Bolsonaro y Lula logran valiosos apoyos para la segunda vuelta electoral en Brasil

El expresidente Cardoso y Ciro Gomes, que quedó cuarto el domingo, apuestan por el izquierdista mientras el gobernador de Minas Gerais, Estado crucial, respalda al mandatario de extrema derecha

Dos imágenes difundidas este miércoles por el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso junto a Lula da Silva.
Dos imágenes difundidas este miércoles por el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso junto a Lula da Silva.

Comienza el baile para saber con qué compañía contará cada uno en la segunda vuelta de las elecciones de Brasil. Los candidatos que se batirán el día 30 en el duelo final, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva y el ultraderechista Jair Bolsonaro, han empezado a conseguir apoyos valiosos que cada uno sumará a los millones de votos obtenidos el domingo. El partido de Ciro Gomes, que quedó en cuarto lugar (3%), ha anunciado este martes que la cúpula ha decidido por unanimidad sumarse a la candidatura de Lula. Este miércoles el expresidente Fernando Henrique Cardoso ha anunciado también su preferencia por su histórico rival. “En esta segunda vuelta voto por una historia de lucha por la democracia y la inclusión social”, ha adelantado a través de Twitter. Su adversario Bolsonaro se ha anotado otro tanto al conseguir el respaldo del gobernador de Minas Gerais, el tercer estado más importante de Brasil que, además, es el termómetro de las presidenciales. Quien gana Minas alcanza la presidencia. Menos crucial, pero también de peso, que los gobernadores tanto de Río de Janeiro como de São Paulo se hayan colocado públicamente a su lado.

Los del domingo fueron los comicios más polarizados de Brasil. Nueve de cada diez electores se decantaron por el dúo favorito: Lula, el hombre que gobernó entre 2003 y 2010, o Bolsonaro, actual mandatario. Por eso los votos que hay ahora para repartirse son pocos y extremadamente apreciados. Queda por ver a quién apoya la tercera colocada, Simone Tebet (4,1%), que apunta hacia Lula pero no lo ha anunciado.

Lula ganó la primera vuelta pero por un margen mucho más estrecho de lo que las encuestas habían anticipado. Subestimaron a Bolsonaro. El izquierdista, que concurre al frente de una coalición integrada por el Partido de los Trabajadores (PT) y otras formaciones que abarca hasta el centro derecha, logró el 48,4%. El líder de la extrema derecha brasileña, un 43%, notablemente más de lo pronosticado.

Ciro Gomes, conocido como Ciro a secas, es otro veterano de la política brasileña, este era su cuarto intento de llegar a la Presidencia. “En estas circunstancias es la única salida”, ha dicho en un vídeo sobre el apoyo a Lula, al que no menciona por su nombre. Aunque fue ministro de Lula y su programa contiene propuestas de centro-izquierda, en su empeño por asomar la cabeza entre lo dos favoritos, hizo una campaña de ataques brutales contra ambos. Y los llamamientos del PT de Lula al voto útil dispararon la indignación de Gomes hasta límites insospechados: “Estoy alucinado con la falta de escrúpulos de Lula y del PT. Me quieren exterminar. (…) no tienen pudor, son nazis”, declaró el mes pasado.

La relación de Gomes con Lula se agrió hace mucho. Quedó nítido en las elecciones de 2018. Su partido solo ofreció al PT su “apoyo critico” en el último minuto. Y para indignación de buena parte de los progresistas brasileños, el propio Ciro agarró un avión y se marchó a París para no votar. El asunto es carne de meme todavía hoy. Ahora, en un debate, Lula le ofreció sentarse a hablar para evitar una nueva espantada a Europa.

En el otro lado del cuadrilátero en el que Brasil se ha convertido, Bolsonaro, que este martes ha propinado el primer golpe. A primera hora ha comparecido en el palacio presidencial de Alvorada, en Brasilia, junto a Romeu Zema, el recién reelecto gobernador de Minas Gerais, un estado del tamaño de España con la población de Argentina que es el segundo con más electores. En el reñidísimo panorama actual, Minas es una pieza imprescindible para llegar hasta la presidencia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Zema ha declarado junto al mandatario de extrema derecha: “Convergemos en muchas cosas, en otras no, pero ahora que Brasil necesita avanzar creo mucho más en la propuesta del presidente Bolsonaro que en la del adversario”. Para Bolsonaro, es un respaldo “decisivo”.

Las señales que los mineiros emitieron en las urnas electrónicas el domingo fueron contradictorias. Reeligieron como gobernador con el 56% a Zema, un empresario que ganó en la estela del bolsonarismo hace cuatro años, pero que se había distanciado del presidente. Y simultáneamente, en la votación a presidente dieron el triunfo a Lula frente a Bolsonaro con un resultado clavado al nacional, 48%-43%. FIN

La pelota está de nuevo rodando. Los dos candidatos celebran estos días reuniones y buscan los necesarios apoyos antes de echarse de nuevo a la carretera para dar mítines. Bien arraigado Lula en el norte más pobre y Bolsonaro en el sur más rico, lo más probable que es que la batalla definitiva y los mítines se centren en São Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Naiara Galarraga Gortázar

Es corresponsal de EL PAÍS en Brasil. Antes fue subjefa de la sección de Internacional, corresponsal de Migraciones, y enviada especial. Trabajó en las redacciones de Madrid, Bilbao y México. En un intervalo de su carrera en el diario, fue corresponsal en Jerusalén para Cuatro/CNN+. Es licenciada y máster en Periodismo (EL PAÍS/UAM).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS