Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Resaca

En los límites elásticos, casi gaseosos, de la insospechada realidad que acabamos de estrenar, los payasos, con sus fanfarronadas y sus chistes, su histrionismo y sus amenazas, no deberían seguir haciéndole gracia a nadie

Partidarios de Donald Trump durante el asalto al Capitolio de Estados Unidos, en Washington (EE UU), el pasado 6 de enero.
Partidarios de Donald Trump durante el asalto al Capitolio de Estados Unidos, en Washington (EE UU), el pasado 6 de enero.SAUL LOEB (AFP)

Si una resaca es una pequeña convalecencia, una convalecencia quirúrgica se parece, más que a otra cosa, a una gigantesca resaca. El último regalo que me hizo 2020 fue una operación que me obligó a decirle adiós desde una cama de hospital, y me privó de la oportunidad de felicitar a todos ustedes por haberlo dejado atrás. Volví a casa en los primeros días del nuevo año como si me moviera dentro de una pecera, una sensación de fragilidad misteriosamente acuática, capaz de diluir en apariencia las fronteras de la realidad. Y cuando estaba ya en mi butaca, cansada pero contenta, a salvo y tapada con una manta, se me ocurrió preguntarme qué estaría pasando en el mundo. Así, mientras esperaba reencontrarme con la sólida, previsible y tranquilizadora realidad, me tropecé con lo que a primera vista me pareció un desfile de aspirantes al casting de una película sobre los Village People —ríos de testosterona, braguetas marcapaquetes, pechos hirsutos y bisonte machote incluido— trepando por los muros del Capitolio como si fueran los nietos de Drácula, para avanzar después por los pasillos con los mismos trofeos, la misma actitud, de los bárbaros que saquearon Roma en el año 410. No recuerdo haber pasado una resaca peor en mi vida, sobre todo porque, a medida que iba conociendo los detalles, mi incredulidad crecía en lugar de disminuir. Pero que haya pasado lo que nunca iba a pasar, donde nunca iba a pasar y como nunca iba a pasar, no puede quedarse en una anécdota. En los límites elásticos, casi gaseosos, de la insospechada realidad que acabamos de estrenar, los payasos, con sus fanfarronadas y sus chistes, su histrionismo y sus amenazas, no deberían seguir haciéndole gracia a nadie. Porque el sueño de la razón produce monstruos.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Almudena Grandes

Madrid 1960-2021. Escritora y columnista, publicó su primera novela en 1989. Desde entonces, mantuvo el contacto con los lectores a través de los libros y sus columnas de opinión. En 2018 recibió el Premio Nacional de Narrativa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS