_
_
_
_
Red de redes
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Turismo en el infierno: “Yo lo viví (y tú no)”

Muchos tuiteros señalan a las víctimas del atentado en Afganistán, olvidando que la sociedad premia el exotismo. Viajar a Soria no luce igual en Instagram que bañarse en Goa

Las ruinas de Bamiyán, en Afganistán, donde fueron asesinados los tres turistas españoles.
Las ruinas de Bamiyán, en Afganistán, donde fueron asesinados los tres turistas españoles.STRINGER (EFE)
Rebeca Carranco

Empieza en el instituto, pero el camino se bifurca definitivamente en la universidad. Allí el mundo se divide entre quienes cuentan sus vacaciones de verano y quienes rehúyen la conversación porque se las pasaron trabajando. En las raras ocasiones en que las dos castas intiman, creyéndose iguales, algunos se sinceran y confiesan el complejo de no haber estrenado el pasaporte. Lo justo es recibir una respuesta bienintencionada, a la altura de tal candidez: “Mi abuela es la persona más cosmopolita que conozco y no ha salido de su pueblo”. Sobre todo, si la persona que lo dice acaba de relatar sus aventuras en una ONG en un país africano donde pilló la malaria y se enamoró de un americano que le cantaba I Don’t Want to Miss a Thing, mientras su interlocutor reponía cremas solares en un supermercado de costa.

Entre quienes pueden viajar, existen mil motivos para hacerlo: conocer sitios remotos, buscar una electricidad vital perdida, acumular sellos en el pasaporte, desconectar, huir del desamparo íntimo, mejorar un idioma, pasar página de una vida anterior, disfrutar unos días de fiesta lo más lejos posible de casa, no perder la curiosidad... La censora comunidad de X vive atrapada en esa pregunta desde el viernes, cuando tres turistas españoles (dos mujeres y un hombre) fueron asesinados en un tiroteo en Afganistán: “¿Qué se les ha perdido allí?”.

“Iban de turismo a ver el infierno y el infierno les devolvió la mirada”, escribe un usuario anónimo que acompaña su comentario con un vídeo de las imágenes posteriores al atentado. “Afganistán, ese pozo inmundo donde se venden niñas a depravados y el mundo mirando hacia otro lado. ¿Y aún hay turistas?”, lamenta otro tuitero, con una noticia enlazada de un reportaje de la CNN, publicado en noviembre de 2021, sobre la venta por sus padres de una niña de nueve años a un hombre de 55. “¿Qué tipo de persona con dos dedos de frente puede ir a Afganistán de turismo? Hay que ser muy imbécil o muy temerario”, resume el sentir generalizado otro usuario de X.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La periodista Mònica Bernabé, quien trabajó como corresponsal en el país, cuenta que cada año se conceden entre 50 y 60 visados para viajar a Afganistán, y que hay agencias especializadas en ofrecer paquetes para visitarlo, que cuestan entre 3.000 y 4.000 euros. Una de esas agencias es la del fotógrafo Aníbal Bueno, quien aclara en X que el grupo víctima del atentado en Bamiyán no formaba parte de un viaje organizado por su compañía, Last Places. Tampoco por la firma Ojo Nómada, según escribe @LethalCrysis. Ambas están especializadas en viajes a lugares no recomendados por el Ministerio de Exteriores español. “Aprendimos que no debemos juzgar la forma de vestir de una mujer ni decir que merecía una agresión sexual por ello. Quizá ahora tendríamos que entender que nadie merece lo que ha ocurrido por decidir viajar a un país”, pide Bueno en un tuit posterior, tras el revuelo en la red social por el atentado. “Eliminemos la culpabilidad de las víctimas”, añade. “Culpa no es lo mismo que responsabilidad. Ellos son responsables de su decisión de haber ido allí”, rebate otra tuitera.

Solo los supervivientes de la expedición podrán contar qué les llevó a Afganistán, y qué riesgos estaban dispuestos a correr para conocer el país. En X, el debate rehúye los matices, señala a las víctimas y olvida que la sociedad valora el exotismo, sobre todo de aquello que queda muy lejos. Viajar a Soria no luce igual en Instagram que bañarse en las playas de Goa. La autenticidad radica en hacer lo que casi nadie conocido ha hecho, en pisar lo que pocas veces los demás han pisado. En gritar al mundo: “Yo lo viví”. Y, sobre todo, tú no.

Sobre la firma

Rebeca Carranco
Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_