_
_
_
_
_
CASTILLA-LA MANCHA

El Gobierno de Cospedal dice que hay facturas pendientes por 1.742 millones

El portavoz castellanomanchego reitera que el déficit de la comunidad ronda el 5% El Gobierno autónomo sigue sin desvelar el informe oficial en el que basa los datos El Ejecutivo regional espera una reunión con la vicepresidenta para hacer públicas las cifras

El Gobierno de Castilla-La Mancha sigue desgranado nuevos datos que ilustren la desastrosa herencia económica que, afirman, les ha dejado el anterior Ejecutivo socialista de José María Barreda. Esta mañana el portavoz y consejero de Empleo, Leandro Esteban, ha desvelado que las facturas impagadas de la Junta ascienden a 1.742 millones de euros. Una cantidad muy superior a los 700 millones que reconocióla anterior consejera de Economía de la Junta, María Luisa Araújo. “Una vez más, se demuestra que han mentido”, ha puntualizado el consejero. Mientras, el expresidente José María Barreda se defendía en la Cadena SER: "La situación es cambiante, ha dicho, para recordar que las cuentas de hoy no se pueden comparar con las del mes de abril. 

Esteban ha explicado que esa nueva cifra, como la del déficit superior al 4% que ha venido denunciando Dolores de Cospedal estos últimos días, se encuentra recogida en el informe sobre el estado de las finanzas de las Administraciones de la Junta de Castilla-La Mancha encargado hace tres semanas por la Consejería de Economía. El documento ha sido elaborado por la Intervención General de la comunidad, a partir de los datos recabados por los técnicos de cada una de las consejerías de la Junta. “Los mismos funcionarios que hasta ahora tenían responsabilidad en materia de control del gasto y gestión presupuestaria”, ha puntualizado. Pese a que para el portavoz este informe revela la “situación real” de la economía de la comunidad, ha señalado que para dotarlos de “mayor oficialidad” la mesa de las Cortes ha requerido a la Sindicatura de Cuentas de Castilla-La Mancha para que los valide.

Dentro de tres semanas se prevé que la Sindicatura -un organismo que Cospedal ha puesto en entredicho y del que se está evaluando su posible supresión- haya terminado la evaluación de los nuevos “datos oficiales” de la Junta. Entonces, ha avanzado Esteban, se harán públicos, pese a que ya se han encargado de filtrar los del déficit y las facturas impagadas. No obstante, el portavoz ha aclarado que primero quieren presentar las cifras a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Elena Salgado, a quien Cospedal ya ha pedido una entrevista.

“Por cortesía institucional no daremos a conocer el informe hasta que hayan tenido el encuentro”, ha dicho el consejero que ha advertido que, si la reunión se aplaza, los harán públicos “porque los ciudadanos tienen derecho a conocer “ la verdadera situación de las arcas de Castilla-La Mancha. “1.742 millones bien valen una reunión”, ha apostillado.

El dirigente popular no ha querido concretar a quién se deben esas facturas -proveedores, entidades públicas…- pero ha remarcado que los datos aportados por el Gobierno de Barreda –elaborados también por la Intervención General y validados por la Sindicatura- eran falsos y que es debido a las “estrecheces económicas” a las que se enfrentan por la mala gestión del Gobierno anterior por lo que se están produciendo retrasos en los pagos.

El portavoz del PSOE en las Cortes de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, no ha querido poner en duda las nuevas cifras sobre facturas impagadas, porque su partido no quiere cuestionar la labor de la Intervención o la Sindicatura. Pero sí ha instado a Cospedal a que presente cuanto antes el plan de equilibrio económico y financiero para “corregir” la situación de la comunidad. Fuentes socialistas aseguran que las cifras pueden fluctuar y que el dato verdaderamente válido es el del 31 de diciembre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La presidenta de Castilla-La Mancha alardeó durante la campaña electoral y en el debate de investidura de que su Gobierno presentaría un plan “económico y no político como los elaborados por Barreda” para refinanciar la deuda. Ahora la dirigente popular parece esperar a que en la reunión con Salgado sea esta quien le diga qué hacer. El PSOE cree que si no ha propuesto todavía el programa es porque en su doble condición de presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP pretende que pasen las elecciones para eludir justificar que "tendrá que subir los impuestos o subir los gastos o una mezcla de ambas opciones”, algo a lo que se opone la dirección de Génova.

No obstante, el portavoz se ha mostrado optimista y ha asegurado que “hay margen para la gestión y que con el empleo adecuado de los recursos” se podrá salir de la situación actual. Esteban, sin embargo, no ha desvelado la fórmula. Superficialmente ha revelado que se está trabajando en dos direcciones: recortar el gasto superfluo, “algo que se irá desgranando en las próximas comparecencias porque primero debe ser verificado”, y trabajando de cara a los nuevos presupuestos de la comunidad, “fomentando las inversiones en Castilla-La Mancha”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Eva Saiz
Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_