Análisis
i

El tambor de hojalata

Crecer para ERC es ganar. Con su personalidad y sus ideas pero sin los redobles de la confrontación permanente, de las elecciones plebiscitarias, del legado del 1-O o de la enigmática república por hacer

Quim Torra se refiere a Pere Aragonès durante su discurso institucional tras ser inhabilitado.
Quim Torra se refiere a Pere Aragonès durante su discurso institucional tras ser inhabilitado.Marta Pérez / EFE

¿Querrá? ¿Podrá? Esquerra Republicana tiene cuatro meses para superar su eterna adolescencia. Tiene las encuestas a favor. Goza de una oportunidad única desde la presidencia del Gobierno catalán para marcar la diferencia. La fuerza de la palabra no admite límites. Por minúsculo que sea el margen, quien tiene en política el poder de la palabra, aun sin tener el poder, lo tiene todo....

Lo más visto en...

Top 50