_
_
_
_
_

Ucrania advierte de que caerá ante Rusia sin la ayuda militar de Estados Unidos

Zelenski avisa de que se producirá “un baño de sangre” si no recibe los fondos que ahora están bloqueados por los republicanos en Washington

Guerra de Rusia en Ucrania
Una mujer lloraba este martes ante el cuerpo de su hijo, muerto en combate con tropas rusas, en una ceremonia en Kiev.Alina Smutko (REUTERS)
Cristian Segura

Lo que era inquietud a finales de 2023, ahora es desesperación. Las autoridades ucranias están cada día más angustiadas por el retraso del paquete de ayuda militar de más de 50.000 millones de euros que aprobó el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. El Partido Republicano bloquea esta partida en el Congreso desde hace medio año, bajo la influencia del expresidente Donald Trump. El jefe de Estado ucranio, Volodímir Zelenski, subrayó este martes en el diario alemán Bild que sin el apoyo estadounidense, Rusia terminará con su país: “Todo será destruido. Morirá mucha gente, será un baño de sangre, hablamos de cientos de miles de víctimas”.

Zelenski se refería de esta forma dramática sobre todo a la progresiva carencia de munición para los sistemas de defensa antiaéreos que protegen las ciudades ucranias. La llamada de Zelenski y de su Gobierno es, en concreto, para que Washington aporte más baterías antiaéreas Patriot. “Dennos los malditos Patriot”, exclamó el 25 de marzo en Politico el ministro de Exteriores ucranio, Dmitro Kuleba.

Hay una estadística que muestra el empeoramiento de la situación: las Fuerzas Aéreas Ucranias interceptaban de media en 2023 un 80% de los misiles de largo alcance disparados por Rusia; este año, el porcentaje ha caído al 60%. Esto está permitiendo que, desde marzo, el ejército invasor destruya sistemáticamente el sistema energético ucranio. El ministro de Energía del país, Herman Galushchenko, indicó el 8 de abril que las Fuerzas Aéreas rusas han dañado en las últimas semanas el 80% de sus centrales térmicas y más de la mitad de las hidroeléctricas. En la madrugada de este miércoles, drones y misiles rusos volvieron a atacar subestaciones eléctricas en las ciudades de Odesa y Mikolaiv.

El trumpismo se opone a destinar más millones a Ucrania porque considera que es una guerra perdida y que el dinero debe ser invertido en fortificar las fronteras estadounidenses

Destacados medios ucranios han abierto este miércoles sus ediciones con una noticia que añade más pesimismo, publicada por el diario The Guardian: el ministro de Exteriores británico, David Cameron, cenó el martes con Trump y no le convenció para desbloquear la asistencia militar para Kiev. The Guardian añadía que Cameron ni siquiera consiguió que el Partido Republicano le concediera una reunión con el republicano Mike Johnson, presidente del Congreso estadounidense. Johnson tiene potestad para llevar a votación el paquete de ayuda para Ucrania, que va acompañado de asistencia militar para Israel y Taiwán. Johnson aseguró a principios de abril que esta semana podría desbloquearse la cuestión, pero congresistas republicanos fieles a Trump han amenazado con instigar su destitución si lleva la propuesta de Biden a votación.

El trumpismo se opone a destinar más millones a Ucrania porque considera que es una guerra perdida y que el dinero debe ser invertido en fortificar las fronteras estadounidenses. El Gobierno ucranio ha filtrado a los medios que está dispuesto a que la ayuda sea mediante créditos, endeudando las arcas públicas pese a que, sin la financiación de la Unión Europea, el Estado ucranio estaría hoy en bancarrota.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Las Fuerzas Armadas Ucranias insisten en la debilidad de su arsenal: la artillería rusa cuenta con seis veces más munición que la ucrania

The Washington Post informó el 7 de abril de que Trump tiene un plan para terminar la guerra concediendo al líder ruso, Vladímir Putin, la soberanía de la península de Crimea y la región de Donbás. Zelenski respondió desde Bild calificando las propuestas del expresidente estadounidense de fantasía: “Aquí estamos hablando de la vida de la gente, no podemos hacer bromas ni asumir riesgos”. El equipo de Trump desmintió la veracidad de la noticia, aunque no sería un planteamiento inusual: cada vez hay más voces en el ámbito político y militar internacional que dan por hecho que la guerra terminará con concesiones ucranias. Zelenski no duda de que Putin solo busca desintegrar el Estado ucranio y no se detendrá en conquistar un 20% del territorio del país invadido.

Las Fuerzas Armadas Ucranias insisten en la debilidad de su arsenal. La artillería rusa cuenta con seis veces más munición que la ucrania, y el control del cielo por parte del invasor le está permitiendo que sus aviones bombardeen posiciones en el frente con más facilidad. Zelenski habló el 29 de marzo sin tapujos sobre la situación en la primera línea de guerra, en The Washington Post: “Si no tenemos el apoyo de Estados Unidos, quiere decir que no tenemos defensas antiaéreas, no tenemos misiles Patriot, no tenemos inhibidores contra la guerra electrónica, no tenemos munición de artillería. Quiere decir que iremos hacia atrás, retrocediendo, paso a paso”.

El principal temor ucranio es una victoria de Trump en las elecciones presidenciales estadounidenses el próximo noviembre. La alternativa no es otra que Europa, como escribía el 5 de abril en el medio LB el director del Instituto Diálogo para Estudios Sociales y Políticos, Andrei Miseliuk: “Por primera vez desde la creación de la OTAN, Europa debe preparar su defensa sin el paraguas 100% seguro de Estados Unidos”. “Es un problema muy grande que en Estados Unidos no superen sus diferencias nacionales. Debemos prepararnos para nuestra propia defensa”, dijo el 21 de marzo Sandra Kalniete, exministra de Exteriores de Letonia y antigua comisaria de la Comisión Europea, en el Foro de Seguridad de Kiev.

El problema para Ucrania es que no puede esperar hasta que Europa supla el papel militar estadounidense. “Si el Congreso [de EE UU] no ayuda a Ucrania, perderemos la guerra”, dijo Zelenski en un discurso del 7 de abril, “y si Ucrania pierde la guerra, otros países serán atacados”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Cristian Segura
Escribe en EL PAÍS desde 2014. Licenciado en Periodismo y diplomado en Filosofía, ha ejercido su profesión desde 1998. Fue corresponsal del diario 'Avui' en Berlín y en Pekín. Desde 2022 cubre la guerra en Ucrania como enviado especial. Es autor de tres libros de no ficción y de dos novelas. En 2011 recibió el premio Josep Pla de narrativa.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_