Polonia impulsa una coalición de varios países sin Alemania para enviar tanques Leopard a Ucrania

Varsovia dice que el permiso de Berlín para suministrar los tanques de fabricación alemana es “secundario”, aunque lo pedirá formalmente. España aboga por la unidad para participar en el suministro

Un tanque Leopard durante unos ejercicios militares celebrado en Drawsko Pomorskie, en el noroeste de Polonia, el 27 de mayo.
Un tanque Leopard durante unos ejercicios militares celebrado en Drawsko Pomorskie, en el noroeste de Polonia, el 27 de mayo.Marcin Bielecki (EFE)

A medida que crece la presión para que Alemania permita el envío de tanques Leopard 2 a Ucrania, Polonia ha decidido lanzar otro órdago. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha asegurado este lunes que tiene intención de crear una unión de Estados que disponen del Leopard 2, demandado por Kiev como un material decisivo en el curso de la guerra, y de otro armamento pesado para lograr el envío conjunto, incluso sin la luz verde específica y en teoría legalmente necesaria de Berlín. “Construiremos una coalición más pequeña de países lista para donar algunos de sus equipos modernos, tanques modernos”, ha asegurado Morawiecki en una entrevista a la Agencia de Prensa Polaca. “No observaremos pasivamente cómo se desangra Ucrania”, ha enfatizado el primer ministro, que ha recalcado que el permiso de reexportación de Alemania es “secundario”. Pese a esa afirmación, Morawiecki ha asegurado que su país solicitará formalmente la autorización. El ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, ha avanzado que pronto se tomará una decisión sobre ese envío, el elemento clave en el apoyo militar que ofrece Europa a Kiev a las puertas del primer aniversario de la invasión de Ucrania.

El viernes, tras la reunión de los países del grupo de apoyo a Ucrania en la base de Ramstein (Alemania), en la que pese a la presión pública, Berlín no cedió al envío de los tanques, su ministro de Defensa aseguró que Alemania no es el único país con reticencias que baraja los pros y contras de enviar los Leopard 2 y que, si se hace, sería de común acuerdo con los aliados. Sin embargo, ningún otro país se ha opuesto públicamente a entregarlos. El domingo, la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock, aseguró que Berlín no se opondría si Polonia los envía. Pero Baerbock es de Los Verdes, socio de coalición del partido socialdemócrata del canciller Olaf Scholz y un partido que está a favor del envío de carros de combate alemanes. Las declaraciones de la ministra no se han entendido en Berlín como un adelanto de la decisión final de Scholz, sino más bien como otra forma de presión, esta vez interna, para el sí alemán.

Los detalles sobre esa coalición son de momento escasos. “Incluso si no obtuviéramos esa aprobación todavía transferiríamos nuestros tanques junto con otros a Ucrania”, ha dicho el primer ministro polaco. “La condición para nosotros es construir al menos una pequeña coalición de países”, añadió. Varsovia ha dicho que está dispuesta a enviar un grupo de unos 14 Leopard 2, pero el primer ministro ha recalcado que el envío solo tiene sentido como parte de una unión mayor. Este lunes su ministro de Exteriores, Zbigniew Rau, que ha participado en el consejo de ministros de Exteriores de la UE en Bruselas, ha rechazado detallar cómo se formaría la coalición y quién la formaría. Los aliados disponen de unos 2.000 Leopard y hay una decena de países europeos cercanos a Ucrania —entre ellos España, Suecia, Noruega, Países Bajos, Finlandia o Dinamarca— que podrían enviar los suyos en un tiempo relativamente corto. Polonia ha anunciado que empezará a entrenar al Ejército ucranio para que pueda utilizarlos.

España, que ya se vio envuelta en una polémica cuando el pasado julio se mostró dispuesta a suministrar 40 Leopard a Ucrania sin haber cerrado el permiso de Berlín, ha tratado de mantenerse al margen del debate público sobre los tanques. Este lunes, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ha rechazado referirse a la coalición impulsada por Polonia y ha evitado aclarar si España formará parte. Albares ha defendido la toma de decisiones “en unidad”. “Airear supuestas divisiones no ayuda a Ucrania”, ha argumentado. “España desea temas que no sean divisivos, pero ha demostrado que ha suministrado a Ucrania aquello que estaba en nuestras manos y que era necesario para su defensa”, ha incidido. España está dispuesta a participar en el suministro de esos carros de combate a Ucrania si se alcanza un acuerdo a nivel europeo del que forme parte Alemania, lo que hasta ahora no ha sido posible, según explican fuentes gubernamentales.

La decisión sobre una autorización de reexportación la toma el Consejo Federal de Seguridad, un órgano que preside el canciller, por lo que al final es su opinión la que prevalece. Los contratos de material de defensa implican que el fabricante, en este caso Alemania, tiene que dar luz verde si el país comprador reexporta el material, en este caso, los modernos carros de combate Leopard. Estos habían sido una línea roja para Berlín, que ha deslizado en el pasado que teme que Rusia considere el gesto como una escalada.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Pistorius recibe este martes en Berlín al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. La cita se plantea como una primera toma de contacto con el nuevo titular de Defensa alemán, pero el envío de tanques alemanes estará entra los temas que tratarán ambos responsables.

Movilización pública

Con ese paso adelante de reunir a los países más proclives al envío, Polonia y los Estados bálticos acentúan su movilización pública para lograr que Berlín libere los tanques o, al menos, en caso de que no entregue los que tiene en su arsenal, que no se interponga en la decisión de los países que se han mostrado dispuesto a enviarlos, cuando la guerra de Rusia en Ucrania va camino de cumplir un año y escalan las informaciones de inteligencia occidental que alertan de una nueva ofensiva de las tropas del Kremlin en primavera.

Para el ministro de Defensa de Estonia, Hanno Pevkur, uno de los países que más apoyo ha proporcionado a Ucrania y líder de la firma de un compromiso el pasado jueves por parte de nueve países para suministrar armamento pesado a Kiev, el envío de más apoyo militar es crucial. “Es muy importante que Ucrania reciba tanques Leopard 2. Después de todo, es el tipo de tanque más extendido en uso en Europa y que muchos países tienen en su arsenal”, apunta en un comentario por escrito a EL PAÍS. “Por supuesto, se necesita una coalición internacional de tanques, idealmente con el consentimiento de Alemania, pero aún mejor, con su participación. Al final, lo que importa es restaurar la integridad territorial de Ucrania, porque así se pueden establecer los términos finales para la paz”, incide.

La urgencia por recibir los Leopard 2 —uno de los modelos de tanque más ágiles y modernos y considerado el mejor para Ucrania, tanto por la orografía del país como por elementos de logística, al ser de fabricación europea— aumenta, según ha recalcado el presidente ucranio, Volodímir Zelenski. Quizá no cambien el sentido de la guerra, pero se consideran cruciales para la batalla de Donbás (este de Ucrania), que está siendo extremadamente sangrienta, para que Kiev empuje a las tropas del Kremlin y logre recuperar terreno, y de cara a la nueva ofensiva cuando el frío del invierno afloje. Además, el simple hecho de que Alemania autorice su envío ya es un mensaje para Rusia.

Unas pocas decenas de tanques pueden no ser decisivas, ha dicho el presidente Zelenski, en comparación con la flota de cientos de carros de combate que tiene Rusia. “Motivan a nuestros soldados a luchar por sus valores porque demuestran que el mundo entero está con nosotros”, dijo en una entrevista con el canal de televisión alemán ARD. Este lunes, el alto representante para Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ha asegurado que la Unión seguirá apoyando a Ucrania sin paliativos y, aludiendo a las palabras de la ministra de Exteriores alemana, se ha mostrado convencido de que Alemania no impedirá que otros países envíen sus Leopard.

Josep Borrell se dirige a la prensa tras la reunión de este lunes en Bruselas.Foto: JOHANNA GERON (REUTERS) | Vídeo: EUROPA PRESS

Moscú asegura que los ansiados tanques no supondrán ninguna diferencia en la batalla, pero aun así ha elevado sus amenazas por los nuevos envíos de armamento anunciados por los aliados de Ucrania. Además, Rusia observa con satisfacción los debates internos y divergencias en la UE y la OTAN sobre la entrega de los vehículos armados. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha asegurado este lunes que la presión a Alemania muestra el “nerviosismo” entre los aliados de Ucrania. También ha advertido sobre las consecuencias si el envío de Leopard 2 se materializa. “Lo principal es que el pueblo ucranio tendrá que pagar por todas esas acciones, por todo ese pseudoapoyo”, ha dicho Peskov, citado por la agencia estatal rusa Tass.

Mientras, la UE trabaja en el décimo paquete de sanciones contra Rusia, que se espera que salga adelante en unas cuantas semanas. La UE sigue aumentando el apoyo sin prácticamente fisuras a Ucrania, país candidato a la Unión desde julio. Este lunes, los ministros de Exteriores de los Veintisiete han dado luz verde a otros 500 millones de euros de ayuda militar a Ucrania, con los que se elevan a 3.500 millones los fondos a disposición de la UE para entregar material a Kiev. Además, se han aprobado otros 45 millones para “equipo no letal”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS