De héroe a traidor por una foto

Gómez Ugalde se ve obligado a explicar la instantánea en la que aparece con Izagirre

Ramón Gómez Ugalde, portavoz del PP en el Ayuntamiento de San Sebastián, lleva desde los 19 años en política, 14 con escolta. ETA ha intentado atentar contra él en tres ocasiones. El político, de 35 años, ayer se vio obligado a salir del paso de la polémica suscitada por una fotografía en la que aparece brindando con el alcalde de la ciudad, Juan Karlos Izagirre (Bildu). La instantánea, comidilla de las redes sociales el pasado miércoles y aderezada con todo tipo de comentarios, como el de “traidor”, fue tomada en la tradicional recepción que el Ayuntamiento ofrece con motivo de la celebración de la Semana Grande, las fiestas veraniegas de San Sebastián.

La fotografía muestra un gesto de cortesía, el saludo y brindis que efectuaron Gómez Ugalde, el edil de la misma formación, Iñigo Arcauz, e Izagirre. Pero el supuesto compadreo que algunos quisieron ver entre los concejales del PP y el alcalde de la coalición abertzale no es tal. “Hablamos de la ciudad, de la importancia que tiene el Festival [de publicidad] El Sol para la ciudad y su economía, pero también le recordé la proliferación de carteles reivindicativos en San Sebastián”, explicó Gómez Ugalde.

El portavoz exigió al alcalde, entre otras cosas, la retirada de un cartel alusivo a los presos de ETA colgado en el puerto de San Sebastián. Gómez Ugalde incluso acompañó a Izagirre hasta uno de los balcones del Ayuntamiento, para señalarle desde allí —la pancarta se divisaba desde el Consistorio— el cartel en cuestión. Pero las exigencias de los populares donostiarras quedaron relegadas a un segundo plano mientras las redes sociales, informativos de televisión y ediciones digitales de los medios de comunicación reproducían la estampa del brindis. “En ningún caso mi intención fue ofender a nadie”, añadió.

"Me duele que se dude de una vida volcada en la libertad"

El portavoz popular salió elegido concejal por Eibar con sólo 19 años, la misma edad con la que se animó a meterse en política después de que ETA asesinara en un bar de la Parte Vieja de San Sebastián a Gregorio Ordóñez. El comando Donosti colocó en el 98 una bomba en la casa de sus padres, en el 2000 la banda terrorista quemó la terraza del domicilio familiar y en el 2003 el coche de Gómez Ugalde quedó destrozado después de que las fuerzas de seguridad detonaran un artefacto colocado por la banda en un encuentro de Nuevas Generaciones en Santander. Una biografía que Gómez Ugalde se vio ayer en la necesidad de recordar. “Que se haya querido descontextualizar una vida de compromiso con la libertad me duele mucho”, zanjó.

Gómez Ugalde también diferenció su gesto —“no puedo negarle el saludo al alcalde de San Sebastián porque es la máxima representación de este Ayuntamiento, desde luego a mí no me gusta pero ha sido elegido por los ciudadanos”—, con el que Basagoiti protagonizó durante las fiestas de Vitoria. Entonces, el dirigente popular se negó a estrechar la mano de Izagirre y le espetó “no te saludo hasta que tus jefes entreguen las armas”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

No es una imagen que representa al PP”, señaló ayer el vicesecretario de Comunicación de la formación, Esteban González Pons, en una entrevista en la Cadena SER, en la que además pidió perdón. En la misma línea ahondó el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, que calificó la fotografía de “error” pero defendió, en RNE, a Gómez Ugalde y Arcauz, “han dado muchas pruebas en su vida política contra el terrorismo”.

“Es una vergüenza la imagen que está ofreciendo nuestra ciudad. Una ciudad repleta de turistas que vienen de vacaciones y se encuentran con el puerto lleno de eslóganes”, ahondó en sus críticas Gómez Ugalde en su comparecencia ante los medios de comunicación. “En ningún caso mi intención fue ofender a nadie”, añadió.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS