_
_
_
_
_

El mal estado de carreteras y vehículos y el comportamiento al volante agudizan los accidentes de tráfico en África

La siniestralidad vial crece un 17% en la última década en el continente africano, mientras desciende en el mundo. Los expertos reclaman más inversiones en infraestructuras y más prudencia a los conductores

Mototaxis, conocidos localmente como 'boda-boda', pasan junto a vehículos Kampala (Uganda)
Mototaxis, conocidos localmente como 'boda-boda', pasan junto a vehículos Kampala (Uganda).John Okot

Durante semanas, una angustiada Salome Namubiru pasa las noches en vela junto a su marido, postrado en cama, con la esperanza de que recupere el conocimiento. Su esposo, David Kakonge, fue atropellado en Kampala (la capital de Uganda) el día de Navidad cuando volvía a casa de hacer la compra, por un vehículo que se dio a la fuga. El comerciante, de 41 años, se golpeó la cabeza y se fracturó la pierna izquierda. “Me llevé un susto de muerte cuando supe que mi marido había sido víctima de un accidente”, cuenta Namubiru, de 34 años y madre de cinco hijos. “Su estado es crítico desde entonces; mi único ruego es que salga adelante”.

Los atropellos como el de Kakonge se multiplican en África. Un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la situación mundial de la seguridad vial indica que los accidentes de tráfico son la novena causa de muerte en África, tras registrar un aumento del 17% en los últimos 10 años, a pesar de que las muertes por accidentes de tráfico en el mundo han descendido un 5%. En el caso de niños y jóvenes de entre 5 y 29 años, las lesiones sufridas en un accidente de tráfico suponen la principal causa de fallecimiento a nivel mundial. Según el documento, “más de la mitad de las muertes ocurren entre peatones, ciclistas y motociclistas en países de ingresos bajos y medianos”.

Parte de la razón del aumento de víctimas mortales en África, según los expertos, es el incremento del número de vehículos en las carreteras. “Personas que no podían permitirse un vehículo hace 10 o 20 años, ahora pueden comprar uno. África ha experimentado un gran aumento de la motorización, pero la infraestructura para facilitarla no está ahí”, explica Nhan Tran, jefe de la unidad de seguridad y movilidad de la OMS y autor principal del informe.

Nigeria, con una tasa de 52,4 fallecidos en un accidente de tráfico por cada 100.000 habitantes, es el país con las peores cifras de siniestralidad vial del continente

Nigeria, con una tasa de 52,4 fallecidos en un accidente de tráfico por cada 100.000 habitantes según sus datos oficiales, es el país con las peores cifras de siniestralidad vial de África. La mala calidad de las carreteras y de los vehículos es una de las principales causas de accidentes de tráfico en este país de África occidental, que sigue siendo el vertedero de vehículos nuevos que no cumplen las normas mínimas de seguridad. Según el informe de la OMS, solo 35 países en todo el mundo tienen una legislación completa en cuanto a las áreas básicas de seguridad relacionadas con los automóviles, como leyes sobre la protección contra impactos frontales y laterales, sobre cinturones de seguridad y anclajes, sobre protección de peatones o sistemas de frenado.

Otros expertos en seguridad vial señalan que en África se está dando mucha prioridad sanitaria a las enfermedades infecciosas, pero no se tiene en cuenta el elevado número de personas que están perdiendo la vida en un siniestro de tráfico. “Los países del África subsahariana tienen que seguir ahora un camino similar a la hora de desarrollar sus sistemas de transporte”, señala el informe.

Infraestructuras en mal estado

En Uganda, uno de los países con mayor tasa de siniestralidad vial con 29 muertos por cada 100.000 habitantes, los accidentes de tráfico no dejan de aumentar. En el hospital de Mulago, el más grande del país, una media de 400 pacientes ingresa al mes en la unidad ortopédica, de los cuales el 85% son víctimas de accidentes de tráfico, según Maria Nkalubo, directora de operaciones del Departamento de Servicios Médicos del Ministerio de Sanidad. Los accidentes suponen el 62% del presupuesto de este hospital, en el que el Gobierno gasta 62.000 dólares (57.000 euros) al día. Los pacientes en estado crítico ingresados en la UCI como David Kakonge representan el 47% y cuestan al Gobierno 3.900 dólares diarios.

Según el último informe anual de la policía ugandesa, en 2022 (último año con cifras consolidadas) hubo 20.394 accidentes, que provocaron la muerte de 3.901 personas (un 17% más que en el año anterior) y heridas de gravedad a 10.776. Otro informe de la policía publicado el pasado agosto mostraba que los accidentes de tráfico habían aumentado casi un 13% en los seis primeros meses de 2023, con respecto al mismo periodo de 2022, según Michael Kananura, portavoz de la Dirección de Tráfico y Seguridad Vial.

En Uganda, uno de los países con mayor tasa de siniestralidad vial con 29 muertos por cada 100.000 habitantes, los accidentes de tráfico no dejan de aumentar

En opinión de Peter Tibigambwa, director ejecutivo de Safe Way Right Way, una ONG local, las infraestructuras viarias de Uganda son “inadecuadas e inseguras”, y afirma que deberían “prohibirse porque son el camino más fácil hacia el lecho de muerte”. Irene Namuyiga, ingeniera de Seguridad Vial de la Autoridad Municipal de Kampala (KCCA), admite que la mayoría de las carreteras están llenas de baches, y advierte a los conductores de que no conduzcan de forma temeraria, porque eso contribuye a empeorar la crisis vial. El mal estado de las carreteras en Uganda ha sido un tema polémico en los últimos años. La mayoría de las vías, entre otros proyectos de desarrollo, han sido financiadas a lo largo de los años por el Banco Mundial, una inversión que la institución interrumpió el pasado mes de mayo por la promulgación en Uganda de la ley contra la homosexualidad.

Al estado de las vías se suma la gran congestión de tráfico en las principales ciudades ugandesas, como ocurre en las grandes urbes africanas. Los mototaxis, conocidas localmente como boda-boda, son el medio de transporte más común en esta nación del este de África, y es habitual verlas dando peligrosos volantazos a toda velocidad entre el tráfico, transportando pasajeros o grandes cantidades de carga. Aunque apenas hay información sobre su censo, se calcula que solo en la capital, Kampala, hay 150.000 boda-boda y muchas no están registradas.

Solo 900 agentes de tráfico

La realidad, según confirman todos los expertos, es que el aumento de los accidentes de tráfico no solo obedece al mal estado de las carreteras y los vehículos. Stellah Namatovu, Coordinadora de Vigilancia de la Iniciativa Bloomberg Philanthropies para la Seguridad Vial Global (BIGRS, por sus siglas en inglés) en Kampala, afirma que los datos obtenidos con la vigilancia apuntan a que “la falta de atención a las señales de tráfico, el exceso de velocidad y la conducción bajo los efectos de las drogas” son las principales causas de accidentes de tráfico en Uganda, al igual que ocurre en otros países del mundo.

Cuthbert Isingoma, director ejecutivo de la Organización de la Red de Reducción de Accidentes de Tráfico de Uganda (URRENO, por sus siglas en inglés), pone el foco en la formación y asegura que la mayoría de los conductores ugandeses carecen de las habilidades necesarias para conducir porque las autoescuelas solo “se centran en enseñar a los conductores a dirigir un coche para ir del punto A al punto B”. “Conducir en Uganda se considera un trabajo de segunda, para personas sin formación, y no nos esforzamos mucho a la hora de enseñar a los alumnos a conducir”, añade.

La policía ugandesa afirma que ha llevado a cabo una amplia campaña para sensibilizar a la población sobre el uso de las carreteras y también ha instalado más cámaras de vigilancia para controlar a los infractores. “Nuestro objetivo ha sido en gran medida cambiar la conducta al volante y hemos centrado nuestra atención en los grupos vulnerables, como los vendedores del mercado y los peatones”, explica Kananura. “También hemos llevado a cabo operaciones en las que hemos incautado vehículos en condiciones mecánicas peligrosas y aquellos que circulaban sin permisos válidos”. Pese a ello, el portavoz de la Dirección General de Tráfico cree que la policía sigue estando escasa de mano de obra y de material, con tan solo 900 agentes de tráfico para todo el país.

Puedes seguir a Planeta Futuro en X, Facebook, Instagram y TikTok y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_