Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Bienvenido, Mr. Biden

Muchos andaban con la mosca detrás de la oreja y esta semana se ha confirmado: desde los albores de su historia, España tiene un guionista asignado de oficio. Y el de las últimas décadas ha sido Luis G. Berlanga

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a la derecha, con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el museo del Prado el pasado miércoles.
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a la derecha, con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en el museo del Prado el pasado miércoles.Andrea Comas (AP)

Muchos andaban con la mosca detrás de la oreja y esta semana se ha confirmado: desde los albores de su historia, España tiene un guionista asignado de oficio. Y el de las últimas décadas ha sido Luis G. Berlanga, cuya muerte se fingió en 2010 para distraer las sospechas. Fue él quien le escribió los discursos a M. Rajoy y quien guionizó el Mundial que nos robaron. De su cabeza salieron el acento tejano de Aznar, los 56 segundos de independencia de Cataluña y el león come gamba de Masterchef. Ahora todo cuadra.

Por supuesto, también ha sido el autor de la cumbre de la OTAN en Madrid. De la escaleta, filtrada a la prensa, se ha extraído lo siguiente:

INT. DÍA, PALACIO DE LA MONCLOA: Sánchez, nervioso, se ajusta la corbata. Madrid ha sido elegida para anunciar entre risas la III Guerra Mundial, que Europa recibirá a 100.000 soldados americanos y que los yanquis nos exigen incrementar el gasto militar al 2% de nuestro PIB mientras nos las vemos y nos las deseamos para llenar la cesta de la compra.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

EXT. DÍA, JARDINES DEL MINISTERIO: El Ministro Albares se viene arriba en una entrevista y dice que la cumbre de Madrid será recordada como la Conferencia de Yalta del 45. Y tiene razón: las cumbres de aquellos tiempos, como la de El Cairo en el Egipto colonial británico, solían realizarse en regiones periféricas, países ocupados o tercermundistas, donde se esperaba que los indígenas trajesen los cafés a los que mandan. Este es el espíritu de la cumbre de Madrid, donde los capos aparcan sus carrozas en la peatonal Plaza Mayor para luego inflarse a comer ensaladilla Kiev en lugar de rusa frente a Las Meninas. Chúpate esa, Putin.

INT. DÍA, CAMA DEL PRESIDENTE: Pedro Sánchez sueña que le vuelven a liar la misma que en Marruecos, la de colocarle la bandera de España al revés, que es como se señala a los países invadidos. Como casi todas sus pesadillas, se hace realidad.

SECUENCIA ELABORADA: Las izquierdas de Yolanda y Errejón celebran con orgullo que un evento tan importante tenga lugar en Madrid. En sus reuniones debaten proponer que, a las próximas guerras imperialistas, mandemos a los soldados con uniforme arcoíris. La derecha ayusista, por su parte, también se alegra. Se olvidan de las libertades de los autónomos para abrir y de la faena que le hacen a los madrileños las restricciones de circulación. En un corrillo, Sánchez le explica a Biden que el par de comunistas del Gobierno ya no son comunistas. Que están a favor de la OTAN.

INT. DÍA, CAMA DEL PRESIDENTE: Sánchez sueña que llega la aviación yanqui. Y que, en vez de un tractor, nos lanza desde el cielo protección frente a las amenazas geopolíticas. Animado por su revelación onírica, le dice a Biden que habría que proteger Ceuta y Melilla, obviando que si Marruecos las invadiera sería con la ayuda del portaaviones Harry S. Truman y la quinta flota de la US Navy, como decía el exdiputado de Podemos Óscar Guardingo.

INT. DÍA, AEROPUERTO: Los yanquis, cuya comitiva sí que ha parado esta vez, se marchan. Y lo hacen dejando una Europa debilitada, política y económicamente. Alimentar, cuando no montar guerras al otro lado del globo, es una de sus especialidades junto con las hamburguesas y los tiroteos en institutos. Pero son sus costumbres y hay que respetarlas. Son sus normas y hay que acatarlas.

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Ana Iris Simón

Ana Iris Simón es de Campo de Criptana (Ciudad Real), comenzó su andadura como periodista primero en 'Telva' y luego en 'Vice España'. Ha colaborado en 'La Ventana' de la Cadena SER y ha trabajado para Playz de RTVE. Su primer libro es 'Feria' (Círculo de Tiza). En EL PAÍS firma artículos de opinión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS