Columna
i

Balcanismos

Para la mayoría de españoles, y una buena parte de europeos occidentales, la región sigue siendo percibida como exótica y desconocida, salvaje y melancólica, indómita y anclada en el pasado

Un hombre está sentado en la fortaleza de Kalemegdan, en Belgrado, Serbia, el pasado 19 de septiembre.
Un hombre está sentado en la fortaleza de Kalemegdan, en Belgrado, Serbia, el pasado 19 de septiembre.MARKO DJURICA / Reuters

Desde que terminó la guerra que desmembró la antigua Yugoslavia, la sombra vergonzante de la inutilidad comunitaria sigue flotando en la conciencia de la Unión Europea. Mientras, el conflicto entre Serbia y Kosovo va camino de la congelación y la eterna promesa de adhesión parece disolverse en el aire....

Lo más visto en...

Top 50