_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Mujer educada: mujer peligrosa

¿Responderán el Gobierno de EE UU y los países que dicen defender los derechos humanos y el feminismo ante este vergonzoso atropello de las libertades de las afganas?

Mujeres Afganistan
Mujeres en una universidad en Kabul, Afganistán.Xinhua vía Europa Press
Najat El Hachmi

Mi padre me dijo que las mujeres no podían trabajar fuera de casa, que era algo que prohibía el islam. Y yo, que a la callada llevaba tiempo documentándome sobre el de asunto, le respondí que si eso era así, ¿cómo se explica que la primera mujer de Mahoma, Khadija, fuera una rica comerciante que no solo trabajaba por cuenta propia, sino que además tenía empleado al mismísimo profeta? Como no se esperaba el golpe, mi padre se quedó desconcertado unos instantes, pero no tardó en darme la respuesta nada dialogante propia de los jefes de familia tradicionales: eso da igual, no puedes trabajar y ya está. Creo que fue uno de los momentos en los que debió pensar que educar demasiado a las mujeres puede resultar peligroso, nada que robustece más la insumisión contra las leyes injustas que disponer de datos, argumentos, lógica, pensamiento, acceso al saber.

Los talibanes, en su larga guerra contra las mujeres, han decidido expulsarlas de las universidades. Borradas ya de la esfera pública, no les quedaba más que desterrarlas de los espacios de adquisición de conocimiento, de las aulas donde puede fluir el pensamiento, transmitirse a las alumnas igual que a los alumnos. La autoridad basada en la fuerza no tolera que las hembras humanas piensen porque es muy probable que la razón las lleve a impugnar el sistema de dominación al que las están sometiendo. Aunque repitan sin cesar que está en nuestra naturaleza obedecer y callar, la sumisión expresa al varón, esta aparente claudicación de la propia voluntad, solo se consigue con un esfuerzo enorme y tenaz. Uno de los ejes principales de este esfuerzo consiste en amordazarnos, en obligarnos a callar mediante amenazas, violencia o coacción. Las mujeres afganas pedían socorro a las potencias occidentales, lloraban a lágrima viva cuando Biden las abandonó repentinamente a su suerte y lo hacían porque ya sabían lo que podían esperar de un Estado talibán: la misoginia llevada al extremo mediante la aniquilación simbólica y real de las condiciones necesarias para que la mitad de la población pueda seguir considerándose parte de la especie humana. Condenadas el exilio doméstico, ahora se corona este infame proceso de encierro con la prohibición de que pisen las aulas de la universidad. ¿Responderán el Gobierno de EE UU y los países que dicen defender los derechos humanos y el feminismo ante este vergonzoso atropello de las libertades de las afganas? ¿O seguirán como hasta ahora, en su cómoda y cómplice indiferencia?

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_