el recorte ya que se eliminarán sus subvenciones y se reducirá el número de liberados sindicales, pasarán de 785 a un máximo de 284. Además, se suprimirán los liberados institucionales.

En cuanto a la educación, los profesores tendrán dos horas lectivas más por semana, se aplicará una drástica reducción de los centros de profesores (de 33 a 1), los interinos que trabajen más de cinco meses y medio tendrán 22 días hábiles de vacaciones, no los dos meses de julio y agosto como hasta el momento, y para los que hayan trabajado menos, se ajustará el periodo vacacional al tiempo trabajado. No se convocarán las 200 plazas anuales de año sabático para docentes con más de doce años de antigüedad y se suprimirá la Oficina de Evaluación.

En el capítulo de bienes y servicios, el Gobierno manchego busca el ahorro de 134,4 millones de euros. Se reducirán los actos institucionales a la mitad, así como los trabajos en inmuebles de titularidad pública. Revisará las relaciones de arrendamientos de Castilla-La Mancha y disminuirá el número de alquileres en concepto de arrendatario. Las medidas afectarán a coches oficiales (no realizará nuevas compras, revisará el aseguramiento general e impulsará la adquisición centralizada del mantenimiento de vehículos) así como al ahorro en telefonía, la reducción en la contratación de asistencias técnicas, de los agentes mediadores de las oficinas liquidadoras de impuestos y también en las dietas. Las publicaciones del Gobierno también sufrirán una reducción y se eliminará la revista, que Cospedal calificó “de lujo”, de Castilla-La Mancha.

El ahorro en transferencias corrientes, según estimaciones del Gobierno de Castilla-La Mancha, será de 389 millones. La eliminación de nueve fundaciones de la Junta y reducción del presupuesto de la Televisión de Castilla-La Mancha para su posterior privatización son algunas de las medidas adoptadas. “La privatización se llevará a cabo cuando lo apruebe el próximo Gobierno”, ha señalado.

En cuanto a las infraestructuras, no se iniciará ninguna obra, con excepción de las ya comenzadas y las comprometidas en gastos plurianuales, y creará un Centro de Procesos de Datos Integral. También reducirá los programas de Termalismo y Turismo social, salvo en los casos que afecten a necesidades sanitarias.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >