_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los videojuegos, al rescate de la religión

Me parece bien que mi hijo viva de espaldas a Cristo, pero no puedo tolerar que viva de espaldas al Cristo de Velázquez

Una visita escolar, ante el 'Cristo cucificado' de Velázquez, en el Museo del Prado.
Una visita escolar, ante el 'Cristo cucificado' de Velázquez, en el Museo del Prado.BERNARDO PÉREZ
Sergio del Molino

Recibí una educación militantemente laica, descreída y mundana. En el colegio, era uno de los dos o tres chavales raritos que cursábamos Ética. Mis padres me apartaron de las faldas de los curas y de los aromillas del incienso, pero yo aún crecí en una España donde lo religioso penetraba de forma natural. No hacía falta ir a misa ni tener una tía monja para saberse los sacramentos o la sinopsis de los evangelios. Como decía Max Aub de Buñuel, soy todo lo ateo que puede ser un español, que no es demasiado. En otras palabras: soy culturalmente católico.

Mi hijo no lo es. Hace tiempo que su madre y yo notamos que su desconexión religiosa era absoluta: vive en una casa laica, descreída y mundana, y todo en el catolicismo le resulta extraño, porque la cultura religiosa no se puede aprender en teoría. Se absorbe del aire, como la absorbí yo. Y si en el aire no hay partículas, la doctrina no entra. Nunca pensé que me fuera a preocupar algo así, pero sin una cierta familiaridad con el catolicismo, el arte, la poesía, la música y casi toda la cultura occidental se vuelven incomprensibles. Prueben a visitar el Museo del Prado con alguien que no sepa cómo fue concebido Jesús ni cómo murió: los cuadros no se entienden. Y a mí me parece bien que mi hijo viva de espaldas a Cristo, pero no puedo tolerar que viva de espaldas al Cristo de Velázquez.

Por suerte, la industria del videojuego ha venido a mi rescate, proporcionándole la educación religiosa que sus padres no hemos sabido darle. El otro día me enseñó Cult of the lamb (el culto del cordero), una simpática aventura que consiste en fundar una religión. Eres un corderito que va a ser sacrificado por los cuatro obispos, jefes de la fe antigua, pero en el último instante viene el demonio a salvarte y te encomienda una misión: crear un culto en su honor y cargarte a los obispos. El corderito recorre los niveles convirtiendo a personajes para su causa, como hacían san Pablo en Anatolia o Mahoma en Arabia, y liquidando a los herejes. Y así, entre espadazos y conversiones, mi hijo ha aprendido cómo nacen y crecen las religiones monoteístas y algunos partidos políticos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Me encanta que lo haya hecho en un videojuego notablemente violento, que escandalizará a los beatones antipantallas y a algún que otro abogado cristiano. Y la cosa funciona: después de matar a los obispos, a mi hijo ya le parecen menos abstractos los cuadros del Prado y la música de Bach.

Los caminos de la fe son inescrutables, hasta que te los vende Nintendo.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Sergio del Molino
Es autor de los ensayos La España vacía y Contra la España vacía. Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por La hora violeta (2013) y el Espasa por Lugares fuera de sitio (2018). Entre sus novelas destacan Un tal González (2022), La piel (2020) o Lo que a nadie le importa (2014). Su último libro es Los alemanes (Premio Alfaguara 2024).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_