El festival ‘Back to the roots’ invita a la comunidad senegalesa de España a invertir en su país

El músico Birane Wane, afincado en Sevilla, organiza en Saint Louis un evento que promueve la incorporación de la diáspora en la reflexión sobre las migraciones, el medio ambiente y la cultura como ejes de desarrollo

El artista Numoucounda Cissokho, durante su actuación en el festival Back to the Roots celebrado en Saint Louis, Senegal.
El artista Numoucounda Cissokho, durante su actuación en el festival Back to the Roots celebrado en Saint Louis, Senegal.Laura Feal

En los primeros años de la década de 1920, el periodista jamaicano Marcus Garvey, constando las injusticias y violencias realizadas contra la población negra en Estados Unidos, se convirtió en uno de los principales impulsores del movimiento Back to Africa, que instaba a la comunidad afrodescendiente estadounidense a volver a su continente de origen. Un siglo después, el músico senegalés Birane Wane (1981, Saint Louis) lo cita como fuente de inspiración de su festival Back to the Roots, cuya primera edición ha tenido lugar en su ciudad natal entre el 9 y 14 de mayo.

La idea de Wane –más conocido por su nombre artístico One Pac–, nace al llegar a España en 2015 y ver de primera mano las condiciones en las que viven sus compatriotas, sabiendo que muchos de ellos, después de un largo y peligroso viaje, pierden su vida en el camino. “Me sentía responsable”, admite. “El festival pretende ser una plataforma para la diáspora, para motivar el regreso de los senegaleses, a invitar a que inviertan en él, aportar los nuevos saberes que han adquirido y que no nos desentendamos del futuro de nuestro país”, afirma.

Incluso antes de emigrar, el músico –licenciado en Filología Inglesa y Literatura Africana por la Universidad Cheikh Anta Diop de Dakar– era conocido por su activismo en el desarrollo de su comunidad a través de su asociación de barrio Meun na nek (es posible, en lengua wolof) y de las letras comprometidas de sus canciones, como este himno oficioso que dedicó a su ciudad como contó el equipo de Planeta Futuro en el especial realizado en 2019, Un año en Saint Louis.

Birane Wane, impulsor del festival Back to the Roots celebrado en Saint Louis, Senegal.
Birane Wane, impulsor del festival Back to the Roots celebrado en Saint Louis, Senegal.Laura Feal

Los principales problemas de la ciudad que identificaron Wane y la decena de jóvenes que conforman su equipo definieron las líneas de trabajo del festival: las migraciones, el medio ambiente y la cultura. El evento fue diseñado como un espacio de encuentro y por eso se lanzó en paralelo un viaje organizado desde Europa. Una veintena de personas procedentes en su mayoría de España, pero también algunos de Italia, acompañaron al cantante. El objetivo: participar en el programa de actividades, pero también hacer un viaje turístico diferente.

Debates sobre la movilidad: ¿es posible volver?

Para Wane, que colabora como traductor con inmigrantes en la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Sevilla, las migraciones internacionales son un tema mayor del que “no se habla lo suficiente con la población local”. Por ello, propuso la organización de dos mesas redondas sobre la cuestión, bajo los títulos Migraciones, medio ambiente, desarrollo: pensar las cuestiones migratorias y Migraciones y emprendimiento joven en Senegal: iniciativas que funcionan. En ambas se reunió a un elenco de participantes muy diverso y entre los cuales se dejó espacio para un invitado más bajo el nombre de “público activo”.

Este eje del evento fue acogido por el Instituto Francés de Saint Louis, que lo enmarcó en su programa de “presidencia cruzada” de Francia ante la Unión Europea y Senegal al frente de la Unión Africana, y en el que se ha identificado este tema como clave. Igualmente, la actividad supone la antesala de toda una serie de eventos sobre la temática que tendrán lugar a partir del mes de julio y durante 18 meses bajo el paraguas del Foro Global de Migraciones y Desarrollo, coorganizado por estos dos países hasta diciembre 2023.

En una emotiva presentación ante un público, Wane introdujo el tema comparando las dinámicas migratorias actuales con la época de esclavitud que impulsaron a Garvey a promover el retorno. “Actualmente, emigramos por nosotros mismos y no por la fuerza, pero eso no quiere decir que las condiciones sean mejores”, explica.

Una de las mesas redondas del festival Back to the Roots.
Una de las mesas redondas del festival Back to the Roots.Laura Feal

En el primero de los paneles, la moderadora y socióloga francesa Kelly Poulet, recordó que según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), la ruta desde Senegal hacia España es la más transitada, pasando de 5.000 usuarios a 58.000 en 20 años. Según el mismo organismo, “el refuerzo del control en las fronteras de los países de llegada, pero también de tránsito y de salida han aumentado la peligrosidad de la misma, aunque no la disminución de su utilización”.

En la mesa participaron el presidente del sindicato nacional de pescadores, Moustapha Dieng; la técnica de CEAR, Ana Valero, y la activista por los derechos humanos de la Universidad de Roma, Enrica Rigo. Ante un auditorio con necesidad de traducción al castellano, se realizó un recorrido por la historia de la pesca en Senegal, que es la principal divisa del país. Esta actividad supone para la población mucho más que una fuente de ingresos; es una forma de vida, pero se ha visto obstaculizada en las últimas décadas por la firma de acuerdos comerciales que permiten la competencia desleal de barcos procedentes de otros países a las embarcaciones artesanales locales.

La ruta desde Senegal hacia España es la más transitada, pasando de 5.000 usuarios a 58.000 en 20 años, según la OIM

El sector fue puesto como ejemplo de una de las causas de emigración hacia Europa de la juventud senegalesa, que una vez en destino se siente desprotegida no solo para ejercer sus derechos –como en muchos casos la demanda de asilo por tratarse Senegal de un país “seguro” para Europa, según explicó Valero– sino para poder volver a sus países de origen, como añadió la italiana Rigo. “Las políticas migratorias europeas criminalizan la movilidad y a todos aquellos actores de la cadena que intervienen de una manera u otra, hasta en el ejercicio de solidaridad interpersonal”, dijo.

Desde el público se denunció que las migraciones y los desplazamientos solo supongan “un problema” desde África a Europa, y reclamaron que las autoridades gestionen los recursos en beneficio de las poblaciones para evitar el “éxodo que se da por razones económicas”.

La segunda mesa tuvo lugar el miércoles 11 de mayo y en ella participaron representantes de entidades internacionales presentes en Senegal que ofrecen crédito o subvenciones a diferentes categorías de migrantes, como la Agencia de Cooperación Alemana para el desarrollo (GIZ) o la Oficina Francesa para la Inmigración e Integración (OFII). También acudieron emprendedores sociales que gestionan también fondos para jóvenes, bajo el objetivo de “dar oportunidades en origen”. Entre ellos, Mamadou Dia, de la asociación Hahatay; un representante de Give One Project, de Thione Niang; el activista Moussa Diop, de Sénégal Débout, y la representante-país de Open Arms, Carmen Torres. En este panel participó también la única entidad senegalesa financiadora del evento, la Dirección General de Senegaleses en el Exterior, que a través de su programa Gobernanza-Migraciones-Desarrollo (GMD), financiado por la Unión Europea a través de la AECID, subvenciona a jóvenes que quieran volver al país así como a aquellos ya retornados con una idea de proyecto para emprender.

Tras la explicación de los diferentes programas, algunos de los ponentes y parte del público criticaron el enfoque de la mesa, reclamando un debate más político. “Lo que no funciona no es el emprendimiento o el empleo; lo que no funciona son las relaciones internacionales, profundamente desiguales”, espetó Moussa Diop, que censuró todo el dinero que se mueve en la “industria” del control migratorio. Mamadou Dia por su parte, provocó al público preguntando sobre a quién hay que sensibilizar sobre migraciones: “¿A los africanos o a los europeos?”. Y reprochó que los programas de apoyo a jóvenes no funcionan “porque están pensados desde una lógica occidental que no encaja con la realidad local”.

Eva Diallo, artista suizo-senegalesa que ha participado en el festival Back to the Roots con su exposición fotográfica BOLOL.
Eva Diallo, artista suizo-senegalesa que ha participado en el festival Back to the Roots con su exposición fotográfica BOLOL.Laura Feal

Entre el público, varios miembros de la Asociación de Emigrados Repatriados de España de Saint Louis compartieron su experiencia migratoria y las difíciles condiciones de la vuelta. El músico Index, retornado de Francia, deploró las desigualdades presentes “incluso en el lenguaje” proponiendo autodenominarse “expatriados africanos de retorno” y reclamó que las ayudas sean más accesibles y “menos codificadas”, de modo que más gente vulnerable pueda beneficiarse de ellas.

Cultura como herramienta de hermanamiento y reflexión

No todo fueron debates, sino que los movimientos migratorios fueron también analizados desde otra óptica: la mirada de la artista suizo-senegalesa, Eva Diallo, plasmada en la exposición fotográfica BOLOL. Esta forma parte tanto del festival Back to the roots como del programa OFF de la Bienal de Arte Contemporáneo Dak’art 2022, que comenzó el 19 de mayo. En ella, Diallo presenta su recorrido por varios países, desde el Futa natal de sus dos primos migrantes, en Senegal, hasta el sur de Italia, donde vive actualmente uno de ellos.

La ruta que sugiere esta joven fotógrafa está llena de sensaciones y de un intenso universo cotidiano. “En esta vía por tierra, menos documentada que la del mar, la gente puede pasar días, meses o años en un lugar, donde al final, la vida pasa…” explica la autora, que completará la obra con la publicación de un libro de relatos de gente que ha ido encontrando en los diferentes países.

Por otra parte, el grupo formado por Wane y el batería y productor José Gómez, One Pac & Fellows, propició una serie de encuentros musicales entre artistas de diferentes ámbitos que compartieron mañanas de ensayos conjuntos y noches de conciertos públicos para mostrar su trabajo. En concreto, el francés Bongo White y el artista local Tex; el artista internacional Numoucounda Cissokho con los saintlouisianos Index y Mama Sadio y los propios One Pac & Fellows con la cantante Adam Sene. “El encuentro es parte de nuestros objetivos”, explica Birane Wane. “Y la música tiene mucha fuerza para unir pueblos”, agrega. Así, en el marco del programa, el grupo turista español pudo disfrutar de una clase de percusión y también de un sabar, baile popular de Senegal.

Medio ambiente, ahora y todo el año

El tercer eje del festival giró en torno al medioambiente, y se consolidó en varias actividades de limpieza con el grupo del viaje y un taller de economía circular para jóvenes de varios barrios de la ciudad. La idea es que sea “el comienzo de una campaña de sensibilización que dure el tiempo y a la que se adhieran las autoridades, para hacer actividades en los colegios, emitir anuncios por la televisión, etcétera”, detalla Birane Wane. “Hay una gran brecha entre los poderes públicos y las personas que tienen iniciativa. Falta mucha voluntad política para que mejore la gestión de basuras, uno de nuestros principales problemas, pero estamos dispuestos a seguir trabajando durante todo el año”.

La cita ya queda fijada para mayo 2023. Mientras tanto, podremos descubrir el nuevo álbum del grupo de One Pac & Fellows, previsto para los próximos meses y en el que se compartirán parte de las ideas que inspiraron este evento.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS