Columna
i

PSOE-UP… Gobierno de Colisión

Políticamente el asunto tiene interés, aunque el coste puede ser demasiado alto, enredando con la Corona o la separación de poderes

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, el pasado octubre en el Congreso de los Diputados, Madrid (España).
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, el pasado octubre en el Congreso de los Diputados, Madrid (España).EUROPA PRESS/E. Parra. POOL / Europa Press

Más que un Gobierno de coalición, éste es un Gobierno de colisión. O sea, un gabinete de dos fuerzas abocadas necesariamente a la confrontación más que a la cohabitación. Por supuesto, el grado de su confrontación es muy variable: de un tuit faltón a un pulso de Estado. Ha habido y hay de todo. Desde hace meses, pero sobre todo desde semanas atrás, en Podemos, y también en el PSOE, han vaciado el cargador: el Rey, Sáhara y las relaciones con Marruecos, salario mínimo, inmigración, desahucios, cortes de luz y agua… No es fácil determinar cuándo es real o ficción, aunque no es difícil intuir que siempre hay teatralización. De momento han logrado que los analistas consuman menos energía en la bronca Gobierno-Oposición —clásico más o menos tedioso contra una derecha todavía capaz de miopías cerriles como la eutanasia— que en la bronca Gobierno-Gobierno, fenómeno más insólito y esperpéntico.

Hay algo seguro, y no importa cuánto sea ficción y cuánto real: uno de ellos perderá en este juego, quizá los dos. De momento ambos se enfrentan a la necesidad de convertir esa confrontación en un relato rentable. Iglesias insiste en presentarse como el genuino paladín del progreso social enfrentado a la resistencia socialdemócrata de un PSOE demasiado reacio a romper con el statu quo de los privilegiados. Eso encaja en la lógica populista de buenos y malos sin demasiados matices, apelando a las emociones primarias. Claro que no parecen engañar a nadie, o cada vez a menos. Tocan fondo en las encuestas, y la última de GAD3 ha sido demoledora: UP apenas superaría a Esquerra, reducido a la mitad de Vox. De más de setenta a apenas veinte, partido de rango menor, mientras parece nutrir a grupos como ERC o Bildu, a los que ha dado wild card a la Dirección del Estado. En el PSOE se mantienen en su estrategia de partido institucional que sobrelleva el incómodo peaje de unos socios chuscos, pero inevitables. No es fácil evaluar el descontento que pueda generar internamente. Sánchez ha vaciado las instancias orgánicas de debate en el partido.

En esta mecánica del Gobierno del Colisión hay mucho de wrestling, esa modalidad de lucha libre coreográfica que funciona como performance de pocos golpes y mucho teatro. Políticamente el asunto tiene interés, aunque el coste puede ser demasiado alto, enredando con la Corona o la separación de poderes. En todo caso, el país no está para teatro. Ya resulta insoportable que mueran decenas de miles de compatriotas mientras la oposición sigue erre que erre con su instinto oportunista del no a todo; pero que estén muriendo esas decenas de miles de compatriotas y los dos partidos del Gobierno, responsables de la gestión pública de los recursos del Estado, estén enredados en batallitas coreográficas para disputarse los réditos del poder, eso sí que nos retrata en el género del esperpento tan definitoriamente español.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50