Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Pedro Sánchez en el papel de Obi-Wan Kenobi ante el lado oscuro de la fuerza

El recurso del presidente a los intereses ocultos que quieren desestabilizarlo puede ser argumento para ‘Star Wars’, no para gobernar

Pedro Sánchez, antes de una rueda de prensa durante la cumbre de la OTAN en Madrid.
Pedro Sánchez, antes de una rueda de prensa durante la cumbre de la OTAN en Madrid.PIERRE-PHILIPPE MARCOU (AFP)

La debacle socialista en Andalucía hacía prever una reacción importante por parte de Pedro Sánchez ante lo que se vislumbra como un cambio de ciclo que puede poner fin abruptamente a su proyecto en breve. La autocrítica habría sido deseable, pero no llegó.

La cumbre de la OTAN en un momento tan dramático de la historia de Europa le ha permitido un respiro, y con razón. La imagen de los grandes líderes mundiales contemplando juntos obras de Rubens o Velázquez en el Museo del Prado mientras Putin viajaba a Turkmenistán para mostrar que él también viaja y que no está aislado habla por sí sola. España está donde debe estar, en la alianza que le corresponde por valores, por apuesta democrática y por intereses y en un momento de consenso tan acentuado que hasta las ejemplares Suecia y Finlandia se han apuntado mientras las voces opuestas desde la izquierda se van difuminando como un eco rancio de un pasado desbordado por la agresión de Putin. No hay dudas ahí: la cumbre ha sido un éxito, Sánchez puede ponerse la medalla y podemos celebrar que estamos donde hay que estar.

Pero la cumbre ha acabado y, como escribió Monterroso, al despertar el dinosaurio seguía allí. La política nacional vuelve a retomar el hilo argumental interrumpido y todos miramos los pasos del presidente en busca de señales de reacción. Y de momento no hay grandes alegrías.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El Gobierno ha tomado medidas contra la inflación y ha anunciado otras futuras, pero la angustiosa subida de los precios para cubrir las necesidades básicas se ha convertido en la ciénaga en la que van naufragando todas ellas. El propio Sánchez ha calculado que, de no haberse tomado estas medidas, la inflación habría escalado cuatro puntos más, un dato interesante para quien se fija en el IPC, pero que no aporta consuelo alguno a quien vigila el precio de los huevos en el supermercado.

Y en lo político, algunos importantes traspiés. La propuesta de reforma de la reforma judicial que el mismo Gobierno adoptó hace un año es otro bandazo difícil de comprender. El cuestionamiento de los datos del INE hasta forzar la caída del presidente tiene difícil justificación. Y el recurso del presidente a “intereses oscuros” que quieren desestabilizarlo es buen argumento para Star Wars y los jedis más convincentes que luchan contra las más devastadoras fuerzas imperiales, pero no para gobernar. Sánchez es presidente, no Ewan McGregor en el papel de Obi-Wan Kenobi.

Con este tipo de comportamiento da la impresión de que el PP solo debe sentarse a esperar para recoger su turno en el poder.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Berna González Harbour

Escribe en Cultura, es columnista en Opinión y analista de ‘Hoy por Hoy’, además de responsable de la newsletter EL PAÍS de la mañana. Ha sido enviada en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora al frente de varias secciones. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón', su último libro es ‘Goya en el país de los garrotazos’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS