Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Belarra rectifica: ahora debe explicarse

El ataque a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en el caso del diputado Alberto Rodríguez, ha sido el (efímero) episodio más grave de esta coalición

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, en el Palacio del Condestable de Pamplona, el pasado 21 de octubre, en Pamplona, Navarra.
La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, en el Palacio del Condestable de Pamplona, el pasado 21 de octubre, en Pamplona, Navarra.Eduardo Sanz (Europa Press)

Había cuatro opciones distintas y un solo resultado verdadero. O la líder de Podemos, Ione Belarra, rectificaba por su cuenta. O Yolanda Díaz la obligaba a enmendarse. O se iba a casa a provocar a su espejo. O el presidente del Gobierno tomaba cartas inapelables.

El ataque a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en el caso del diputado Alberto Rodríguez, ha sido el (efímero) episodio más grave de esta coalición. El problema político no era la presunta patada de Rodríguez. Ni el ritmo o tino de la respuesta de Batet. Sino Belarra, que calificó su actuación, mediante un tuit —ese rastrero modo político—, de “prevaricación”. Y promovió una querella contra la tercera autoridad del Estado.

El embate de Belarra afrentaba a los ministros podemitas del Gobierno, a quienes ocultó el movimiento. Atentaba desde el Ejecutivo contra el poder Legislativo, y pues, contra todo modo lógico de dirimir diferencias en un sistema basado en la división de poderes. Violaba el manual de respeto entre partidos asociados en un mismo equipo, acusando de cometer delito a una de sus más relevantes representantes institucionales. Ignoraba —esa típica ignorancia jurídica, ya acreditada en varias ocasiones—, que solo Rodríguez y no Podemos estaría legitimado para querellarse. Y desafiaba la autoridad del primer ministro.

Así que la cosa ha capotado enseguida. Rodríguez opta al fin por defender sus derechos ante el Constitucional, algo más normal que querellarse. Pero a Belarra no le bastará el sinuoso abstencionismo, su habitual far niente. Debe explicarse, y reconocer que anunciar una acción criminal contra la presidenta del Congreso era letal. Para estar en el Gobierno hay que saber estar. Y saber que un ministerio no es un poder omnímodo, ni un gobiernito en sí mismo. Y que la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, no practica “injerencias” (otra acusación ridícula) cuando actúa sobre problemas comunes: despliega su autoridad.

Incidentes así requieren cura urgente. Josep Lluís Carod-Rovira desafió el 4 de enero de 2004, como presidente accidental de la Generalitat, a su titular, Pasqual Maragall, ocultándole una visita en Perpiñán a Josu Ternera y otros dirigentes etarras. Tras múltiples dudas y pulsos entre ambos, dimitió casi un mes después, el 2 de febrero. La agonía de esa espera degradó brutalmente la credibilidad del mejor presidente catalán contemporáneo. Esta vez ha sido más rápido. Que no se repita.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS