Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Gestionar lo inevitable

A la lista de las lecciones de la pandemia deberíamos añadir aprender a tratar la conciencia de la muerte

Trabajadores del cementerio de Vila Formosa (São Paulo) entierran un ataud de un fallecido por covid-19.
Trabajadores del cementerio de Vila Formosa (São Paulo) entierran un ataud de un fallecido por covid-19.DPA vía Europa Press (Europa Press)
Más información
Brasil cierra marzo con 66.000 muertos, el mes más mortífero de la pandemia

En São Paulo están usando excavadoras para abrir fosas sin parar, también durante la noche. En un año en Brasil han muerto más de 380.000 personas, las que hubieran fallecido hasta 2045 si no hubiera habido pandemia. Los números son exponenciales y marean. Los enterradores veteranos lloran porque no dan abasto. No hay espacio ni tiempo para homenajes. Dice la rabina Delphine Hovilleur, la más conocida del judaísmo liberal en Francia, que las cifras de la covid-19 han secuestrado los rostros, los nombres y las historias. Ella misma, durante el confinamiento, recibió una llamada que la conmovió: desde el cementerio, un desconocido le pidió una oración para despedir a su padre, judío, porque ni él ni sus hermanos sabían hebreo. Sentada en su dormitorio, sin ponerles cara, les dictó unas palabras que ellos reprodujeron frente al ataúd. Según ella, los ayudó a sentirse vinculados a la generación anterior, a agarrar la cuerda de su propia historia.

La población no religiosa no tiene respuestas. Y así se van apagando millones de vidas en todo el mundo sin que nadie les dé un sentido. En estas circunstancias es lógico que las despedidas sean incompletas y los duelos, solitarios. Lo desconcertante es que no se hable de la muerte en sí. Los políticos se apoyan en el número de fallecidos para argumentar sus propios aciertos y señalar los errores del contrario. Pero a lo escatológico, lo incómodo y lo vertiginoso que tiene el final de la vida no se le dedica ni un minuto.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Después de la crisis de 2008 la gran obsesión fue la educación financiera. Se quería evitar que la gente firmara a lo loco contratos que no entendiera y que terminase cayendo en una espiral de deuda. La asignatura pendiente hoy es la pedagogía de la muerte. Enseñarles a los ciudadanos que un día termina todo. Sin embargo, lo que vemos, al menos en los países ricos, es un intento de embellecer lo inevitable: memoriales sobrios, jardines del recuerdo, praderas para pasear que parecen campos de golf. Cuanto menos triste es la estética, más dinero cuesta.

Tendremos que procesar culturalmente esta forma de morir y solo va a ayudarnos la filosofía. Es la única que lleva atinando con las preguntas desde los griegos. A la lista de las lecciones de la pandemia deberíamos añadir aprender a gestionar la conciencia de la muerte. Entender que, como decía Heidegger, se presenta en el ahora de la vida del hombre. @anafuentesf

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ana Fuentes

Periodista. Presenta el podcast 'Hoy en EL PAÍS' y colabora con A vivir que son dos días. Fue corresponsal en París, Pekín y Nueva York. Su libro Hablan los chinos (Penguin, 2012) ganó el Latino Book Awards de no ficción. Se licenció en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y la Sorbona de París, y es máster de Periodismo El País/UAM.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS