Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Funcionarios con sueldo para toda la vida, ¿o no?

Moratalla (Murcia) es el primer municipio en adeudar las nóminas de 50 de 120 empleados públicos

Aspirantes a funcionarios de la Xunta de Galicia, en Pontevedra, en 2009
Aspirantes a funcionarios de la Xunta de Galicia, en Pontevedra, en 2009

“Me hice funcionario para tener un trabajo fijo y he acabado pidiendo un préstamo para llegar a fin de mes”. José (nombre figurado) tiene 30 años y trabaja como policía local de Moratalla (Murcia, 8.500 habitantes). Como sus 20 compañeros de la comisaría, no cobra desde abril su nómina, de 1.500 euros netos mensuales. La mora asciende a 6.000 euros por agente y el futuro, dice, no pinta bien.

La delicada situación del Ayuntamiento, atenazado por una deuda de 28 millones y un descubierto bancario de 251.000 euros, ha provocado que sus 50 funcionarios (de los 120 trabajadores) se conviertan en acreedores más del Consistorio, con mayoría absoluta del PP (48%), tras cuatro años de gobierno socialista.

“No paso hambre porque me ayuda mi familia”, añade José, casado y con una hipoteca de 20 años. Sostiene que le ley le obliga a cumplir el servicio, aunque no cobre. La Federación de Municipios y Provincias (FEMP) admite que no tiene constancia de un caso similar al de Moratalla en toda España, donde las plantillas de los más de 8.100 Ayuntamientos españoles tienen 632.719 funcionarios, la quinta parte del total de todas las administraciones (2,6 millones)  según la última actualización del Ministerio de Política Territorial y Administración Pública, de julio de 2010.

La última vez que cobró Cándida Marín, de 41 años, fue en abril. El ayuntamiento de Moratalla le adeuda cuatro nóminas de 1.400 netos. Su caso se suma a la de los trabajadores municipales de la guardería (9 empleados), el centro de día de ancianos (7), la escuela de música (10), y el servicio de recogida de basura (10).

“Cada historia es un drama”, admite Marín, que también es delegada de CC.OO. La sindicalista denuncia que en el plan de recortes municipal –que incluye subidas del agua (30%), duplicar las tasas de la escuela infantil (de 60 a 120 euros al mes)- “no afecte a los festejos municipales”. Según critica: “Hace quince días el Ayuntamiento trajo 80 vacas para los festejos taurinos, ¿por qué no suprimen eso?".