AlterconsumismoAlterconsumismo
Coordinado por Anna Argemí

De las ciudades-vacuna a las series-vacuna para el cambio climático

La producción ‘Hope! Estamos a tiempo’, un proyecto de 10 capítulos de 35 minutos cada uno para el que se ha lanzado un ‘crowdfunding’, quiere hacer un llamamiento global y en español para entre todos restaurar el planeta

Se quiere crear una fundación lanzadera de algunas soluciones que se proponen en la serie como la restauración de ecosistemas.
Se quiere crear una fundación lanzadera de algunas soluciones que se proponen en la serie como la restauración de ecosistemas.Gatoverde Producciones

La Tierra se cura de sus crisis adaptándose a ellas, despojándose de lo que no necesita y aferrándose a lo que le da alimento, salud y capacidad de regenerarse. Su vacuna es ella misma. La humanidad se cura igual y la vacuna frente a las crisis es también no perder nuestro arraigo a la naturaleza, o recuperarlo a tiempo. Lo han hecho las ciudades con la renaturalización de su entorno paisajístico para la salud de sus habitantes. ¿Recuerdan? Las bautizamos aquí como ciudades-vacuna. Hemos vivido una pandemia global y estamos en plena crisis climática. De la misma manera que hay ciudades-vacuna, también la humanidad puede curarse en salud ante la última llamada del planeta para restaurar la conexión perdida. ¿Cómo? Nos lo cuentan en los films Demain, Après Demain, 2040 y próximamente, en Hope! Estamos a tiempo. De esta última serie-vacuna hablamos hoy. Pasen, abran bien ojos y conciencias, y vean.

Hace poco más de un año hablábamos en este mismo blog de las “ciudades-vacuna” para la salud y la vida de sus habitantes, un recetario para vitaminarnos a base de paseos por los bosques y ríos que rodean nuestras ciudades. ¿Quién no recuerda la primavera de espera en la desescalada para salir de casa y correr a respirar aire fresco a nuestros parques, jardines y ríos más cercanos? Y es que las urbes que en su día optaron por renaturalizar esos paisajes enterrados bajo el asfalto inocularon la mejor vacuna contra lo que se nos vino encima poco después... La pandemia. Y contra lo que ya teníamos entonces encima. La crisis climática.

‘Hope!’ va más allá de una serie catastrofista o alejada en sus propuestas de nuestro día a día

Pero parece que se nos ha olvidado que un día fuimos vulnerables, que la salud es algo más que no enfermar, que la salud física, social y medioambiental es un todo. “Este virus ha sido una enorme bofetada de la tierra, toda una cura de humildad que nos invita a trabajar por una reconexión con nuestros ecosistemas más cercanos”, decía Antxon Olabe. La ciencia nos ha dado en tiempo récord un remedio y las farmacéuticas nos lo han cobrado caro -nada sale gratis, al tiempo...-. Pero la covid-19 es un aviso de la naturaleza y la verdadera vacuna no tiene nombre propio, más bien una toma de conciencia de lo que somos: parte de ella. Sin embargo, es tal el desarraigo y la desconexión que no hay pandemia ni Filomena que nos abra los ojos de una vez. ¿O sí?

La presentación del proyecto 'Hope!' en el  Impact Hub Piamonte de Madrid, el pasado 27 de octubre.
La presentación del proyecto 'Hope!' en el Impact Hub Piamonte de Madrid, el pasado 27 de octubre.Lidia Ucher

Si las ciudades nos han dado ejemplos de que reconectar con la naturaleza es bueno para nuestra salud y nos previene de males mayores que el coronavirus –léase cambio climático–, aún hay esperanza. Y esto es lo que ha pensado el equipo de Hope! Estamos a tiempo. Que aún no está todo escrito, o no lo suficientemente explicado. Que aún hay personas que se preguntan “Y ahora, ¿qué?”, “¿Qué hemos hecho mal?”, “¿Qué nos está pasando?” o “¿Qué puedo hacer yo?”.

La humanidad en la era del antropoceno parece que necesita una catarsis y las series-vacuna nos vienen a recordar de dónde venimos y a dónde vamos, lo que nos vamos a encontrar mañana mismo allá afuera, y cómo podemos hacer nuestra parte en este desaguisado de escala planetaria.

‘Hope!’ va más allá de una serie catastrofista o alejada en sus propuestas de nuestro día a día. Nace con un afán de acercarse a un público hispanohablante, fiel seguidor de los vídeos directos y pedagógicos de Javier Peña en las redes. “Pongámonos rápido en marcha ahora que estamos a tiempo.”, es el lema del proyecto.

Uno de los fotogramas del teaser de la serie 'Hope!'.
Uno de los fotogramas del teaser de la serie 'Hope!'.Gatoverde Producciones

¿Es esto nuevo? No, tenemos ejemplos desde nuestra vecina Francia hasta nuestras antípodas geográficas. En el artículo sobre ciudades-vacuna ya hacíamos referencia a la serie L’effondrement (El colapso). Pese al nombre, observamos en esta producción un mensaje que se repite en todas las que tratan sobre la crisis climática: La clave está en no aislarnos y actuar ya.

La australiana 2040 es otra proeza de película que, siguiendo la estela de las francesas Demain y Après Demain, trasciende las pantallas para adentrarse en la conciencia de la ciudadanía de todas las edades. Lo contaba en este mismo blog Anna Argemí. Javier Peña, famoso por sus vídeos virales sobre el cambio climático –con más de 400 millones de reproducciones–, ha sabido recoger el guante de estas iniciativas y acercarlas a casa.

Así, y de la mano de la productora El Gatoverde, la plataforma Hope! En pie por el planeta se transformará en Hope! La Serie, un proyecto de 10 capítulos de 35 minutos cada uno para el que se ha lanzado un crowdfunding que coincidió con la celebración, del pasado 31 de octubre al 12 de noviembre, de la Cumbre del Clima de Glasgow. Ya va por 97.000 euros recaudados, pero el proyecto es ambicioso: el coste de cada capítulo ronda los 150.000 euros y necesitan entre 300.000 y 400.000 euros para cubrir todo el rodaje. El plazo para conseguirlo acaba el próximo 16, aunque ya están a punto de conseguir el mínimo.

Ya va por 97.000 euros recaudados, pero el proyecto es ambicioso: el coste de cada capítulo ronda los 150.000 euros y necesitan hasta 400.000 euros para cubrir todo el rodaje

“Vamos a hacer divulgación de calidad a la vez que amena con el máximo rigor científico: al estilo de Cosmos”. Mariano Baratech se refiere así a otra de las series de referencia de Hope!: la de Carl Sagan. De hecho, el simulador de emisiones que en la serie tratará de testar las soluciones y sus efectos inmediatos lleva en su honor el nombre del gran divulgador.

Javier Peña nos avanza el planteamiento de Hope!: “Cada capítulo abordará un sector y explorará las alternativas cero emisiones de las que disponemos para sustituirlas: la electricidad, el transporte, la alimentación, la vivienda y la construcción; el consumo y los residuos; la industria, el turismo y el ocio; la restauración de la naturaleza…”. “Cada uno terminará con un gancho que plantea el problema a tratar en el siguiente. Por ejemplo: “Vale, hemos electrificado el transporte, pero ¿ahora qué hacemos con las baterías y los metales pesados que estas contienen?”

El 27 de octubre se presentó en Impact Hub Piamonte de Madrid, y no faltó nadie: Fernando Valladares, Mariano Baratech, Juantxo López de Uralde, Inés Sabanés… gentes del cine, ecologistas, y muchos medios interesados en seguir la pista a esta serie, presentada como algo que va más allá de lo que hasta ahora hemos visto. “Será la primera serie que habla de soluciones, en español, aprovechando la viralidad de los vídeos de Hope!, con realidad aumentada, un consejo científico asesor, conectada con plataformas internacionales…”

Pero lo que más llamó nuestra atención fue la idea de crear una fundación lanzadera de algunas soluciones que proponen en la serie –restauración de ecosistemas, por ejemplo–, y que trascienda a un proyecto transmedia, desde la rigurosidad científica avalada por un equipo asesor con Susana Bayo, Eloy Sanz, Joaquín Araujo, Emma Huertas o el mismo Fernando Valladares, entre otros muchos.

También será un rodaje sostenible, y la fundación servirá para compensar la huella ambiental que genere el mismo. Si han visto 2040, encontrarán las similitudes con Hope! Lo interesante es que Javier Peña lo trae de las antípodas y lo traduce, en todos los sentidos, a nuestro contexto, poniendo buen hacer, rigor, ganas, caras conocidas que hablan nuestro idioma, en las pantallas de nuestras casas. “No podemos cambiar nuestros hábitos si no sabemos las soluciones”, insiste.

Será un rodaje sostenible, y la fundación servirá para compensar la huella ambiental que genere el mismo

Hope! plantea una hoja de ruta de las mejores soluciones para alcanzar las emisiones cero. Pero no vale con esto, hay que saber cómo restaurar los ecosistemas para reactivar el ciclo del carbono. Por eso quieren mostrar experiencias concretas que ya funcionan, de una manera atractiva, en un tono distinto, alto y claro. Y traerlo a casa. La serie ya está en marcha. Y nos dicen que Televisión Española ya conoce el proyecto. ¡Toda la esperanza puesta en Hope!.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS