Ciclismo

Pedalear contra la covid-19

Dos ciclistas y profesionales de Radio ECCA han recorrido en siete días 681 kilómetros en bicicleta de montaña entre Loyola (Guipúzcoa) y Manresa (Barcelona) para promocionar otra forma de vivir el deporte menos superficial y más generosa

Una parte del recorrido de 'Ignatius 500', durante la ascensión al puerto de Aránzazu.
Una parte del recorrido de 'Ignatius 500', durante la ascensión al puerto de Aránzazu.Javier Bailén Llongo

Quién le iba a decir al humanista y pedagogo francés Pierre de Coubertin –padre del olimpismo moderno– que algo tan noble como el deporte se convertiría décadas más tarde en un gran negocio. Todo un fenómeno de masas donde millones de euros facilitan el rendimiento y el espectáculo, pero poco a poco disuelven sus valores iniciales y hacen del respeto, del esfuerzo y de la sana competitividad algo cada vez más secundario.

Más información

Con este deseo de recuperar el deporte en una versión más auténtica acaba de finalizar la “peregrinación” llamada Ignatius 500. Se trata, pues, de una iniciativa sugerente para entender el deporte orientado hacia la solidaridad antes que hacia el negocio. Para ello, dos ciclistas y profesionales de Radio ECCA han recorrido en siete días 681 kilómetros en bicicleta de montaña entre Loyola (Guipúzcoa) y Manresa (Barcelona) para promocionar otra forma de vivir el deporte menos superficial y más generosa.

En el recibimiento que les han hecho las autoridades manresanas se entremezclaba la extenuación por la dureza del relieve en plena ola de calor con la satisfacción por poder ayudar a tantas personas con su esfuerzo. No tienen el impacto del Tour de Francia ni de la Vuelta Ciclista a España, no obstante sí destacan el cariño y el reconocimiento de muchas personas a lo largo y ancho de la geografía por una gesta como esta.

La recaudación de esta particular carrera va destinada a la campaña Contigo Seguimos, cuyos fondos aliviarán por medio de becas la situación precaria de colectivos vulnerables golpeados por la pandemia

La recaudación de esta particular carrera va destinada a la campaña Contigo Seguimos del sector social de los jesuitas de España, cuyos fondos aliviarán por medio de becas la situación precaria de personas y colectivos vulnerables golpeados por la pandemia. De esto sabe bien Radio ECCA, que ya ofrece educación a distancia a más 40.000 personas en España y varios países del África Occidental, de entre los cuales la gran mayoría tiene serias dificultades para acceder a una formación en igualdad de condiciones. El año pasado el 70% de los alumnos fueron becados.

No podemos olvidar que en la idea inicial del humanista francés estaba la perfección espiritual a través del deporte y de la higiene. El ejercicio físico abarca varias dimensiones del ser humano y, por tanto, en función de cómo nos relacionemos con el entorno, así nos entenderemos a nosotros mismos. Para José María Segura, director de Radio ECCA, “el deporte es una herramienta fundamental para conectar gentes y lugares, pues es algo más que la pura actividad física, toca la esencia de la persona”. Por eso la ruta elegida fue el Camino Ignaciano, a través de cinco regiones, y que recorre los mismos lugares que pisó el místico Ignacio de Loyola hace ahora 500 años.

El equipo formado por dos ciclistas, Juan C. Atta y David Ramos, y dos comunicadores ha pasado por entornos despoblados como el desierto de Los Monegros o urbanizados como Logroño y Zaragoza, asimismo por puntos históricos como Laguardia y Cervera, artísticos como Lérida y espirituales y naturales como Aránzazu y Montserrat. “Nos ha gustado dar visibilidad a otros rincones de la península, y poder así no solo fomentar el turismo, sino unir pueblos y entornos desconocidos para la mayoría, aunque no por ello menos importantes”, afirma uno de los comunicadores de la experiencia.

“No dejar a nadie atrás”, la frase que se han repetido una y otra vez los organizadores, intenta ser algo más que un lema para estos tiempos inciertos; es una meta que se puede aplicar tanto en el deporte como en la vida. La pandemia no solo ha golpeado millones de hogares, también ha mostrado la necesidad que tenemos de relacionarnos de forma sana con el entorno y ha cuestionado el rol del deporte en nuestra sociedad del siglo XXI. Quién sabe si iniciativas como esta pueden ayudarnos no solo a estar más en forma, sino a conjugar al mismo tiempo solidaridad, deporte y espiritualidad y, sobre todo, a pedalear juntos contra la pandemia.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50