_
_
_
_

Las últimas horas del campamento de UCLA: “Estamos dispuestos a resistir hasta que termine la ocupación de Gaza”

Cientos de policías entran en la universidad de Los Ángeles, preparados para desmontar la protesta universitaria propalestina solo 24 horas después de que los estudiantes fueran atacados por simpatizantes proisraelíes

Manifestantes y policías se enfrentan en el campus de UCLA este jueves.Foto: DAVID SWANSON (REUTERS) | Vídeo: EPV (AP)
Luis Pablo Beauregard

La bandera palestina ondeaba en la mañana del miércoles en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). El símbolo de resistencia de las protestas estudiantiles contra la guerra en Gaza tenía las horas contadas. Una trifulca iniciada por un grupo proisraelí la noche del martes contra el campamento propalestino elevó al máximo la tensión. “Fue un ataque inesperado y sin precedentes”, contaba Alicia Verdugo, una estudiante de Sociología de 20 años que vivió el choque y quien está allí para exigir al Gobierno que deje de invertir en el conflicto mediante la ayuda a Israel. “El dinero de nuestras colegiaturas es el mismo que compra bombas para acabar con Gaza”, señala. Sus compañeros fueron golpeados, rociados con gas pimienta, químicos para ahuyentar osos e incluso fuegos artificiales fueron dirigidos hacia sus tiendas de campaña. La policía tardó varias horas en actuar, una respuesta que ha sido ampliamente criticada.

La movilización estudiantil registrada en Estados Unidos en solidaridad con Gaza, se ha saldado con la detención de más de 1.300 estudiantes en las últimas dos semanas, según un recuento del New York Times. Han habido protestas en más de 25 campus repartidos en al menos 21 Estados.

El campamento, este miércoles por la tarde.Foto: MIKE BLAKE (REUTERS) | Vídeo: REUTERS

El choque registrado el martes en uno de los centros educativos más importantes de California obligó a los responsables de la universidad a seguir los pasos de Columbia, donde la policía neoyorquina desalojó en la noche del martes el campamento estudiantil. La UCLA canceló las clases para este miércoles y jueves. Hacia las seis de la tarde los altavoces de la universidad reprodujeron un mensaje de la policía que declaraba ilegal la protesta y amenazaba con arrestar a quien no abandonara el sitio. Horas después, cientos de policías con cascos descendieron al campus, preparados para desalojar la acampada. Algunos manifestantes se colocaban cascos, gafas protectoras y máscaras respiratorias ante la inminente redada, según informaba Reuters.

Los estudiantes llevaban todo el día preparándose para este desenlace, el mismo que han seguido la mayoría de protestas en todo Estados Unidos. “Estamos dispuestos a resistir, a revivir una y otra vez lo que vivimos anoche hasta que termine la ocupación de Gaza”, señaló en la tarde del miércoles una de las portavoces ante el aplauso de cientos de estudiantes, que acudieron a escuchar una conferencia de prensa tras los hechos de la madrugada. “Intifada Revolution, there is only one solution [Intifada y revolución, son la única solución]”, gritaban los integrantes de la manifestación.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La rueda de prensa tuvo también otra audiencia: un fuerte despliegue policial. Este fue creciendo a lo largo del día anunciando lo que venía. Llegaron primero varios agentes antidisturbios de la Policía de Los Ángeles. Por la tarde del miércoles, decenas de patrullas de la corporación estatal, la California Highway Patrol, estaban aparcadas en las instalaciones de la universidad pública. Las cajuelas abiertas para que los cascos y rifles de balas de goma fueran de fácil acceso.

”¿Dónde estaban anoche?” [en referencia a la trifulca iniciada el martes por el grupo proisraelí], le gritaba a los uniformados un estudiante mientras los grababa con una cámara de video.

La lenta reacción de la policía ha sido duramente criticada. El gobernador Gavin Newsom la calificó de “inaceptable” y exigió respuestas a los responsables. “Llegaron sobre las tres o cuatro de la madrugada. Estuvieron aquí durante una hora y 20 minutos antes de movilizarse. Estaban allá detrás...”, señala Kaia, una investigadora graduada el año pasado de la universidad que formó parte del campamento.

Karen Bass, la alcaldesa demócrata de la ciudad, ha solicitado una investigación de lo ocurrido en el campus y ha prometido dar con los responsables de la violencia. “Los involucrados en el uso de fuegos artificiales dirigidos a los manifestantes, quienes utilizaron químicos y golpearon a otros serán encontrados, arrestados y procesados”, ha indicado Bass en un comunicado.

Campamento propalestino UCLA
Un manifestante pro-Palestina se encara con un policía, en las primeras horas de este 1 de mayo, en la universidad de Los Ángeles.Ethan Swope (AP)

Tras el anuncio de desalojo, los estudiantes se volcaron a las redes sociales en busca de apoyo. “Necesitamos cuerpos para evitar que nos barran. Esto es de alto riesgo. Solo vengan si están preparados”, escribió el movimiento en Instagram. Muchos se apuntaron con un marcador en el antebrazo, un teléfono de ayuda legal en caso de ser detenidos.

Por la mañana del miércoles, casi nada quedaba de la trifulca que aceleró el fin del campamento. Un espeso silencio reinaba sobre el jardín principal de UCLA, ubicado entre la biblioteca principal y Royce Hall, una sala de conciertos para casi 2.000 personas construida a la imagen de la iglesia de San Ambrosio de Milán. Los estudiantes del campamento, todos con mascarillas sanitarias, reforzaban el perímetro de seguridad con tablones y estibas de madera que fueron donados por los simpatizantes del movimiento. El canto de los pájaros solo era interrumpido por numerosos helicópteros, de la policía y los canales de televisión, que vigilaban desde el aire el asentamiento.

“Hoy en la mañana, a algunos todavía les dolían los ojos por los químicos que nos lanzaron”, aseguró Verdugo en referencia al amanecer del miércoles. Kaia indicó que un centenar de personas fueron rociadas con gas pimienta y otras sustancias y que al menos 25 personas recibieron atención en hospitales. No hay cifras independientes que corroboren esto. El Departamento de Bomberos informó de que un joven de 26 años también fue atendido por paramédicos tras recibir una herida por un golpe en la cabeza.

Los estudiantes no saben qué grupo ha sido el responsable de la violencia. Alicia Verdugo apuntó, sin nombrar, “a un grupo sionista” que recaudó una fuerte cantidad de dinero para servir de contrapunto al campamento propalestino. Esta se manifiesta en una gigantesca pantalla, vigilada por un par de hombres de seguridad 24 horas al día, que proyecta imágenes de los judíos secuestrados por Hamás el 7 de octubre de 2023. El sistema audiovisual tiene una ominosa presencia para los estudiantes. De allí comenzó a salir música a muy alto volumen que precedió los golpes.

Campamento propalestino UCLA
La pantalla montada por un grupo proisraelí, vista el 29 de abril en el campus.Jae C. Hong (AP)

Los hechos del miércoles atrajeron a varios curiosos que quieren ver con sus propios ojos el movimiento que aflora en las universidades estadounidenses. Uno de ellos era Will, de 25 años. Originario de Chicago y en la ciudad desde hace un año. Este miércoles era el único que mostraba su solidaridad con Israel ondeando una bandera con la estrella de David. “No es el mejor momento, lo sé. Pero estos campamentos están mal. Todos tienen derecho a expresarse, pero cuando cierras parte de la universidad y afectas las clases y a cosas e intimidas a individuos, cuando la gente canta abiertamente que quiere muertos a los judíos... todo tiene un límite”, aseguró.

Pero entre los estudiantes propalestinos había determinación. “No planeamos irnos a ningún lugar. Estamos aquí por la gente de Gaza. Es mucho peor para la gente de Palestina. Recordarnos por qué estamos aquí nos ha permitido ser resilientes”, decía Kaia.

Campamento propalestino UCLA
Manifestantes bloquean la entrada a un edificio del campus, este miércoles por la tarde en Los Ángeles.Jae C. Hong (AP)

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_