Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Fotos con alma

Fotoperiodista es quien cuenta la historia sin palabras. Hoy, en la era del todo vale si es barato, son especie en extinción en muchos medios

Enfrentamiento entre la Policía Nacional y los manifestantes de Rodea el Congreso, en septiembre de 2012.
Enfrentamiento entre la Policía Nacional y los manifestantes de Rodea el Congreso, en septiembre de 2012.Bernardo Pérez

Ayer vi a bebés de 10 kilos berrear de miedo en brazos de sus padres en su primer día de colegio. A padres maldiciendo la primera de esa sucesión de putadas también conocida como ley de vida. A viejos con todo el santo día por delante viendo pasar las prisas de los otros en los sillones de masaje de los centros comerciales. A políticos metiéndonosla doblada en todo tipo de foros. A un señor poniéndose ciego a langosta y a otro pidiendo de comer en la misma acera. Ayer vi sonrisas y lágrimas y belleza y fealdad y opulencia y miseria en el paisaje y el paisanaje. Ayer vi cosas extraordinarias y en cada cosa que vi había una foto de portada. Podría haberla hecho yo misma. O cualquiera. Quemar los megapíxeles del móvil, hacer un contrapicado dramático, pasarle un filtro a la instantánea y dármelas de reportera gráfica. Como si eso fuera ya no fácil, sino siquiera posible. Pero no. Eso es otra cosa.

Un fotoperiodista es un alma en pena y en vilo a la caza de almas ajenas. Un insatisfecho crónico porque la luz se ha ido, o no ha venido, o ha pasado o dejado de pasar una nube en el momento crítico. En tres décadas de plumilla he conocido a unos cuantos. Algunos, ansiosos, se sofocan cual novicias hasta que creen tener la foto. Otros, flemáticos, llegan, ven y vencen sin mover ni la ceja del ojo que guiñan. Ninguno está nunca contento y, cuando lo está, es casi peor, porque no hay quien lo aguante cantar las alabanzas de su arte. Fotoperiodista es quien cuenta la historia sin palabras. Un colega que lo mismo te hace un bache, que una guerra, que una operación salida de tráfico, que un retratazo psicológico en el que deja en cueros vivos al retratado más hermético. Hoy, en la era del todo vale si es barato, son especie en extinción en muchos medios. Demasiados languidecen con el culo atornillado a una mesa con una pantalla delante editando fotos de otros mientras rumian que ellos lo hubieran hecho más bonito, mejor, distinto. Bernardo Pérez, 66 palos entre pecho y espalda, es un gran jefe de esa tribu. Lleva casi medio siglo capturando la vida. Cuando, hace no tanto, sin comerlo ni beberlo o precisamente por hacerlo demasiado, le dio un jamacuco a ese corazón que no le cabe en el pecho pese a tener sitio de sobra, juró en la camilla que lo llevaba a toda leche al quirófano que, si salía de esa, se compraba una Harley King Road, valga la redundancia. Salió. Cumplió el juramento. A lomos de esa burra, de la que no se baja ni a tiros, llega cada semana a robarles el alma a los protagonistas de la entrevista de la contraportada de los domingos de este periódico. Hoy inaugura una exposición antológica en el festival Hay de Segovia. Yo no me la perdería.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS