Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno prevé ahorrar 2.400 millones con los medicamentos

El Ejecutivo aprueba una rebaja del 15% de los medicamentos de más de 10 años

Protesta de los farmacéuticos de Castilla-La Mancha
Protesta de los farmacéuticos de Castilla-La Mancha

El Gobierno ha aprobado hoy la obligación de que los médicos receten el principio activo y no la marca comercial de las medicinas. La iniciativa pretende ahorrar 2.000 millones en el gasto farmacéutico. El Consejo de Ministros ha tramitado también una rebaja del 15% en el precio de los medicamentos que lleven más de 10 años en el mercado, aunque no tengan genérico (el nombre de la molécula que prescriben), lo que conllevará un ahorro de 400 millones, según Sanidad. Los boticarios, según su patronal FEFE, temen el efecto que reducir su facturación en otros 2.400 millones pueda tener en su negocio.

El Consejo de Ministros ha dado el visto bueno a estas medidas en pleno conflicto entre los despachos de farmacia y autonomías como Castilla-La Mancha, Baleares o La Rioja, que arrastran una deuda declarada de 383 millones en impagos. Los boticarios manchegos escenificaron su malestar con un cierre patronal en 700 de las 1.300 farmacias de la región. Criticaron que, al margen de los impagos, sus beneficios han caído un 10% en el último año a raíz de las rebajas del precio de los medicamentos aprobadas por el Gobierno.

La propuesta de recetar por principio activo (omeprazol en vez de Losartán, por ejemplo) es la última vuelta de tuerca para rebajar gastos en el sector farmacéutico, que representa aproximadamente un 20% de los presupuestos sanitarios. Al obligar al médico –salvo excepciones que tendrá que justificar- a actuar así el farmacéutico solo podrá dispensar el medicamento de ese tipo más barato. La medida es la última vuelta de tuerca al sector más controlado. Desde la implantación por el PP en 2002 de los precios de referencia (fijar un máximo que las Administraciones deben subvencionar para los productos de los que ya ha vencido la patente y hay genéricos en el mercado), ha habido múltiples intentos por reducir esta partida, que en julio –último mes con datos- estaba en los 11.400 millones interanuales. Pero la partida está en descenso desde hace más de un año. La cifra representa un 9% menos que la equivalente a los 12 meses anteriores. Esta rebaja es fruto de dos reales decretos que rebajaron los precios de los medicamentos un 7,5%.

De hecho, ante esta situación del mercado, hay expertos que dudan de que el ahorro pretendido sea posible. Hay comunidades, como Andalucía, donde ya más del 80% de las recetas se prescriben por principio activo. Y la media nacional está en cerca del 50%. Rebajar otros 2.400 millones la partida sería conseguir un descenso del 20%. Todo un hachazo al sector, que, aparte de a los farmacéuticos (que reciben aproximadamente el 27% del precio de los medicamentos que venden), afectará a laboratorios (el 60%) y distribución (otro 6%).

A cambio, para ayudar al mantenimiento de las oficinas de farmacia rurales (las que atienden a núcleos de población de menos de 2.000 habitantes), el Gobierno prevé compensarlas con hasta 833 euros al mes si participan en distintos programas de promoción del uso racional de los medicamentos.