Nancy Pelosi abandona el liderazgo de los demócratas en la Cámara de Representantes tras perder la mayoría

La veterana demócrata asegura que no aspira a ningún cargo después de que el control de la Cámara haya pasado a manos republicanas

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, antes de su renuncia en el Capitolio, este jueves.Foto: JIM LO SCALZO ( EFE/EPA) | Vídeo: Reuters

La demócrata Nancy Pelosi ha sido una presencia permanente en la Cámara de Representantes durante las últimas dos décadas. Lo ha sido desde que rompió el techo de cristal como primera presidenta de la Cámara, y tanto en condiciones favorables a su partido como adversas: con mayoría de escaños y en franca minoría frente a los republicanos. Considerada por muchos el speaker más poderoso en un siglo, ha subido y bajado del estrado conforme los vaivenes electorales descabalgaban a los suyos, como en 2010, o los encumbraban de nuevo, como sucedió en 2018. La veterana demócrata, vestida de blanco como las sufragistas, emocionada y nerviosa, ha anunciado este jueves que seguirá en la Cámara como diputada, pero sin aspirar a liderazgo alguno. “Es hora de dar paso a una nueva generación de demócratas”, ha dicho.

Con la mayoría en manos republicanas, el futuro de esta antigua ama de casa californiana, factótum de la vida legislativa estadounidense, pendía de un hilo, pero no solo por razones electorales. El violento ataque sufrido por su esposo, Paul Pelosi, el pasado 28 de octubre, que le mandó al hospital con fractura de cráneo, ha podido pesar más en su decisión que la relativa suerte de su partido en las urnas, según adelantó ella misma en vísperas de las elecciones de medio mandato en una entrevista en la CNN. Frente a quienes creían que la lenta recuperación de Paul Pelosi la empujaría a dejar la política, otros apuntaban entonces que no pensaba arrojar la toalla por la acción de un ultra conspiranoico, el que blandió el martillo contra su marido al no encontrarla a ella para descargar su furia. No obstante, también señaló que un hecho semejante podría desalentar a otras mujeres de dedicarse a la política. “Cuando llegué a la Cámara, en 1987, había 12 mujeres demócratas, hoy son más de 90″, ha dicho este jueves en su discurso.

La hipótesis de una probable retirada, casi obligada además a sus 82 años, amenazaba con poner fin, por tanto, a su abultada hoja de servicios, en la que los críticos del ala progresista señalan un punto flaco: su escepticismo ante los dos procesos de impeachment (juicio político) a los que fue sometido Donald Trump, a los que ella se resistió por temor a consecuencias impredecibles. Pelosi temía que este proceso abriera la caja de los truenos y se llevara por delante la menguante colaboración entre bancadas en un país cada vez más polarizado, más agresivo, un clima de violencia política al alza del que el ataque a su marido Paul es buena prueba, no la única.

No han sido años fáciles para ella al frente de la Cámara. En su primer mandato (2007-2011) por culpa de la Gran Recesión; en el segundo, desde enero de 2019, por los dos impeachment al republicano; el asalto al Capitolio por una horda trumpista el 6 de enero de 2021, y la investigación del comité especial sobre el ataque. Según el libro Unchecked: The Untold Story Behind Congress’s Botched Impeachments of Donald Trump, de Rachael Bade y Karoun Demirjian, Pelosi se inhibió, con la correspondiente demora, en los impeachments no por considerar que el republicano no fuera merecedor de escrutinio, sino por temor a que el juicio “se convirtiera en un bumerán político que una vez lanzado no pudiera ser controlado”. “Temía que, al perseguir a Trump, pusiera en peligro la mayoría que tanto le había costado conseguir, e incluso podría dar a Trump un segundo mandato”, explican los autores en una reseña de su libro, publicado en octubre, en Politico.

La congresista demócrata Nancy Pelosi (atrás) rompe una copia del discurso sobre el Estado de la Unión del presidente estadounidense, Donald Trump, al final de la intervención del mandatario, en Washington, en febrero de 2020.
La congresista demócrata Nancy Pelosi (atrás) rompe una copia del discurso sobre el Estado de la Unión del presidente estadounidense, Donald Trump, al final de la intervención del mandatario, en Washington, en febrero de 2020.MICHAEL REYNOLDS (EFE)

Polémico papel en el ‘impeachment’ de Trump

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Negro sobre blanco, las al menos 10 veces en que Trump incurrió en obstrucción a la justicia durante la investigación de la trama rusa, según el extenso informe del fiscal especial Robert Mueller en 2019, no bastaron para que Pelosi, tercera autoridad de una nación entonces bajo presidencia republicana, lo viera claro; tampoco la presión de sus correligionarios demócratas. Dar prioridad a la política sobre la investigación de los hechos —los relativos a la injerencia rusa en las elecciones que dieron la victoria a Trump en 2016— fue una decisión discutida, y a menudo poco comprendida, por los suyos.

Pelosi siempre ha dado pruebas de autonomía de criterio, como cuando el verano pasado, pese a las advertencias de la Casa Blanca —demócrata esta vez— viajó a Taiwán al frente de una delegación de congresistas, provocando una nueva crisis diplomática con Pekín; un gesto en el que algunos vieron el desgaire de quien ve ya próxima la salida. Pero su autonomía es también responsable de sus logros, según sus defensores. Abrió caminos de consenso en la política representativa, convirtiéndose en una de las más hábiles negociadoras del Partido Demócrata. En su primer mandato como presidenta de la Cámara, contribuyó a aprobar la subida del salario mínimo, impedir el colapso de Wall Street, ampliar un programa de seguro de salud infantil, el Obamacare y la revisión de la legislación de servicios financieros, con el país sumido en la Gran Recesión. En el segundo, el presidente Joe Biden le debe el consenso, forjado por los pasillos y los despachos del Capitolio, en torno a la ley de infraestructuras y al plan de ayudas para remediar el impacto de la covid. Probablemente, también, de un raro acuerdo bipartidista, tímido pero a la vez prometedor, de control de armas.

Formidable recaudadora de fondos, católica defensora del derecho a la libre elección en el caso del aborto, siempre de rigurosa mantilla negra en sus visitas al Vaticano; abiertamente contraria a la guerra de Irak, Pelosi es la firmeza personificada. Para lo bueno, pero también para lo malo, según sus detractores, que vieron en sus reticencias a emprender un juicio político a Trump una merma de la capacidad del Congreso como contrapeso a los desmanes del republicano, esa supervisión en la que muchos depositaron la salud de la democracia cuando Trump fue elegido presidente. Nadie contaba con un fin de fiesta tan espeluznante como el asalto al Capitolio, instigado por Trump para impedir la proclamación como presidente de su rival Joe Biden, y que la propia Pelosi vivió en persona, como muestra el vídeo del fragor del ataque que se divulgó a mediados de octubre: la máxima autoridad in situ intentó que la institucionalidad no quedara abortada por la espiral de furia y odio trumpista.

Pelosi lo ha sido todo entre los demócratas: responsable del comité nacional, el puente de mando del partido; fontanera, baronesa y cajera, una máquina de conseguir donaciones en un país en el que suele ganar el candidato con más apoyo económico. Cuando recuperó el mazo, en 2018, lo hizo con la vaga promesa de dejar el cargo a finales de 2022. Cuatro años después, ya hay nombres para relevarla en la bancada contraria, pero ninguno para asumir el mando de la nueva minoría demócrata de la Cámara: una señal de respeto a su legado. “Ha demostrado más capacidad de organización y músculo, con márgenes realmente estrechos, de lo que hubiera creído imposible”, dijo de ella el año pasado el republicano Newt Gingrich, su frecuente antagonista. “Se podría decir que ha sido la presidenta [de la Cámara] más poderosa de la historia”. En el traje que Pelosi vistió este jueves para entonar el adiós, lucía un vistoso broche dorado que representa la maza de la Cámara, el bastón de mando que encarna la autoridad del poder legislativo desde 1789. Lo ha llevado en muchas ocasiones importantes, incluido el primer impeachment de Trump. Su particular golpe de maza para poner fin a toda una etapa.

Nancy Pelosi abraza a la representante demócrata de Kansas, Sharice Davids, tras abandonar la cámara.
Nancy Pelosi abraza a la representante demócrata de Kansas, Sharice Davids, tras abandonar la cámara.JIM LO SCALZO (EFE)

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS