_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Humanidad

En el final de 2021 nadie podrá quejarse de aburrimiento. Los acontecimientos, casi todos rodeados por una bruma funesta, se precipitan a una velocidad que cuesta trabajo procesar

Migrantes frontera entre Polonia y Bielorrusia
Migrantes en la frontera entre Bielorrusia y Polonia, el pasado 11 de noviembre,BelTA (Reuters)
Almudena Grandes

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

En el final de 2021 nadie podrá quejarse de aburrimiento. Los acontecimientos, casi todos rodeados por una bruma funesta, se precipitan a una velocidad que cuesta trabajo procesar. Algunos fracasos se diluyen ya antes de culminarse, como el fiasco de la Cumbre del Clima de Glasgow, de la que en el fondo nadie esperaba mucho más que una nueva demostración de egoísmo e insolidaridad. Luego está la fantasmagórica amenaza del Gran Apagón, la eterna tragedia de la factura del gas que no llega, y qué decir de la Navidad que nos espera. Ya se sabe que no habrá corderos suficientes porque no pudieron cebarse a tiempo, que tampoco habrá juguetes electrónicos bastantes porque faltan chips, que los precios subirán por las dificultades del transporte, en fin, todo un drama y veremos a cuánto nos salen los langostinos. Frente al nigérrimo decorado que nos ofrece el volcán de La Palma, algunas pinceladas de blanco, la determinación de unas mujeres políticas dispuestas a implicarse en un futuro mejor, las cifras del paro, la derogación ―o lo que sea― de la reforma laboral. ¿Algo más? Sí, una guerra. Europa está en guerra, pero no importa mucho porque las armas son seres humanos, munición vulnerable que sólo muere, pero no explota ni destruye los bienes de las multinacionales. Karim, un joven kurdo que huyó de Irak para acabar atrapado entre dos fronteras, quería emigrar a Alemania o al Reino Unido. Porque allí, afirma convencido, hay humanidad. Al leerlo se me saltaron las lágrimas, y todavía no sé por qué. No sé si es más terrible su ingenuidad o nuestro despiadado cinismo, esa falta de humanidad que él, seguramente, ni siquiera puede concebir. Es inconcebible que, ante una guerra, tanta gente invierta su tiempo libre en calcular la relación calibre/precio de los langostinos, pero hasta aquí ha llegado Karim soñando con la humanidad.


Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Almudena Grandes
Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_