_
_
_
_

La comunidad internacional urge a evitar otra escalada en la región tras el ataque de Irán a Israel

Los líderes europeos y occidentales condenan la agresión de Teherán pero piden contención a todas las partes para no agravar el conflicto

Manifestación en Berlín en solidaridad con Israel tras el ataque con drones y misiles de Irán
Manifestación en Berlín en solidaridad con Israel tras el ataque con drones y misiles de Irán, el domingo 14 de abril.Annegret Hilse (REUTERS)

Europa y sus aliados han condenado sin ambages este domingo el ataque de Irán contra Israel, una agresión sin precedentes que, como han advertido sus líderes políticos, amenaza con extender más aún el conflicto regional desatado tras el ataque de Hamás de octubre y la contraofensiva israelí en Gaza, que también han instado a concluir. De ahí que la condena haya ido acompañada en la mayor parte de las declaraciones políticas de un llamamiento urgente a todas las partes a ejercer la máxima “contención”, preocupados como están los máximos responsables europeos y occidentales por la posibilidad de una escalada en la región que lleve a un nuevo baño de sangre.

Reunidos de forma virtual este domingo, los líderes del G-7 han “condenado enérgicamente” el ataque iraní y han reiterado su “pleno apoyo a la seguridad de Israel”, según una declaración conjunta emitida por la presidencia italiana de turno. Los mandatarios de Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Estados Unidos, así como de la UE —que participa en los encuentros— han insistido también en “la necesidad de evitar una mayor escalada, invitando a las partes a abstenerse de acciones destinadas a exacerbar la tensión en la región”, para lo que llaman también al “fin de la crisis en Gaza” mediante un “alto el fuego” unido a la “liberación de rehenes” de Hamás y el acceso de la “ayuda humanitaria a la población palestina”.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha indicado en una declaración tras su participación en el G7 que Bruselas va a “reflexionar sobre sanciones adicionales contra Irán”, que estarán dirigidas “específicamente a sus programas de drones y misiles”.

Muestra de la gran inquietud internacional por una extensión del conflicto que, como ha advertido Alemania, puede “incendiar” más aún toda la región, es la multitud de citas de urgencia que el ataque ha provocado. Además del G-7, este domingo se reúne de emergencia el Consejo de Seguridad de la ONU, mientras que el alto responsable para Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha convocado a un encuentro virtual el próximo martes a los ministros de Exteriores de la Unión para “contribuir a la desescalada y a la seguridad en la región”, según ha dicho en X (antiguo Twitter) el jefe de la diplomacia europea. La cada vez más compleja situación en Oriente Próximo ocupará también parte de la agenda de los jefes de Estado y de Gobierno que se reúnen de nuevo esta semana en Bruselas, pese a que inicialmente la cita estaba dedicada sobre todo a aspectos económicos, ha anunciado también este domingo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

En un comunicado emitido en nombre de toda la UE, otra muestra de los esfuerzos por mandar un mensaje unívoco en esta materia, Borrell ha dicho que la Unión “condena en los más duros términos” los ataques, que suponen una “escalada sin precedentes y una amenaza a la seguridad regional”. La UE “reitera su compromiso con la seguridad de Israel” aunque, a la par, subraya que, “en esta situación regional altamente tensa, una nueva escalada no va en interés de nadie”, por lo que llama a “todas las partes a ejercer la máxima contención”. En declaraciones a RTVE, Borrell ha insistido en que “hay que controlar el proceso ‘in crescendo’ de ‘yo ataco, tú atacas’. Puede provocar una guerra regional de alta intensidad que desestabilice completamente la región y que nos impida acabar con la guerra en Gaza”, ha advertido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Desde el comienzo de los ataques, en la noche del sábado al domingo, los máximos responsables de Bruselas han centrado sus esfuerzos en frenar una escalada y un consecuente “nuevo derramamiento de sangre”, como dijo Michel. Von der Leyen también ha instado a “todos los actores a trabajar para restaurar la estabilidad en la región”. El temor compartido es que, como manifestó la presidenta de la Eurocámara, Roberta Metsola, haya “más caos en Oriente Medio”.

La OTAN pide moderación

También la OTAN pide “moderación” para que el conflicto en Oriente Próximo “no se descontrole”: “Condenamos la escalada de Irán; hacemos un llamamiento a la moderación; y seguimos de cerca la evolución de los acontecimientos. Es vital que el conflicto en Oriente Próximo no se descontrole”, ha declarado la portavoz de la Alianza, Farah Dakhlallah.

Superados los seis meses de ofensiva en Gaza, la preocupación por una mayor escalada del conflicto en Oriente Medio provoca escalofríos en una Europa amenazada también por la guerra rusa en Ucrania. Más allá de la condena, con mayor o menor contundencia, al ampliamente considerado “injustificable” ataque iraní, como han subrayado muchos mandatarios en mensajes, los líderes europeos han coincidido ampliamente a la hora de reclamar, a todas las partes, una desescalada de la tensión.

“La respuesta de todos los líderes internacionales exige responsabilidad y contención. Debemos aprender de la historia y hallar una forma de resolver los conflictos por la vía diplomática, evitando a toda costa una escalada aún mayor”, ha subrayado el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, al condenar el ataque iraní. También la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, ha declarado su “profunda preocupación por una mayor desestabilización de la región” y ha asegurado que se está “trabajando para evitarla”.

“Alemania va a hacer todo lo posible para que no se produzca una nueva escalada en Oriente Medio. No podemos más que advertir a Irán”, ha asegurado por su parte el canciller Olaf Scholz. En un primer mensaje, Scholz había advertido a Teherán de que su acción podía provocar un “incendio” en la región. En similar tono, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha acusado a Irán de intentar “desestabilizar la región” y, como Scholz, ha subrayado su “solidaridad con el pueblo israelí”, a la par que ha asegurado, al hilo del mensaje compartido por Europa, que “Francia trabaja con sus aliados en la desescalada y llama a la contención”.

El tono de Scholz y del presidente francés, Emmanuel Macron no ha gustado a Teherán, que ha llamado a consultas a los embajadores de Francia, Alemania y Reino Unido ante su “postura irresponsable” frente a los ataques de Teherán contra Israel, según la agencia semioficial iraní ILNA. Previamente, el primer ministro británico, Rishi Sunak, había acusado a Irán de “sembrar el caos en su propio patio trasero”. También su par belga, Alexander De Croo, ha recordado que Irán es un “conocido patrocinador del terrorismo”. El jefe de Gobierno belga, cuyo país ostenta este semestre la presidencia de turno del Consejo de la UE, se ha unido al llamamiento a “todas las partes a mostrar contención” y ha reiterado la urgencia de un “alto el fuego inmediato” en la región que, ha subrayado, es necesario “desde hace mucho tiempo”.

La llamada a la contención también ha resonado en el Vaticano, donde el papa Francisco ha pedido evitar una “espiral de violencia” en Oriente Próximo. “Hago un sincero llamamiento a detener cualquier acción que pueda alimentar una espiral de violencia que eleve el riesgo de arrastrar a Oriente Próximo a un conflicto aún mayor”, ha dicho en un mensaje a los peregrinos en la Plaza de San Pedro, en el que también ha pedido un alto el fuego en Gaza y negociaciones para permitir la entrega de ayuda humanitaria al enclave.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_