Un cambio de perspectiva en favor de la diáspora afrodescendiente

Las organizaciones África 2.0 y Ashoka formarán a 14 líderes de origen africano de distintos sectores para reforzar la conversación entre el Sur de origen y el Norte de acogida

Las organizaciones África 2.0 y Ashoka dan la bienvenida, junto con la universidad IE, a una parte de los integrantes del Programa de Líderes de la Diáspora Africana el pasado 16 de septiembre en Madrid
Las organizaciones África 2.0 y Ashoka dan la bienvenida, junto con la universidad IE, a una parte de los integrantes del Programa de Líderes de la Diáspora Africana el pasado 16 de septiembre en MadridFranck Olvier Kra

En el aula dos de la decimosegunda planta del nuevo y moderno edificio de la universidad IE Business School, en Madrid, se respira un ambiente de ilusión, emoción y nerviosismo. Al entrar, una docena de personas, ocho de ellas mujeres, intercambian tarjetas de presentación y cuentan cuáles son sus proyectos y motivaciones. Beatrice Grace Aluoch Obado, profesora asociada de Relaciones Internacionales y Desarrollo Sostenible de la universidad y presidenta en España de la organización África 2.0, una organización panafricanista, dio la bienvenida el pasado 16 de septiembre al evento African Disaspora Leaders Program (el Programa de Líderes de la Diáspora Africana), al que asistieron el embajador de Ghana, Muhammad Adam; la embajadora de Marruecos, Karima Benyaich; la representante de la Embajada de Túnez, Nadia Miri. También estuvieron el Consejero de la Embajada de Senegal, Sidy Mohamed Diallo; por Angola, Emilia Almeida, y Pierete Kamanda en representación del Congo.

Sani Ladan, con 17 años y después de dos de viaje, llegó a España desde Camerún. Ahí estudiaba Periodismo, pero cuando llegó a Madrid le dijeron que no era posible continuar con sus estudios. Actualmente, es asesor político y el presidente de la Asociación Elín en Ceuta, que acoge y acompaña a las personas que cruzan irregularmente la valla fronteriza de la ciudad autónoma. Una de las preocupaciones que vocalizó en relación con la iniciativa es su continuidad. Elvina Quaison, de Centro Internacional para el Desarrollo de Políticas Migratorias (ICMPD por sus siglas en inglés), asociado al proyecto, resolvió la duda rápidamente: “Esto no termina aquí”.

Irene Milleiro, directora para España de Ashoka, una fundación que comenzó en Estados Unidos en los años noventa con la intención de identificar y ayudar a emprendedores y cofundadores del proyecto de líderes de la diáspora africana, aclara que hasta ahora habían tenido una “mirada cerrada”. No habían caído en contar con la perspectiva de personas que no viven en su país de origen. “Las diásporas están cambiando tanto los países de destino como los de origen y queremos saber qué necesita esta comunidad para que puedan crecer, emprender y desarrollarse”, explica la directora. Quaison añade a la idea de Milleiro: “La Unión Africana define a la diáspora como ‘gente de origen africano que vive fuera y tiene el deseo de contribuir al desarrollo del continente y la creación de la comunidad’”.

Njoud Mashouka fue alumna de Grace Aluoch en la universidad IE y realizó sus prácticas en Ashoka. “Como jordana en España, esta iniciativa es importante para mí, ya que formo parte de la diáspora, la arábiga, en este caso”, dice con ilusión. Después de un tiempo con Ashoka, creyó ver una ventana de oportunidad para iniciar el proyecto, que comenzó a formarse hace dos años y con el que se pretende cerrar el vacío del que habla Milleiro. España es clave para la diáspora africana, ya que es un “punto relevante de conexión con el resto de Europa y, sobre todo, con Latinoamérica”, explica Grace Aluoch.

El perfil de las lideresas es variado y entre ellas están Armando Buika, actor y fundador de The Black View, una organización que da acceso a los actores negros en la industria audiovisual, y Lucía Asué Mbomío, periodista española, afrodescendiente y escritora. También hay mujeres reconocidas de manera más local, como Marie Lucie Monsheneke, que acaba de recibir un premio de reconocimiento del Ayuntamiento de Bilbao. Tiene una organización en el País Vasco, Famek Elkartea, y está dedicada en cuerpo y alma a las mujeres congo-vascas. “Siempre se ha hablado de la República Democrática del Congo como capital mundial de las violaciones y se ha creado el imaginario de la mujer congoleña como víctima. No es lo único que somos. También somos resilientes”, resuelve.

Dio la casualidad de que el viernes, el ex primer ministro de Níger, Ibrahim Assane Mayaki, se encontraba en el edificio y aprovechó para recordarles a las asistentes tres puntos importantes. El primero fue que el continente está pasando por diferentes transiciones: educativas, de igualdad, tecnológicas, demográficas… El segundo, que estos cambios se están haciendo a una velocidad muy rápida y los diferentes gobiernos no pueden atenderlas debido a los problemas institucionales que enfrentan los países. “Hay una certeza fundamental y es que no podemos enfrentarlo sin la sociedad y sus gentes”, sentencia el ex primer ministro. Lo último que les recordó Mayaki fue que de ellos, “se esperará más que de los demás.”

Leticia Asumu Bengo, una mujer que migró de Guinea Ecuatorial a España con 18 años con una beca para un ciclo de formación profesional, es otra de las participantes. Al finalizar la formación, decidió continuar con su educación y fue a la Universidad de Zaragoza para estudiar derecho. Es la fundadora de Af-Urban Lab, una iniciativa centrada en la creación de políticas y proyectos que fortalezcan el ecosistema urbano con el derecho a la vivienda como punto de partida. “Tengo la sensación de que tengo que ser perfecta y dar todo de mí”, le confiesa a las compañeras, un sentimiento que enlaza perfectamente con la idea del ex primer ministro Mayaki.

África 2.0 y Ashoka entienden a qué se refiere Bengo, por lo que el sábado, el segundo día de jornadas, se centran en clases de formación. La primera es sobre liderazgo adaptativo y la imparte Borja Santos, profesor de la IE. A través del polémico vídeo de Alberto Garzón, ministro de Consumo, hablan de cómo adaptar los mensajes para poder divulgar de forma asertiva y pragmática y que así el público vea más ganancias que perdidas en los cambios que quieran implementar las nuevas lideresas. Todas bebían las unas de las otras. De una idea surgía otra y, junto a Santos, las mujeres trazaron una hoja de ruta alternativa para que el mensaje del ministro sobre el consumo de carne en España hubiese tenido un impacto positivo en la sociedad.

Shalini Arias es la directora Comunicación y Marketing en Ashoka España y fue la encargada de enseñar a las mujeres herramientas para crear nuevas narrativas. “Lo importante es que, cuando originéis nuevos futuros, sean colectivos”, subraya. Es decir, que eviten el “yo versus el otro”, ya que eso, según aclara, genera un rechazo automático en el público. Un ejemplo que utiliza Arias es la diferencia que han hecho los medios entre la migración que entra a España desde Ceuta y Melilla y la situación en Ucrania. “Aquellos que migran desde el sur del Sáhara son ‘el otro’, mientras que los ucranios han entrado dentro del ‘nosotros’, blancos, europeos y próximos a nosotros”, explica.

Arias se centró en la importancia de “producir una nueva narrativa hegemónica y, a su vez, desplazar el relato que hay actualmente sobre África”. La clase exprés suscitó un debate entre las integrantes del grupo. “El problema de la narrativa hegemónica que existe sobre África es que oscila entre lo deleznable y lo extraordinario, por lo que, quienes hablamos del continente, no tenemos el espacio para crear un marco nuevo. Perdemos el tiempo respondiendo a las mismas noticias que generan los medios convencionales”, dijo Lucía Mbomio.

Grace Aluoch, profesora de Relaciones Internacionales en la IE Business School y presidenta de África 2.0, imparte una clase de liderazgo en África el pasado 17 de septiembre
Grace Aluoch, profesora de Relaciones Internacionales en la IE Business School y presidenta de África 2.0, imparte una clase de liderazgo en África el pasado 17 de septiembreFranck Olvier Kra

La iniciativa de África 2.0 y Ashoka nació, según cuenta Auloch, por una necesidad de “cerrar un vacío en liderazgo en el continente”. La profesora de la IE impartió una clase magistral sobre la falta de dirigentes, y “no solo políticos, sino de todos los sectores”. Entre los participantes, se creó una sinergia y llegaron, con matices, a la misma conclusión de por qué faltan referentes en África: “Tenemos una crisis de identidad. Un día Europa decidió abandonar el continente y aún no hemos recuperado lo que nos quitaron”, resumió Leticia Asumu Bengo.

Con mucha ilusión y emoción, las integrantes del nuevo proyecto de África 2.0 y Ashoka participaron y fundaron un incipiente grupo que tendrá como meta cambiar la perspectiva europea sobre la diáspora africana, el propio continente y llevar el existente conocimiento del sur hacia el norte. Los pasados viernes y sábado fueron los primeros de unas jornadas de formación que durarán hasta diciembre, con un programa de líderes entre miembros de Ashoka en África y las participantes en España, con la idea de que ellas se conviertan en mentoras y, así, cerrar un poco más la brecha de liderazgo.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS