ANATOMÍA DE TWITTER
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Liz Truss, la libra y los tres millones de euros

Las turbulencias que azotan la economía británica y el debate en España sobre los impuestos y los ricos agitan las redes sociales

La primera ministra británica, Liz Truss.
La primera ministra británica, Liz Truss.Getty

No lleva ni un mes como primera ministra británica y Liz Truss ya ha conseguido que los mercados de divisas, economistas de prestigio y diputados, tanto de la oposición como de su partido, cuestionen su política económica. Sus planes de recortar impuestos a lo Margaret Thatcher (precisamente este lunes ha dado marcha atrás en su polémica medida para rebajar el tipo máximo del 45% que pagan los contribuyentes con ingresos superiores a 150.000 libras ante las críticas de su propio partido) y, a la vez, impulsar un aumento del gasto público histórico están detrás del hundimiento de la libra esterlina. La debilidad de una divisa simboliza muy bien la falta de confianza en un país, y la que inspira el Reino Unido no pasa su mejor momento (aunque la decisión de no llevar a cabo el recorte fiscal a las rentas altas ha dado un respiro a la libra, que subía esta mañana hasta máximos de una semana). En medio de la tormenta, muchos hacen terapia en las redes sociales recurriendo al humor, que no lo arregla todo, pero vuelve las penas más llevaderas.

Los memes sobre la política tory se multiplican. “Liz Truss comprobando el valor de la libra mañana por la mañana”, decía un tuit hace unos días con la foto de una concursante mostrando una caja en la que se lee “un penique”. “Liz Truss viendo caer la libra”, afirmaba otro, con una imagen de la premier con cara de susto contemplando cómo cae un objeto. “ÚLTIMA HORA: El cantante estadounidense 50 Cent [50 céntimos] anuncia que ahora desea ser conocido en el Reino Unido como 1 Pound [una libra]”, bromeaba la semana pasada un tercero con una imagen de los informativos de la BBC de fondo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El responsable de Parody Prime Minister, una cuenta de Twitter creada en 2019 para parodiar a Boris Johnson y que suma ya casi 200.000 seguidores, debió de pensar que la accidentada retirada de aquel resultaría muy perjudicial para su iniciativa viral, pero las bromas en torno a Truss le están dando de momento mucho juego. “Mi objetivo es traer un poco de alivio a estos tiempos cada vez más preocupantes”, cuenta en su blog. El 29 de septiembre, tuiteó irónicamente, haciéndose pasar, como suele, por la primera ministra: “¡Es genial ver que ‘Liz Truss’ es tendencia número uno en Twitter! Debe ser gente comentando cómo la confianza que da mi forma de gobernar, propia de una estadista, ha tranquilizado a la opinión pública y a los mercados”. Días antes, la libra se había desplomado hasta su nivel más bajo desde 1971 después de que el ministro de Economía, Kwasi Kwarteng, insinuara que no descartaba aprobar más recortes fiscales además de los ya anunciados. “Me acaban de informar de que le he costado a la economía británica 1.000 millones de libras cada hora desde que soy primera ministra”, afirma en otro tuit la citada cuenta, un mensaje con más de 3.000 me gusta.

La libra en sí misma está siendo objeto de bromas y comentarios ácidos sobre cómo lidiar con la crisis y cómo algunos inversores sacan tajada de su hundimiento. Basta con teclear #PoundSterling o #poundcrash en Twitter para comprobarlo.

El debate fiscal no sigue vivo solo en el Reino Unido. El anuncio del Gobierno de rebajar el IRPF para rentas bajas y medias y crear un impuesto que estará en vigor en 2023 y 2024 para patrimonios de más de tres millones ha suscitado todo tipo de comentarios en España. “Gente que llega de mala manera a final de mes, quejándose porque los megarricos van a pagar más impuestos. Está pasando...”, comenta una tuitera. ¿Tener tres millones es de ricos? “Me acaban de gritar en la tele que quien no tiene tres millones es porque no se los merece ni ha trabajado lo suficiente”, afirma un tertuliano en su cuenta de la misma red.

El hecho de que haya quien crea que tener tres millones resulta de lo más normal ha disparado la indignación... y las bromas: “¿A alguien más le pasa que no encuentra sus tres millones de euros o solo a mí?”, se pregunta una tuitera.

Las palabras “impuesto a las grandes fortunas” son tendencia; también “impuesto de solidaridad”, que es como lo ha bautizado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. A veces se mezclan estos conceptos con la palabra “inmoral”, que también se ha colado en el debate después de que la titular de Derechos Sociales, Ione Belarra, defendiera que dicho impuesto no es “inmoral”, como dice “la patronal catalana”.

Sobre la firma

Cristina Galindo

Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS