_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Soy tan soberana como Mohamed VI

El racismo geopolítico se justifica a sí mismo aduciendo razones estratégicas o económicas que permiten a los líderes de izquierdas afirmar sin sonrojarse cosas como que en Marruecos no hay una dictadura sino una “cosoberanía” entre el pueblo y el rey

Agustín Santos Maraver, durante un mitin de Sumar, en Espacio Rastro, Madrid, el día 18.
Agustín Santos Maraver, durante un mitin de Sumar, en Espacio Rastro, Madrid, el día 18.Claudio Álvarez

Si no fuera por el apoyo y la complicidad de las grandes potencias occidentales, para quienes la democracia, la libertad y los derechos humanos son sagrados a menos que quienes aspiren a disfrutarlos sean cuatro moros o cuatro negros insignificantes, los regímenes arabo-islámicos habrían caído hace tiempo. El racismo geopolítico se justifica a sí mismo aduciendo razones estratégicas o económicas, que permiten a los líderes de formaciones de izquierdas afirmar sin sonrojarse cosas como que lo que hay en Marruecos no es una dictadura, sino una “cosoberanía” entre el pueblo y el rey, o que para qué van a votar en un referéndum los saharauis si ya no son los que eran hace 40 años. Estas declaraciones son de Agustín Santos Maraver, número dos de Yolanda Díaz por Madrid. Al hasta ahora diplomático también le parece exagerado definir como apartheid la situación de los palestinos, que lo que les pasa es que están en riesgo de que Israel les aplique un “estatus jurídico distinto”. Qué lejos queda el internacionalismo de la izquierda y su solidaridad con los damnificados de la tierra, qué neocolonialismo más cuqui, tan lleno de sonrisas y palabras bonitas.

Estoy por llamar a mis parientes de Marruecos y contarles la buena nueva que anuncia Santos: que no se preocupen si en esta fiesta del Eid las pasan canutas para comprar el pertinente corderillo y que no les importe la subida de precio de la odiada patata de consumo diario, que se sepan tan cosoberanos como su querido Príncipe de los Creyentes, aunque el hijo de Hassan II cuente con una fortuna valorada en 57.000 millones de dólares y ellos tengan que sudar el par de duros que necesitan para dar de comer a sus hijos. Cosoberanas deben de ser también las madres solteras cuyos hijos son considerados ilegales, las niñas dadas en matrimonios pederásticos, los homosexuales y las adúlteras perseguidos por ley o los activistas que siguen a la sombra por pedir trabajo, educación y sanidad. Los torturados en las cárceles y la prensa crítica asediada, todos están en las mismas que Mohamed VI. Ah, pero sigo leyendo la entrevista dada por Santos a Efe y descubro la razón de su miopía: es que “Rabat es un socio estratégico con el que tenemos que desarrollar espacios de coprosperidad”. Una coprosperidad muy blanca, muy europea, tan republicana, tan socialista y tan ecofeminista que se alía con las élites extractivas y opresoras en vez de hacerlo con el pueblo aplastado por el peso de la dictadura.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_