COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Pablo Casado y el PP, como niños

Los terrenos de combate son a veces tan inanes que no definen el juego, sino a quienes pelean

Pablo Casado tras una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados, este martes.
Pablo Casado tras una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados, este martes.Eduardo Parra (Europa Press)

Recuerdo a dos hermanitos peleando una mañana de Reyes para dirimir quién se quedaba con un peluche de Dumbo. Cuando comprendieron que había dos exactamente iguales, pelearon por ver quién se quedaba con el primero que había asomado del paquete mientras el segundo nacía ya devaluado y sin captar su atención. Llegaron a las manos y acabaron arrebatándoselos con tal furia que no hubo manera de arbitrar cuál era de cada cual, lo que además daba igual. Los Dumbos quedaron para siempre marcados por esa particular versión del apropiacionismo.

Claro, que hablamos de niños de dos o tres años entre los que habitaba tanto la competencia más primaria como la capacidad de aliarse en pocos segundos contra todos los demás seres de la galaxia, incluidos sus padres, en un sentido de la defensa propia que incluía siempre al otro.

Viene esto a cuento de las peleas que hoy se libran entre políticos que no tienen tres años, precisamente. El caso más clamoroso ha sido el de las mascarillas en exteriores: la montaña de la conferencia de presidentes parió un ratón, pero el pequeño roedor logró reacciones tan feroces como si hubiera sido un león. Mientras Pedro Sánchez le iba restando importancia al añadir excepciones en campo y playa, Isabel Díaz Ayuso se la daba al salir en tromba contra la medida. Y el debate científico quedaba sepultado entre el ruido de peleas tan estériles como las que dejaban a Dumbo en el suelo.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Y el caso más reciente es el de la reforma laboral. Mientras los socios del Gobierno la cuestionan por escasa al no derogar por completo la de Mariano Rajoy, el propio Partido Popular se cierra a ella como si fuera bolivariana. ¿Y qué podemos deducir nosotros, simples legos en la materia? Al menos, tres cosas: 1) Si la CEOE la abraza, podremos entender que alguna ventaja tendrá para los empresarios. 2) Si Yolanda Díaz ―impresionante mujer que ha logrado el milagro de los pactos en una España enfrentada― la promueve, podremos entender que tendrá ventajas para los trabajadores. 3) ¿Y si el PP se opone, qué podemos entender? Ahí nos perdemos, responder a esto cuesta más. El PP se ha desdibujado tanto en sus posturas forzadas contra todo que, en el mejor de los casos, deducimos que Pablo Casado necesita pelear por el primer Dumbo sin darse cuenta de que hay Dumbos para todos.

Los terrenos de combate son a veces tan inanes que no definen el juego, sino a quienes pelean. Y algunos son como niños. @bernagharbour

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Berna González Harbour

Escribe en Cultura, es columnista en Opinión y analista de ‘Hoy por Hoy’, además de responsable de la newsletter EL PAÍS de la mañana. Ha sido enviada en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora al frente de varias secciones. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón', su último libro es ‘Goya en el país de los garrotazos’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS