_
_
_
_

Erdogan da luz verde a la entrada de Finlandia en la OTAN, pero mantiene su veto a Suecia

La ratificación de los parlamentos turco y húngaro convertirá al país nórdico en el miembro número 31 de la Alianza Atlántica

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo finlandés, Sauli Niinistö (izquierda), durante la comparecencia conjunta de este viernes en Ankara.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo finlandés, Sauli Niinistö (izquierda), durante la comparecencia conjunta de este viernes en Ankara.ADEM ALTAN (AFP)
Andrés Mourenza

Finalmente, tras nueve meses de tira y afloja, crisis y negociaciones diplomáticas, Turquía ha dado el visto bueno a la adhesión de Finlandia a la Alianza Atlántica. Así lo anunció este viernes el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en una comparecencia de prensa junto a su homólogo finlandés, Sauli Niinistö, en Ankara. El líder turco explicó que Finlandia ha dado pasos “auténticos y concretos” respecto a las demandas hechas por su parte, por lo que ha levantado el veto a su entrada en la OTAN. No está tan claro que lo mismo vaya a suceder con Suecia, que solicitó la adhesión junto a su vecino escandinavo el año pasado, pocos meses después de iniciarse la guerra de Rusia en Ucrania.

Finlandia está a punto de convertirse en el miembro número 31 de la Alianza Atlántica, dejando atrás la neutralidad pactada en 1948 con Rusia, país del que se independizó en 1917 y con el que comparte una larga frontera. Apenas faltan unos pocos trámites, que se esperan burocráticos y que estén completados para la cumbre de la OTAN en Vilnius (Lituania) en julio.

Erdogan explicó que ha enviado al Parlamento turco la propuesta de ratificación, que deberá ser votada en comisión y posteriormente en el plenario. Algo que se produciría antes de que el hemiciclo entre en receso a mediados de abril, debido a las elecciones del 14 de mayo. “Dada la sensibilidad [de Finlandia] respecto a nuestras preocupaciones de seguridad, hemos decidido iniciar el proceso de aprobación del protocolo de acceso de Finlandia a la OTAN en nuestro Parlamento […]. Espero que ocurra antes de las elecciones”, afirmó Erdogan. Faltaría, también, que el Parlamento húngaro haga lo propio en una votación fijada para el 27 de marzo tras haber pospuesto la ratificación hasta en dos ocasiones.

Niinistö agradeció a Erdogan su decisión: “Tenga seguro que, para toda Finlandia, es muy importante”. Y recordó que, el pasado año, “el 95% de los diputados” finlandeses apoyaron la petición de adhesión a la OTAN. Con todo, pidió a su par turco que también levante el veto sobre la entrada de Suecia: “No es solo que sean buena gente y tengamos muy buenas relaciones de vecindad, es que creemos que la adhesión finlandesa a la OTAN no estará completa sin Suecia”.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan (a la izquierda), y su homólogo finlandés, Sauli Niinistö, durante la ceremonia de bienvenida en Ankara de este viernes.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan (a la izquierda), y su homólogo finlandés, Sauli Niinistö, durante la ceremonia de bienvenida en Ankara de este viernes.MURAT CETINMUHURDAr (REUTERS)

Sin embargo, esta cuestión se presenta mucho más difícil de solventar debido a las diferencias entre Ankara y Estocolmo. Erdogan prometió que las negociaciones con Suecia continuarán “sobre la base de los principios de la Alianza y a la estrategia de lucha antiterrorista [de Turquía]”. El político islamista, que se enfrenta en mayo a unas elecciones en las que parte en desventaja en las encuestas, arremetió contra Suecia por “recibir con brazos abiertos a los terroristas”. Se refería a los actos públicos de apoyo al grupo armado kurdo PKK ―considerado terrorista tanto por Turquía como por la UE― que se producen periódicamente en ciudades suecas y a los escasos avances en la entrega de ciudadanos de origen turco residentes en Suecia cuya extradición exige Turquía.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“Hemos entregado una lista de 120 terroristas, pero no nos los han entregado o no han podido hacerlo”, dijo Erdogan. El problema es que, en muchos casos, estas personas han obtenido residencia o incluso el estatus de asilado en Suecia y no han tenido relación directa con actividades armadas, si bien se enfrentan a acusaciones de terrorismo en Turquía. Pese a que el Gobierno sueco ha defendido en varias ocasiones que estas peticiones de extradición deben dirimirse por los canales ―judiciales― establecidos, Erdogan sentenció: “En tanto que no veamos resultados, nuestra actitud no cambiará”.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó tras la decisión turca que “lo importante” es que Suecia se convierta pronto en miembro de la Alianza, aunque no sea al mismo tiempo que Finlandia, informó la agencia Efe. Mientras, Suecia sigue confiando en su entrada en la OTAN. “Es una cuestión de cuándo se convertirá en miembro, no de si lo hará”, ha recalcado el ministro de Exteriores sueco, Tobias Billström.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_