columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ya no hay jefes

La textura de la autoridad actual es viscosa y el líder no viste como un jefe y reclama el tuteo

El CEO de Meta, Mark Zuckerberg.
El CEO de Meta, Mark Zuckerberg.Justin Sullivan (Getty Images)

El libro que estoy acabando de escribir me ha sumergido durante mucho tiempo en una época no muy lejana, pero que parece antiquísima. De tanto pasear por hemerotecas y archivos me he dado cuenta de que la generación de mis padres (los nacidos en las décadas de 1940 y 1950) tendrá muchos defectos, pero nadie puede reprocharle que no hablase claro. No me refiero a los llorones que echan de menos los chistes de mariquitas, subnormales y enanos (puesto todo en cursiva, para marcar mi distancia y repulsión con tales palabros), sino a algo mucho más sutil que solo puede apreciar quien se deje las pestañas y varias dioptrías estudiando periódicos viejos. Por ejemplo: hoy casi nadie dice campo, sino medio rural, y tampoco está bien visto llamar provinciano o regional a lo autonómico.

Me ha llamado mucho la atención el destierro que sufre la palabra jefe. Se ha proscrito tanto que ni yo mismo —que aún llamo campo al medio rural— la digo ya, y me he propuesto recuperarla. Hoy abundan los CEO, los dirigentes, los líderes, los responsables, los ejecutivos, los mandatarios, los directivos, los superiores e incluso los cabecillas, pero no hay jefes. Entiendo que palabras como amo o patrón, cuya semántica suena a chasquidos de látigo, hayan quedado borrados en una época donde ya no nos parece tan normal esclavizar a la gente, pero jefe es unívoca, bella y definitiva. Jefe remite a una autoridad clara que nadie cuestiona, ni siquiera quienes se oponen a ella. En la prensa de hace cuarenta años, los partidos políticos no tenían líderes ni dirigentes, sino jefes. Felipe González y Santiago Carrillo eran grandes jefes, y así se llamaban a veces a sí mismos. Jefe aludía a una realidad rotunda, y eso es un problema para los años que vivimos, que prefieren la ambigüedad.

Un líder no quiere ser jefe, por eso no viste como tal y reclama el tuteo. Mark Zuckerberg se niega a ponerse un traje porque no es un jefe, sino otra cosa que nadie sabe definir, y por eso es peligrosa. De un responsable o un dirigente se sabe que manda mucho, pero no cómo ni por qué. Su poder puede ser tan omnímodo como impreciso, y lo que no se puede definir tampoco se puede sustituir ni derribar. Más que líquida, como se define la posmodernidad, la textura de la autoridad actual es viscosa, como todos los eufemismos, por eso nadie puede tratar con ella sin pringarse.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí


Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS