DESARROLLO ÁFRICA
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El próximo Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos debería ser un joven gay, negro y en silla de ruedas

Eddie Ndopu, activista y asesor del Secretario General de la ONU, defiende su candidatura para sustuitir a Michelle Bachelet en Naciones Unidas

Eddie Ndopu, en un evento de la ONG Whitaker, en Nueva York, en 2019.
Eddie Ndopu, en un evento de la ONG Whitaker, en Nueva York, en 2019.SlavenVlasic (Getty Images for Whitaker Peace )

Cuando se creó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde las ruinas de la Segunda Guerra Mundial, habría sido inconcebible que alguien como yo –un joven de raza negra, gay y que usa silla de ruedas– fuera considerado como candidato a un trabajo de alto nivel en su interior. Es una prueba increíble de la distancia que la humanidad ha recorrido desde 1945 el que yo esté entre los candidatos que la ONU evaluará para suceder a Michelle Bachelet, cuando esta deje el próximo mes su puesto como Alta Comisionada de la organización para los Derechos Humanos.

Si se me seleccionara, yo sería el funcionario civil internacional de más alto rango con discapacidad desde la fundación de la ONU, y el nombramiento, una victoria histórica para los 1.300 millones de personas con discapacidad que, según datos de la organización, conforman el grupo minoritario más numeroso del planeta.

La Convención de las Naciones Unidas de Derechos de las Personas con Discapacidad, firmada en 2007, ha ayudado a avanzar en la inclusión en todos los ámbitos, pero ver a alguien en silla de ruedas en un cargo de poder todavía es muy poco usual. Hoy en día, en muchas partes del planeta, el rostro del ostracismo todavía es un chico discapacitado de piel marrón.

Fácilmente, yo podría haber sido ese chico. Se podría decir que mi experiencia como activista por los derechos humanos comenzó cuando tenía seis años y con lágrimas en la cara le dije a mi madre: “Quiero ir a la escuela”.

La vida para un chico en silla de ruedas en Namibia, donde viví los primeros nueve años de mi vida, es extremadamente limitada, como en gran parte del mundo en desarrollo. Según la ONU, entre un 90% y un 98% de los menores con discapacidad del Sur global carecen de la oportunidad de asistir a la escuela.

Entre un 90% y un 98% de los menores con discapacidad del Sur global carecen de la oportunidad de asistir a la escuela, según la ONU

En ese momento, con solo estar vivo, ya estaba yendo contra todas las probabilidades. A los dos años me habían diagnosticado atrofia muscular espinal, una enfermedad degenerativa letal que afecta al sistema nervioso. Los médicos le habían dicho a mi madre que era probable que no viviera más allá de los cinco años. Hoy tengo 31.

Cuando le dije que quería ir a la escuela, mi madre me limpió las lágrimas y se decidió. Encontró una dispuesta a aceptarme. En mi primer día de clases, me pusieron en la parte de atrás del aula. Era evidente que esperaban poco de mí. Sorprendí a la profesora al escribir mi nombre solo, algo que la mayoría de mis compañeros no podía hacer. Una sonrisa se dibujó en su rostro al ver que podía aprender tanto o más rápido que los demás.

Esa experiencia me enseñó a apuntar alto, sin que importaran los obstáculos en mi camino. Mi candidatura para suceder a Bachelet busca empujar los límites de lo posible, no solo para las personas con discapacidades, sino para cualquiera que alguna vez se haya sentido devaluado, subestimado y marginado.

De ser seleccionado, sería el líder más joven en un nivel de liderazgo principal. A menudo la ONU enfatiza la importancia de la participación de los jóvenes, dado lo que nos jugamos en el futuro. Y, sin embargo, seguimos siendo un grupo demográfico poco representado en la institución. Seleccionar a un joven para este cargo daría nuevos ímpetus y autoridad al trabajo del Alto Comisionado.

Lograr derechos humanos para todos muy a menudo se siente como algo inalcanzable, especialmente hoy, cuando todo parece imposible. Pero, como señaló Nelson Mandela, siempre parece imposible hasta que se hace.

Tuve que recordarme estas palabras hace algún tiempo, cuando todavía trabajaba en Amnistía Internacional y tuve el mandato imposible de acercar las posturas de dos grupos conocidos por no confiar entre sí: líderes empresariales y defensores de los derechos humanos. Los persuadí a escucharse como parte de una campaña para hacer que las industrias extractivas rindieran cuentas por las violaciones de los derechos humanos en África.

Por primera vez desde 2001, la mayoría de la población del mundo vive bajo gobiernos no democráticos que violan derechos

En tiempos que el mundo está cada vez más fracturado y se siente que simplemente hemos dejado de escucharnos, pienso que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos está particularmente cualificado para abordar los retos más urgentes de la actualidad. Por primera vez desde 2001, la mayoría de la población del mundo vive bajo gobiernos no democráticos que violan derechos. Enfrentamos un mayor nacionalismo, una crisis económica emergente y una pandemia global, una crisis sanitaria a la que demasiados gobiernos han respondido pidiendo poderes de emergencia y adoptando restricciones que suelen violar derechos. Y, por supuesto, los conflictos en Ucrania, el Sahel, Myanmar y varios otros puntos del planeta crean sus propias alarmas importantes.

El Alto Comisionado de la ONU desempeña un papel crucial en tiempos como estos, sirviendo como faro de los principios que guían los derechos humanos y defendiendo a quienes denuncian con valentía cuando ven violaciones en todo el planeta. Como ha dicho el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, los derechos humanos sostienen todo el sistema de la ONU. “Son esenciales para abordar las amplias causas y efectos de las crisis complejas, y para desarrollar sociedades sostenibles, seguras y pacíficas”.

Si el secretario general me seleccionara para esta función, mi trabajo sería identificar y exponer incansablemente las violaciones a los derechos, sin importar lo poderosos que sean los intereses que obstaculicen el camino, e interactuar con actores de la sociedad civil para hacer que el trabajo de la ONU sea más participativo y relevante para impulsar los cambios necesarios.

Indudablemente, soy un candidato atípico para este puesto; algunos dirían que una opción imposible. Pero creo que especialmente en estos tiempos el mundo necesita exactamente eso: un pensamiento renovado, nuevas energías y la capacidad de ver cómo superar barreras aparentemente inalcanzables.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS