_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

África: yihadismo, demografía y género

La oleada de los salvajes ataques yihadistas en Mozambique, selladas con decapitaciones de niños y extranjeros, confirma los temores de un desplazamiento del epicentro del Estado Islámico desde Oriente Próximo hacia África

Desplazados tras el ataque a la ciudad de Palma llegaban al aeropuerto de Pemba el pasado 2 de abril.
Desplazados tras el ataque a la ciudad de Palma llegaban al aeropuerto de Pemba el pasado 2 de abril.JOAO RELVAS (EFE)

La oleada de los salvajes ataques yihadistas en Mozambique, selladas con decapitaciones de niños y extranjeros, confirma los temores de un desplazamiento del epicentro del Estado Islámico desde Oriente Próximo hacia África. La miríada de facciones derivadas de Al Qaeda y el ISIS han aprovechado la debilidad de los Estados del Sahel, las fronteras porosas y el regreso de miles de combatientes de Siria, para avanzar horizontalmente, extendiendo sus redes de Oeste a Este, desde el Golfo de Guinea en la costa atlántica hasta el Mar Rojo y el Océano Índico. Ahora, su presencia en Mozambique, amenaza con un contagio en vertical por Malawi, Tanzania y Zambia, que desestabilizaría la región, y podría alcanzar al continente europeo en su onda expansiva.

La opinión generalizada aconseja una acción que combine la colaboración en seguridad (control de fronteras e inteligencia compartida), un desarrollo educativo y económico que conduzca a la creación de oportunidades para las poblaciones locales, y la consolidación de instituciones políticas estables. Sin subestimar la importancia de atajar por igual la raíz ideológica del problema, el islamismo radical, que se nutre de las circunstancias materiales y contextuales. Con todo, falta una pieza central en el puzle que con frecuencia no se saca a colación, el elefante en la cacharrería, por adentrarse en el terreno de la ética y las tradiciones culturales: el crecimiento demográfico y la necesidad de implementar medidas de planificación familiar.

Se espera que para el 2050 el continente africano, el de mayor crecimiento demográfico del mundo, con una media de 5 hijos por mujer, habrá duplicado su población, pasando de 1.300 millones de habitantes a 2.500. Andrea M. Wojnar, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas en Mozambique, apunta a la relación entre la tasa de prevalencia de uso de contraceptivos, embarazos no deseados de adolescentes, pobreza, y un orden social patriarcal que sustenta la violencia de género. El Banco Mundial estima que reducir en un hijo la fertilidad de las mujeres de Mozambique, cifra que corresponde a sus aspiraciones, aumentaría un 31% en el PIB per cápita. La ayuda humanitaria y la cooperación al desarrollo, tienen que ir más allá de las necesidades inmediatas y los incentivos económicos y formativos, e incluir junto con la variable demográfica el apoyo a políticas de libre planificación familiar. No hacerlo redundará en el círculo vicioso en que se encuentran atrapados tantos países del continente vecino y que tienen una repercusión directa sobre Europa: desempleo, desafección política, guerras, penetración del yihadismo y su misoginia vandálica ―recordemos las niñas secuestradas por Boko Haram― y desplazamientos masivos. Sin olvidar la privación del derecho a la libertad reproductiva de las mujeres. Una política exterior feminista que se precie no puede ignorar esta realidad.@evabor3

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí


Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Eva Borreguero
Es profesora de Ciencia Política en la UCM, especializada en Asia Meridional. Ha sido Fulbright Scholar en la Universidad de Georgetown y Directora de Programas Educativos en Casa Asia (2007-2011). Autora de 'Hindú. Nacionalismo religioso y política en la India contemporánea'. Colabora y escribe artículos de opinión en EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_