_
_
_
_
_

Macron denuncia que el embajador de Francia en Níger es “rehén” de la junta militar

Los golpistas impiden el suministro de alimentos al diplomático, que recibe tan solo raciones militares, según el presidente francés

Sylvain Itté, embajador de Francia en Níger. Foto: JUDITH LITVINE | Vídeo: EPV

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha denunciado este viernes que embajador de Francia en Níger, Sylvain Itté, es “rehén” de la junta militar que gobierna este país desde el golpe de Estado del 26 de julio. Tras la asonada, los militares nigerinos retiraron la inmunidad diplomática al embajador y lo declararon persona non grata. Macron decidió mantenerlo, pues no reconoce a la Junta y sigue considerando legítimo al presidente depuesto, Mohamed Bazoum.

“En el momento en que les hablo, tenemos a un embajador y a los miembros diplomáticos que, literalmente, son rehenes en la Embajada de Francia”, dijo Macron a la prensa durante una visita al departamento de Côtes-d’Or. “Se les impide el suministro de alimentos, comen con raciones militares. Siguen ahí porque simplemente Francia considera, al apoyar la democracia y al considerar que no hay doble vara de medir con África, que el presidente Bazoum, retenido como rehén en su casa, es el presidente legítimamente elegido”.

El presidente explicó que el embajador Itté “ya no tiene la posibilidad de salir, es persona non grata y se rechaza que pueda alimentarse”. Respecto a la posibilidad de que se decida repatriarlo, Macron respondió: “Haré lo que convengamos con el presidente Bazoum porque es la autoridad legítima”.

Macron pronunció estas palabras en respuesta a una pregunta sobre una polémica por una circular del Gobierno que llamaba a suspender la cooperación cultural con Níger, Burkina Faso y Malí, países donde en los últimos años ha habido golpes de Estado hostiles a Francia. El presidente declaró que Francia seguirá acogiendo a artistas de estos países, pero indicó que, si se deniegan visados a artistas locales en casos como el de Níger, es porque la Embajada no está operativa.

Las palabras de Macron son una denuncia y a la vez una descripción de una situación que se degrada día a día. Cuando los militares retiraron la inmunidad diplomática de Itté, en París ya se contemplaba el escenario de un embajador y su equipo aislados en la embajada. Las declaraciones también indican que el presidente francés mantiene el pulso con la Junta de Níger, un mes y medio después del golpe, y rechaza reconocer a los golpistas como Gobierno legítimo.

Además del embajador y su equipo, Francia mantiene en Níger un contingente de 1.500 militares en misión antiterrorista. La cooperación bilateral quedó suspendida tras el golpe.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los preparativos para un posible repliegue han comenzado. A principios de septiembre, se iniciaron conversaciones entre militares franceses y nigerinos ”para facilitar el movimiento de medios militares franceses inmovilizados desde la suspensión de la cooperación antiterrorista”, informó el Ministerio francés de los Ejércitos.

Unos días después, Macron negó que se tratase de un repliegue. “Si redesplegamos lo que sea, solo lo haré a la demanda del presidente Bazoum y en coordinación con él, no con los responsables que hoy retienen como rehén a un presidente”.

Drones estadounidenses

Frente a la hostilidad manifiesta entre la junta militar y las autoridades francesas, las relaciones con Estados Unidos parecen tomar otra dirección. Esta semana, los militares nigerinos dieron autorización a drones estadounidenses para llevar a cabo operaciones de vigilancia en el exterior de las dos bases en las que están presentes, en Niamey, la capital, y Agadez. Aunque los soldados de este país no han reanudado las operaciones antiterroristas ni su asistencia al ejército nigerino, estos permisos muestran una predisposición a colaborar muy alejada de la que mantienen con las fuerzas francesas. En todo momento, Washington ha mostrado una mayor tibieza frente al cambio de régimen en Níger e incluso no utiliza el término “golpe de Estado” cuando se refiere a la toma del poder por los militares el pasado 26 de julio.

Por otra parte, las autoridades nigerinas han roto unilateralmente el acuerdo militar que mantenían con el vecino Benín desde 2022 después de acusar a las autoridades de dicho país de estar preparando “una agresión” contra Níger. Aunque la posibilidad de una intervención militar por parte de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), esgrimida pocos días después del golpe de Estado del 26 de julio, no se ha descartado, sí que parece haberse enfriado ante las enormes dificultades financieras y logísticas a las que se enfrenta, así como debido al rechazo de buena parte de la comunidad internacional, incluso dentro de la propia África. Este jueves se celebró una discreta cumbre virtual de los jefes de Estado de la Cedeao de la que no ha trascendido su contenido.

Por otra parte, el Gobierno de transición de Burkina Faso, país regido también por una junta militar tras los dos golpes de Estado sucesivos de 2022, ha decidido romper toda su relación militar con Francia. Tras denunciar los acuerdos que ligaban a ambos países y expulsar a una pequeña unidad de fuerzas especiales presentes en el país, el Ejecutivo burkinés ha retirado este jueves su aval a Emmanuel Pasquier, agregado de defensa de la Embajada de Francia en Burkina Faso, “por actividades subversivas”, según una nota remitida a París por el Ministerio de Asuntos Exteriores del país africano en la que le dan dos semanas para salir de Burkina Faso. Asimismo, Uagadugú ha anunciado el cierre de su misión militar en París.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_