Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi teme que perder los fondos de la UE le restaría competitividad

Ha recibido más de 4.000 millones desde la entrada de España en la Unión

Unos fondos conocidos, pero menos

Obras de la línea tres del metro de Bilbao, que se financia parcialmente con fondos europeos. Ampliar foto
Obras de la línea tres del metro de Bilbao, que se financia parcialmente con fondos europeos.

Sin los fondos europeos, Euskadi sería más pobre. Los 4.000 millones que ha recibido desde la integración de España en la estructura política y económica de la UE, han sentado las bases, apoyado e impulsado una nueva comunidad, desde la transformación económica que supusieron los parques tecnológicos hasta la modernización de ciudades como Bilbao, con el Metro o el puerto exterior.

Las amenazas de los Gobiernos de Alemania y Francia de proponer sanciones a los estados miembros que incumplan las limitaciones del déficit, —entre ellas retirar las ayudas a través de los fondos de desarrollo regional—, supondrían un duro reves para Euskadi.

Dinero europeo

  • Primer periodo. Globalmente, el País Vasco recibió 600 millones de euros entre 1986 y 1993. Hay que destacar la construcción del Parque Tecnológico de Zamudio, la primera infraestructura de alta tecnología en Euskadi, y el metro de Bilbao.
  • Parques Tecnológicos. Del 93 al 99 y con una fuerte financiación de los fondos FEDER se extendieron los Centros Tecnológicos que a finales de 1996 eran ya uno de los mayores activos de la economía vasca para su modernización. También se actuó sobre los terrenos de Altos Hornos de Vizcaya para ubicar la Acería Compacta.
  • Ría del Nervión. Entre otras muchas acciones, se puso en marcha entre 1994 y 1996 el proyecto de la depuradora de Galindo, que formaba parte de una acción de carácter global de saneamiento de la ría del Nervión, hoy recuperada.
  • I+D. La asignatura pendiente de la segunda reconversión económica y social del País Vasco es la lucha contra el desempleo. Más del 70%, de los 240 millones se destinarán hasta 2013 a reforzar las inversiones en I+D+i, la llamada Economía del conocimiento e, innovación.

Aunque todavía “no existe una preocupación objetiva” en las instituciones vascas, tanto el Gobierno como las diputaciones y los principales Ayuntamientos vascos coinciden en que, de resultar sancionada España, Euskadi perdería competitividad en un momento crítico en el que la economía, todavía débil, no tiene el impulso suficiente para crear empleo.

“En un momento de escasos recursos esos fondos son necesarios para reforzar la transformación del tejido industrial vasco hacia sociedades con una mayor capacidad para generar valor añadido”, indicaron fuentes del Gobierno. “Y eso se hace con inversión en investigación y en internacionalización”, dos capítulos que cofinancia la UE.

Precisamente el pasado mes de mayo las autoridades europeas, vascas y españolas revisaron el montante comprometido para el periodo 2007 a 2013 y su grado de ejecución constatando que los fondos europeos en ese periodo ascenderán a 423 millones. El objetivo del periodo es atender a programas de ayuda a la inversión en I+D+i, a la internacionalización de las empresas, y al apoyo a nuevas firmas de base científica y tecnológica. Pero Europa también aportará al sector primario con más de 130 millones que irá a parar a numerosos programas para el sector pesquero y el desarrollo rural.

En total hasta el día de hoy, las ayudas de la Unión Europea destinadas al País Vasco superan los 4.000 millones de euros. Desde la integración de España en la UE, tanto los fondos estructurales como de cohesión han contribuido al desarrollo económico, la recuperación de espacios degradados y la construcción de muchas de las infraestructuras emblemáticas. Entre ellas el Metro de Bilbao, el desdoblamiento de la N1 en Etxegarate, la restauración de la catedral vieja de Vitoria, el Plan Integral de Saneamiento del Nervión, la ampliación del Puerto de Bilbao, y centenares de obras más.

Inversión en I+D+i

Los parques tecnológicos supusieron en su día un antes y un después en la configuración de un tejido industrial con mayor valor añadido.

En el último plan, de 2007 a 2013 el País Vasco está dedicando el 70% de estos recursos a I+D+I, mientras que en el conjunto de España este porcentaje ronda el 30%. En los países más avanzados de Europa ese porcentaje se sitúa en el 75%.

Fuentes de la diputación vizcaína sostienen que en el caso de Euskadi, los fondos de cohesión, que se publicitan como “Una manera de hacer Europa” están cumpliendo el objetivo de igualar las regiones, acercando la “la provincia” a las más avanzadas dentro de los espacios desarrollados de la zona euro.

Entre 1994 y 2006 el total de fondos procedentes de la UE ascendió a 2.250 millones que se invirtieron en centenares de programas agrupados varios ejes como la Inserción y reinserción ocupacional de los empleados, el refuerzo de la capacidad empresarial, y el refuerzo de la estabilidad en el empleo y adaptabilidad. Pero además, el sistema de apoyo a programas concretos, permitió la mejora sustancial de la educación técnico-profesional y del potencial humano en investigación, ciencia y tecnología. Otras ayudas se destinaron a equipara a Euskadi con Europa en cuanto a la participación de las mujeres en el mercado de trabajo.

Unos fondos conocidos, pero menos

Los vascos saben que a Euskadi llegan fondos que no proceden directamente de sus impuestos, pero no tienen un conocimiento preciso de cuantos son ni para qué se utilizan.

Según los resultados de una encuesta realizada en 2010 sobre el grado de conocimiento de la Política de Cohesión Europea y de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional, el 31% de los encuestados afirmó conocer la existencia de los fondos FEDER e identificó alguno de los proyectos realizados en el País Vasco en relación con infraestructuras, con ayudas a las empresas y con actividades relacionadas con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible.

Apenas uno de cada tres era capaz de precisar para qué se utilizaban los fondos, asi que sobre las cuantías y los porcentajes de las inversiones la información disponible era casi nula pese a que el 65% de la ciudadanía vasca afirmó conocer, de manera vaga, la política de ayudas desarrollada por la Unión Europea desde la incorporación de España a la UE, así como su contribución al progreso económico y social de Euskadi. Pese a todo, el equipo evaluador de la encuesta cree que el porcentaje de personas que tiene un conocimiento más concreto de los fondos FEDER es considerablemente adecuado dada la temática tan específica a la que se refiere la consulta.

Por lo que respecta al grado de conocimiento del papel desempeñado por la política de Cohesión de la Unión Europea, el 85% de la población vasca lo considera positivo. Por tramos de edad, el grupo cuya valoración es la más positiva es aquel que corresponde a la población más joven.